Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

sintomas cambios habitos

Cambios en tu estilo de vida

Si crees que puedes estar embarazada o estás buscando un bebé en este momento, te interesa leer lo que te contamos a continuación. Estar embarazada requerirá algunos cambios importantes en el estilo de vida. Dejar de fumar y de beber, comer de forma más saludable, y si eres una persona que tiende a estresarse con facilidad puede ser necesario que lo tomes con calma, al menos durante los primeros tres meses.

Síntomas

Algunas mujeres tienen la corazonada de que están embarazadas, incluso antes de que hayan perdido su período o hayan realizado una prueba de embarazo en casa. Los primeros signos de embarazo son trastornos del sueño, aumento del apetito y la aparición de antojos, dolor, aumento y sensibilidad en los senos, aparición de náuseas y vómitos en cualquier momento del día o de la noche, problemas digestivos, hinchazón intestinal, ardor de estómago, sensibilidad pronunciada, cambios en el humor, en algunos casos ansiedad y depresión que se alternan con euforia, sensación de cansancio sin motivo, somnolencia diurna, falta de menstruación o sangrado vaginal anormal, dolor abdominal bajo en los ovarios, aumento de peso, dolores de cabeza, dolor de espalda, aumento de la temperatura basal del cuerpo, sensibilidad a ciertos sabores u olores, ciertos alimentos favoritos pueden volverse indeseables.

Por supuesto, no todos estos síntomas están presentes a la vez, y algunos son más comunes que otros. Por ejemplo, el dolor abdominal ocurre en el 90-100% de las mujeres, y el sangrado inesperado a través de la vagina (50-80%), mientras que los mareos y desmayos ocurren en alrededor de un tercio de las mujeres.

La forma más fácil de verificar si estás embarazada es con una prueba de embarazo en casa que se puede encontrar en cualquier farmacia.

Embarazo saludable

¡El primer paso es encontrar un obstetra e ir a sus citas! El especialista controlará el crecimiento y desarrollo del bebé para tratar de prevenir cualquier complicación que pueda ocurrir durante el embarazo. Los exámenes regulares consisten en análisis de sangre y orina, ultrasonidos y otras pruebas específicas dependiendo del caso de cada mujer.

Cualquier cosa nociva para ti también será perjudicial para el bebé, así que evita beber alcohol, deja de fumar de forma activa y pasiva, ten cuidado con los productos químicos (por ejemplo, pesticidas, compuestos orgánicos volátiles) y mantén distancia o precaución con las personas que tengan algún virus o infección.

Controles durante el embarazo

Durante el primer examen prenatal, el obstetra controlará tu presión arterial, tu peso, te hará análisis de sangre y de orina y hará un examen ginecológico para confirmar que el embarazo está progresando normalmente. Durante el segundo trimestre, se realizarán nuevos exámenes para garantizar que el bebé no tenga defectos de nacimiento ni problemas genéticos.

Informa al ginecólogo si experimentas alguno de estos síntomas durante el embarazo: hemorragia u otra secreción de la vagina, dolor abdominal, dolor de espalda persistente, molestias o dolor al orinar, dolores de cabeza agudos, visión borrosa, fiebre y aparición repentina de edema (acumulación de líquido en los tejidos) en pies, tobillos o manos.

Cambios en la alimentación

Debes tener un plan nutricional adecuado y ganar sólo el peso necesario durante el período de gestación. Tendrás que comer 300 calorías adicionales al día durante el primer trimestre, o el doble que si estás embarazada de gemelos (y triplicar con trillizos, etc.). Es importante asegurarte de que estás obteniendo suficiente ácido fólico, hierro y calcio que son vitales en el desarrollo del bebé. Si eres vegetariana, debes hablar con tu médico sobre la adquisición de cantidades adicionales de proteínas, vitamina B12, vitamina D, zinc, junto con ácido fólico, hierro y calcio requeridos por todas las madres. Estos nutrientes son vitales para el crecimiento celular del desarrollo del bebé, cerebro y órganos, así como también para su aumento de peso. El calcio es muy importante, especialmente durante el embarazo. Si no comes lácteos, puedes encontrarlos en el brócoli, jugo de naranja, leche de soya, vegetales y almendras. Las vitaminas prenatales están especialmente formuladas para abordar las necesidades nutricionales adicionales de una mujer embarazada.

Cambios en tu estilo de vida

  • Vida social: estar embarazada puede afectar tu vida social. Puede encontrar que estás cansada todo el tiempo, y quieres evitar las fiestas debido a la bebida y el tabaquismo, los ruidos fuertes y los lugares llenos de gente.
  • Vida sexual: tu libido pasará por altibajos dependiendo de las hormonas. El sexo está absolutamente bien durante el embarazo. Siempre y cuando tú y tu pareja estén libres de enfermedades de transmisión sexual y no mantengan relaciones con otras personas, no es necesario usar protección durante las relaciones sexuales durante el embarazo. Sin embargo, durante los últimos dos meses, es una buena idea usar un preservativo, porque el semen contiene prostaglandinas, que pueden estimular las contracciones uterinas y provocar un parto prematuro.
  • Vida profesional: trata de tomar las cosas con calma y evita el estrés innecesario durante los primeros 3 meses de embarazo cuando el riesgo de aborto espontáneo es más alto.
  • Aumento de peso: aumentarás de peso y es posible que te sienta frustrada con tu nuevo aspecto, especialmente si el trasero parece crecer más rápido que el vientre. Ganarás alrededor de 11-15 kilos en el transcurso del embarazo. Por otro lado, puedes notar un brillo especial en la piel.
  • Hacer ejercicio: Puede que no seas capaz de ejercitarte tan intensamente como antes de la concepción, pero hay muchas cosas que está bien hacer, como salir a caminar, estirarte, practicar yoga prenatal, nadar y hacer gimnasia moderada. Moverte es bueno para tu cuerpo, favorece la circulación de la sangre y lucha contra la retención de líquidos. Si hiciste ejercicio antes de quedar embarazada, continúa con tu programa, aunque debes modificarlo si te está causando dolor o si tiene la presión arterial alta inducida por el embarazo o sangrado vaginal. Si tu embarazo es de riesgo, primero debes consultar con el médico, matrona u obstetra.
  • Aprende sobre el embarazo: ahora que estás embarazada no significa que tengas que renunciar a tu vida anterior y dedicar los próximos 9 meses exclusivamente a al bebé, pero entre tus actividades trata de tomarte un tiempo para leer sobre el embarazo, el parto y el cuidado de niños. El conocimiento es poder.
Volver