Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Durante tu embarazo, el médico o la matrona, te van a proponer realizar una serie de visitas y análisis con el objetivo de vigilar tu salud y la de tu hijo/a.

Primera visita: en ella se te realizará una serie de preguntas para conocer tus antecedentes, posibles enfermedades padecidas, alergias, operaciones previas, tanto de tuyas como de tus familiares más próximos. Se controlará tu peso y tu tensión arterial, y si es necesario se realizará una exploración ginecológica y una citología. Con ello se intenta detectar situaciones de riesgo para tu embarazo. Se solicitarán unos análisis de sangre y orina, una ecografía, y se harán unas recomendaciones generales sobre alimentación, tipo de vida, actividad física, trabajo, etc.

controles-medicos-embarazo-

¿Qué se busca en esos análisis?: ver si hay anemia, tu grupo sanguíneo y Rh, alteraciones de la glucosa en la sangre, la presencia o no de anticuerpos para infecciones como la rubéola, sífilis, toxoplasmosis, hepatitis, y se solicitará la realización de la prueba de detección de anticuerpos frente al virus del SIDA. En la orina se buscarán posibles infecciones u otras alteraciones. No obstante, serán tu médico o matrona los que determinen si para tu caso particular es necesario algún otro análisis.

Siguientes visitas: tu calendario se establecerá según vaya el curso del embarazo, siendo en general, más frecuentes al final. En ellas se seguirá controlando tu estado general, tu peso y tensión arterial. A partir de la semana 20, en cada visita, se escucharán los latidos del corazón de su bebé.

Como norma general, se solicitará realizar más análisis de sangre y orina en la mitad y al final del embarazo. Se te podrá realizar una prueba (una curva de azúcar) para la detección de la diabetes gestacional, y se te recomendará la administración de una gammaglobulina para prevenir problemas para siguientes embarazos si eres Rh negativo y hay incompatibilidad entre su Rh y el de tu pareja.

Casi al final de la gestación se te hará una prueba para la detección, en vagina y ano, de una bacteria llamada Estreptococo del grupo B, cuya presencia obligará a administrar antibiótico durante el parto para evitar que tu hijo/a se infecte por ella.

Al final del embarazo se decidirá si es necesario realizar una prueba para valorar el bienestar fetal (los registros cardiotocográficos, también llamado monitorización fetal). Según las directrices de la Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología, en los embarazos de bajo riesgo no es imprescindible hacerlo, aunque como se considera opcional a partir de la 40 semana, tu médico decidirá si debe realizalo según las características particulares de tu embarazo.

Es recomendable que pienses, antes de ir a la consulta, aquellas dudas o aclaraciones que desees recibir de los profesionales que te atienden.

Fuente: SaludMadrid

Volver