Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

gestacional diabetes

La diabetes mellitus gestacional es una afección de los niveles de azúcar en la sangre anormalmente elevados que puede ocurrir en la segunda parte del embarazo y desaparece una vez que nace el bebé.

Como la diabetes gestacional es una afección que ocurre durante el embarazo, no es lo mismo que tener diabetes preexistente durante el embarazo. Entre el 5% y el 10% de las mujeres embarazadas desarrollan diabetes gestacional, generalmente alrededor de la semana 24 a la 28 del embarazo.

Por lo general, las mujeres con diabetes gestacional no tienen síntomas. La mayoría son diagnosticadas después de los exámenes de sangre.

Algunas mujeres con diabetes gestacional (alrededor del 30%) tienen bebés más grandes que el promedio. Como resultado, es más probable que pueda hacerse parto por cesárea. Pero el bebé no nacerá con diabetes.

Los estudios han sugerido que las mujeres que desarrollan diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante en la vida.

Pruebas para la diabetes gestacional

Todas las mujeres se someten a exámenes de detección de diabetes gestacional en sus controles de rutina de 24 a 28 semanas. Las mujeres que están en mayor riesgo pueden hacerse la prueba con más frecuencia. Tienes un mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional si:

  • Tienes sobrepeso.
  • Eres mayor de 25 años.
  • Tienes antecedentes familiares de diabetes tipo 2.
  • Has tenido diabetes gestacional antes.
  • Has tenido un bebé grande en partos anteriores.

Las pruebas disponibles para la diabetes gestacional son:

  • Test de O'Sullivan – Prueba de azúcar

No se requiere ayuno y se te administra una bebida con 50 g de glucosa (equivalente a 10 cucharaditas de azúcar) con un análisis de sangre que se toma una hora después. Esta es una prueba de detección solamente y si el resultado está por encima de un cierto nivel, se te recomendará una prueba de tolerancia a la glucosa.

  • Prueba de tolerancia a la glucosa

Esta es una prueba de diagnóstico. Requiere ayuno durante 10 horas. Se toma una prueba de sangre, seguida de una bebida con glucosa de 75 g y análisis de sangre adicionales una y dos horas más tarde. Se te pedirá que permanezcas en el centro o laboratorio durante las dos horas de duración de la prueba.

Tratamiento para la diabetes gestacional

Una dieta saludable baja en grasa y baja en azúcar y el ejercicio regular, como caminar o nadar, pueden ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre. Es posible que necesites citas prenatales más frecuentes y un control regular de tus niveles de azúcar en sangre. Si se mantienen altos a pesar de los cambios en la dieta y práctica de ejercicio, se recomendará la medicación, generalmente en forma de insulina, para reducir los niveles de azúcar en la sangre dentro del rango normal.

Parto

Los bebés nacidos de madres diabéticas a menudo son más grandes de lo normal. Esto se debe a que la glucosa en sangre pasa directamente al bebé, por lo tanto, si tienes niveles altos de glucosa en sangre, el bebé producirá insulina adicional para compensarla. Esto puede hacer que almacene más grasa y tejido. Esto a su vez puede conducir a dificultades en el nacimiento, lo que requiere en muchas ocasiones parto con instrumental o cesárea.

De dos a cuatro horas después de que nazca el bebé, le someterán a una prueba de sangre con punción en el talón para verificar si su nivel de glucosa en sangre es demasiado bajo. Alimenta al bebé lo más pronto posible después del parto (dentro de los primeros 30 minutos) para ayudar a mantener la glucosa en sangre del bebé a un nivel seguro.

Si la glucosa en sangre del bebé no se puede mantener a un nivel adecuado, es posible que necesite cuidados adicionales.

Si tuviste diabetes gestacional se te hará una prueba para verificar tus niveles de glucosa en sangre antes de irte a casa y unas semanas después en un control postnatal. También deberías recibir consejos sobre dieta y ejercicio.

Volver