Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

cadera dolor pelvis

Durante el embarazo, es posible que sienta algunos dolores o molestias en la cadera o en la región pélvica, y a veces puede ser difícil identificar el problema exacto. Aquí, describimos algunas de las causas y los síntomas comunes del dolor en la cadera y la pelvis, y ofrecemos algunos consejos sobre cómo aliviar o prevenir el dolor.

¿Cómo pueden sentirse los dolores de cadera y pelvis durante el embarazo?

Podría ser útil saber dónde se ubican la pelvis y las caderas entre sí: la pelvis, que es una gran estructura ósea en la base de la columna vertebral, se asienta en la parte inferior de su torso. Las caderas son las articulaciones a ambos lados de la pelvis que conectan cada muslo con la pelvis.

Si siente dolor en el área pélvica o de la cadera, a veces puede ser difícil identificar exactamente dónde y qué está adolorido. El dolor en la pelvis o la cadera puede sentirse como dolor de espalda, especialmente si se está irradiando, y muchas mujeres tienen dolor de espalda en algún momento durante el embarazo. Además, las mujeres experimentan el dolor de diferentes maneras: algunas sienten un malestar agudo y repentino, mientras que otras experimentan un dolor sordo y constante. Para usted, incluso puede ser un poco de cada uno en diferentes momentos a lo largo de su embarazo. Su médico podrá hacer un diagnóstico preciso.

El dolor pélvico durante el embarazo no es infrecuente. Puede ser sordo o agudo, constante o infrecuente, leve o grave. Incluso puede sentir que se irradia a la parte baja de la espalda, las nalgas o los muslos. Es posible que experimente dolor pélvico solo durante ciertos movimientos, por ejemplo, si le duele al caminar. O puede que lo sienta en ciertas posiciones, por ejemplo cuando se acuesta para dormir.

Asegúrese de informar a su médico sobre cualquier dolor que interrumpa su vida diaria, que empeore con el tiempo o que se sienta severo; infórmele a su médico si también se siente mareada o si tiene sangrado vaginal o fiebre, además de dolor.

Causas del dolor de cadera

Si experimenta dolor en la cadera al principio del embarazo o más avanzado el primer trimestre, es posible que no sea el resultado del embarazo, pero puede estar relacionado con otra afección. Su médico podrá ayudar a identificar la causa.

El dolor de cadera durante el segundo o tercer trimestre puede ser causado por la ciática. Esta condición ocurre cuando el útero en crecimiento presiona contra el nervio ciático. El dolor puede abarcar la parte baja de la espalda, la cadera y la parte posterior de la pierna. La buena noticia es que este tipo de dolor a menudo se resolverá una vez que nazca su bebé.

Causas del dolor pélvico

Experimentar dolor pélvico al principio del embarazo generalmente no es motivo de preocupación. Puede ocurrir a medida que sus huesos y ligamentos cambian para adaptarse a su bebé en crecimiento.

En el embarazo temprano o incluso ya avanzado el primer trimestre, el dolor pélvico puede ser un síntoma de un embarazo ectópico, que es cuando el óvulo fertilizado se implanta en otro lugar que no sea el útero, generalmente en la trompa de Falopio. Otros síntomas de embarazo ectópico incluyen sentir un dolor agudo en el hombro, tener sangrado o manchado vaginal, o sentirse débil o mareada. Los embarazos ectópicos requieren tratamiento médico, por lo que si observa alguno de estos síntomas, vaya al médico de inmediato.

El dolor pélvico durante el tercer trimestre puede ser provocado por el peso adicional que está llevando, así como por las hormonas del embarazo. Las articulaciones que conectan las dos mitades de la pelvis suelen ser bastante rígidas y duras. Más adelante en el embarazo, la hormona relaxina hace que los músculos, las articulaciones y los ligamentos de la región pélvica se aflojen para facilitar que su bebé pase a través del canal de parto. Sin embargo, este aflojamiento puede provocar molestias en la región pélvica si los ligamentos y las articulaciones se vuelven demasiado móviles.

Otro cambio que ocurre más adelante en el embarazo es que su bebé cae más abajo en la pelvis en preparación para el nacimiento. Como resultado, sentirá más presión en la pelvis, las caderas y la vejiga. ¿El lado positivo? Es una señal de que su bebé se está preparando para nacer, y es posible que pueda respirar un poco más fácilmente a medida que la presión se quita de sus pulmones. Si su embarazo aún no está a término, la presión en la región pélvica o en la parte inferior del abdomen podría ser un signo de parto prematuro, así que consulte con su médico de inmediato si nota esto. El parto prematuro puede ir acompañado de otros síntomas, como un dolor de espalda inferior sordo, flujo vaginal con sangre o contracciones regulares.

El dolor pélvico a veces puede ser un síntoma de una infección del tracto urinario (ITU). Si también tiene fiebre o sensación de ardor al orinar, consulte con el médico para obtener asesoramiento y tratamiento.

Cómo prevenir o aliviar el dolor pélvico o de cadera durante el embarazo

Es mejor preguntar a su médico o matrona, quien puede recomendarle que:

  • Evite estar de pie por largos periodos de tiempo.
  • Evite levantar objetos pesados.
  • Haga ejercicio regularmente pero sin esforzarse demasiado (consulte primero con su médico antes de comenzar un nuevo ejercicio).
  • Tome un baño caliente.
  • Adquiera posturas correctas.
  • Duerma con una almohada entre las rodillas.
  • Use una almohadilla de calor en las áreas doloridas.
  • Hacer ejercicios de Kegel.
  • Utilizar un cinturón/faja de soporte de maternidad.

Su médico puede recomendar medicamentos para aliviar el dolor, terapia física o ejercicios específicos para ayudar a reducir el dolor de la cadera o la pelvis.

El dolor en la cadera o en la pelvis puede ser uno de los dolores molestos que experimenta durante el embarazo, pero a veces, el solo hecho de saber que esto puede ser una parte natural del embarazo ayuda.

Volver