Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Los cambios hormonales y el crecimiento del tamaño del útero van a ser los responsables de la mayoría de los síntomas que acompañan a la gestación.

cambios-fisicos-embarazo

Cambios en el útero

Durante la gestación el útero experimenta una serie de cambios para cumplir dos funciones principales:

  • Albergar al feto, la placenta y la bolsa de líquido am­niótico.
  • Convertirse en un potente órgano que se contrae y que es capaz de generar la fuerza necesaria para lograr la expul­sión de su hijo/a en el momento del parto.

El crecimiento del útero se debe a la estimulación hormonal (es­trógenos y progesterona), y a la distensión mecánica al adap­tarse al crecimiento progresivo del feto, la placenta y bolsa de líquido amniótico.

El útero es el lugar donde se va a desarrollar tu hijo/a, pesa en condiciones normales aproximadamente 100 gramos y tiene una capacidad de 10 ml, a los 9 meses puede llegar a pesar 1.000 gramos y tiene una capacidad de 5.000 ml.

El útero está formado por músculo compuesto por fibras que se contraen y aumentan de tamaño con el crecimiento progresivo de tu hijo/a. A partir de las 20 semanas de gestación puedes sentir contracciones irregulares no dolorosas, llamadas contrac­ciones de Brandon Hicks que son normales, salvo que lleguen a ser dolorosas lo cual sería motivo de consulta con el especialista ya que podría tratarse de un falso trabajo de parto.

Vagina

Tu vagina cambia a un color rojo vinoso, hay un aumento de flujo sobre todo al final del embarazo.

Vulva

La vulva también adquiere un color violáceo pudiendo aparecer edemas y varices conforme avanza el embarazo.

Cambios en las mamas o pechos

Desde la fase más precoz de la gestación y como consecuencia de los cambios hormonales puedes notar un aumento de sensibi­lidad, molestias, tensión y hormigueos en los pechos. Además la región de la areola y el pezón se volverán más oscuros.

A partir del segundo mes de embarazo las mamas aumentan de tamaño y al final del primer trimestre (4º ó 5º mes) puede salirte una secreción clara si aprietas con los dedos, se trata de un líquido amarillento y espeso llamado calostro.

Peso

Tu peso aumentará de forma gradual a lo largo de estos me­ses en total de 8 a 12 kg, en el primer trimestre debes de ganar un kilo, en el segundo 4 kg y en el tercer trimestre alrededor de 4 kg.

Cambios sanguíneos

En la sangre también se producen cambios, va a existir una ane­mia fisiológica del embarazo por lo que aumentan las necesida­des de hierro.

Piel

En la piel los cambios son debidos a las hormonas. Pueden apa­recer manchas en la cara por aumento de la pigmentación, tam­bién en areolas, genitales y línea alba.

Estrías

Las estrías pueden aparecer en abdomen, caderas, mamas, de­bido al aumento de tamaño, son de color rojizas y se producen por la destrucción de las fibras de colágeno.

Corazón

El corazón aumenta su frecuencia cardíaca (latidos por minuto), disminuye la tensión arterial, la circulación sanguínea es más lenta sobre todo en las piernas debido al peso del útero que dificulta el retorno venoso de ahí la aparición de varices en piernas y vulva y el edema en los pies al estar mucho tiempo en pie.

Todo esto contribuye también a la posible aparición de trombo­sis venosa profunda en la embarazada.

Aparato respiratorio

Va a aumentar el número de respiraciones por minuto, incluso puedes percibir una dificultad respiratoria.

Aparato urinario

Vas a orinar con más frecuencia debido al aumento del útero que comprime la vejiga y a un aumento de la producción de orina.

Aparato digestivo

En las primeras semanas se van a producir cambios en el apetito, puede aumentar o disminuir, además de cambios en las apeten­cias de los alimentos.

Van a aparecer nauseas y vómitos matutinos debido a la hormo­na gonadotropina coriónica humana (HCG).

En las últimas semanas aparece la pirosis conocida como ardo­res, consecuencia directa del cambio de posición del estómago por el crecimiento del útero.

Las encías pueden sangrar con facilidad y provocar gingivitis.

Es muy frecuente el estreñimiento por la disminución de la mo­tilidad del intestino por la acción de la hormona progesterona, la compresión del intestino sobre el útero y la falta de ejercicio.

En el ano pueden aparecer hemorroides sobre todo a final del embarazo como consecuencia del estreñimiento, dificultad del retorno venoso y la compresión uterina.

Sistema musculoesquelético

Lo más característico es la lordosis progresiva, se trata de un mecanismo compensador del aumento de peso en la parte an­terior del cuerpo, es decir, se arquea la columna, estos cambios pueden producir dolores de espalda sobre todo al final del em­barazo y una forma de andar característica llamada “marcha de pato”.

Fuente: Hospital universitario de Ceuta

Volver