Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Cuando se está embarazada, tener estreptococo del grupo B puede ser perjudicial para tu bebé, por lo que es importante saber lo que es y lo que debe hacer al respecto.

Estreptococo del grupo B y el Embarazo

Acerca de estreptococo del grupo B

Muchos tipos de bacterias diferentes viven en el cuerpo humano. Algunas son beneficiosas y ayudan a su correcto funcionamiento, y otras causan enfermedades. El estreptococo del grupo B es una de las muchas bacterias que pueden vivir en el cuerpo y que por lo general no causan ningún problema. Se encuentra normalmente en los sistemas urinario, digestivo y reproductor.

Efectos en el cuerpo

Aunque el estreptococo del grupo B generalmente no causa ningún problema, algunas personas que lo tienen pueden enfermar. Las personas mayores y las personas con condiciones médicas crónicas, como la diabetes, el cáncer y las enfermedades del hígado, son más propensas a enfermarse si tienen estreptococo del grupo B. Los problemas más comunes de este síndrome en adultos son la infección de la sangre (septicemia), los pulmones (neumonía), la piel y los huesos.

En las mujeres embarazadas, el estreptococo del grupo B puede causar infecciones de las vías urinarias, placenta, útero, y el líquido amniótico. Las mujeres también pueden transmitir la infección a sus bebés durante el parto.

Efectos en los bebés

La mayoría de los bebés que están expuestos al estreptococo del grupo B de sus madres no tienen ningún problema. Sin embargo, algunos llegan a enfermar. Los bebés prematuros tienen más probabilidades de ser dañados por una infección por estreptococo del grupo B, que los bebés nacidos a término, debido a que sus cuerpos y sistemas inmunológicos están menos desarrollados.

Los dos tipos de enfermedad por estreptococo del grupo B en los bebés son:

Infecciones de inicio temprano, el tipo más común, se producen durante la primera semana de vida. Por lo general, causan problemas de inmediato, dentro de las 24 horas después del nacimiento.

Infecciones tardías se desarrollan en bebés semanas o meses después del nacimiento.

Los signos y síntomas de la enfermedad por estreptococo del grupo B en los recién nacidos y lactantes pueden incluir:

  • Fiebre
  • Problemas de alimentación
  • Problemas respiratorios
  • Irritabilidad o nerviosismo
  • Inactividad o flacidez
  • Incapacidad para mantener una temperatura corporal adecuada

Los bebés con la enfermedad estreptococo del grupo B también pueden desarrollar otros problemas graves, como neumonía, septicemia e infección del líquido y la membrana que recubre el cerebro (meningitis). La meningitis es más común con la enfermedad estreptococo del grupo B de inicio tardío y puede conducir a la pérdida de la audición, visión, problemas de aprendizaje, convulsiones e incluso la muerte.

Diagnóstico del estreptococo del grupo B

Las mujeres embarazadas son sometidas a pruebas de estreptococo del grupo B al final del embarazo, por lo general entre las semanas 35 y 37. La prueba es sencilla e indolora.

Si la prueba sale positiva, significa que la mujer es portadora de la bacteria, pero esto no significa que ella o el bebé enfermen.

La infección por estreptococo del grupo B en los bebés se diagnostica mediante el análisis de una muestra de sangre o de líquido cefalorraquídeo. Sin embargo, no todos los bebés que nacen de madres con estreptococo del grupo B positivas tienen que someterse a esta prueba. La mayoría de los bebés sanos son observados para ver si tienen signos de infección.

Tratamiento y Prevención del estreptococo del grupo B

Aunque nada se puede hacer para evitar que las mujeres embarazadas contraigan estreptococo del grupo B, los médicos han encontrado una forma segura y sencilla para ayudar a prevenir la enfermedad de aparición temprana en recién nacidos.

El primer paso es averiguar si la madre es portadora. Si es así, se le administran antibióticos por vía intravenosa. La penicilina es el antibiótico que se administra más comúnmente, sin embargo, a otros medicamentos pueden utilizarse si la mujer es alérgica a la penicilina.

Además de las mujeres que dan positivo para estreptococo del grupo B, otras mujeres pueden recibir antibióticos durante el parto, incluyendo a aquellas que:

  • Cuando no se ha podido hacer la prueba antes del parto (parto prematuro).
  • No se han realizado la prueba y rompen aguas más de 18 horas antes del parto.
  • No se han realizado la prueba y tienen fiebre durante el parto.
  • Han experimentado una infección de la vejiga causada por estreptococo del grupo B durante el embarazo.
  • Han tenido otro bebé con estreptococo del grupo B.

Los bebés que contraen ésta enfermedad también son tratados con antibióticos. Este tratamiento debe iniciarse tan pronto como sea posible para ayudar a prevenir problemas. Estos bebés también pueden necesitar otros tratamientos, como ayuda para respirar y líquidos por vía intravenosa.

Por desgracia, la administración de antibióticos durante el parto sólo ayuda a prevenir la enfermedad de inicio temprano, no la enfermedad de inicio tardío. Debido a que la causa de la enfermedad de inicio tardío es desconocida, sin embargo, ningún método ha sido identificado para evitarlo. Sin embargo, los investigadores están trabajando para desarrollar una vacuna para prevenir la infección.

Las perspectivas para las mujeres que dan positivo y reciben antibióticos en el momento adecuado durante el parto es bueno. La mayoría de las mujeres no transmiten la infección a sus bebés. Y puesto que las bacterias no pasan a la leche materna, las mujeres que son positivas pueden amamantar a sus bebés de manera segura.

Todas las mujeres deben someterse a pruebas de estreptococo del grupo B cada vez que están embarazadas, independientemente de sus resultados anteriores. Las pruebas y el tratamiento oportuno pueden ayudar en gran medida a reducir la incidencia de esta enfermedad y sus efectos.

Volver