Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

estres ansiedad

El embarazo no solo causa enormes cambios físicos en tu cuerpo, sino que también puede tener un impacto en tu salud emocional. Si experimentas ansiedad y estrés durante el embarazo, no dudes en solicitar ayuda a tu médico.

¿Por qué me siento estresada?

Es completamente normal sentir felicidad y alegría durante el embarazo pero también tener momentos de preocupación o miedo. El embarazo y el tener un bebé cambian la vida, por lo que es natural experimentar variedad de sentimientos.

No solo eso, las hormonas del embarazo que inundan tu cuerpo pueden hacerte más emocional.

Sin embargo, si te sientes constantemente estresada y fuera de control o tienes ataques de pánico, por favor no sufras en silencio. Consulta con tu médico de cabecera o matrona que podrá ofrecerte apoyo y asesoramiento.

¿Cuáles son los síntomas del estrés en el embarazo?

Los síntomas del estrés y la ansiedad varían según cada mujer, pero los más comunes son:

  • Dificultad para dormir.
  • Pérdida de apetito.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolor de barriga.
  • Bajo estado de ánimo.
  • Baja autoestima.
  • Irritabilidad.
  • Angustia.
  • Dificultad para concentrarse.

¿Podría ser depresión?

La diferencia entre el estrés y la depresión a veces es difícil de detectar, pero existen diferencias clave.

Los síntomas de la depresión pueden incluir:

  • Alejarse de otras personas, aislamiento.
  • Sentirse triste y llorosa.
  • Sentirse vacía y adormecida.

Si crees que podrías estar sufriendo de depresión, habla con tu médico o matrona lo antes posible, ellos podrán diagnosticarlo y tratarte si es necesario.

Cómo manejar el estrés y la ansiedad en el embarazo

No sufras en silencio

Guardártelo todo sólo empeorará las cosas, mientras que hablar de tus sentimientos te ayudará a aliviar tu ansiedad.

Habla con amigos, tu pareja o matrona.

También puedes obtener ayuda y consejos de otras madres que conozcas en las clases de preparación al parto.

Sé amable contigo mismo

Cuida bien de tu cuerpo y tu bienestar mental también mejorará.

Come alimentos saludables, bebe mucha agua y realiza un poco de ejercicio: una caminata rápida o un trote suave pueden hacer maravillas.

Descansa mucho

¡El embarazo es agotador! Es importante tomar una siesta durante el día y tumbarse o sentarse con las piernas en alto.

Disfruta de un nuevo libro o un baño largo, y busca tiempo para ti.

Si ya tienes hijos, esto puede ser complicado, pero no tengas miedo de pedir ayuda y aceptarla si se ofrece. Te lo mereces.

Trata de entender qué está causando tu estrés

A veces no hay una respuesta fácil, pero piensa un poco. Podría ser algo determinado o una acumulación de muchas cosas pequeñas. ¿Problemas en el trabajo? ¿Una vida social ocupada? ¿El miedo a dar a luz? ¿Responsabilidades que te resulta difícil mantener? Identificar las áreas que te causan estrés e intentar crear un equilibrio debería ayudar a tu bienestar general.

Prepárate para el nacimiento

Cuando estás embarazada hay mucha incertidumbre en torno al parto y lo que sucede una vez que el bebé finalmente llega.

Para algunas mujeres, la falta de control puede causar estrés y ansiedad. Habla con tu médico o matrona sobre el parto y comienza a planear la llegada de tu bebé.

Realiza una lista de todas las cosas que necesitas para el bebé y vete comprando y organizando poco a poco y con tiempo.

Tomar el control debería aumentar tu confianza y ayudar a eliminar los sentimientos de estrés y ansiedad.

¿Qué pasa si tu estrés continúa?

Si aún sientes que no puedes sobrellevar o controlar tu estrés, debes consultar a tu médico o matrona. Están ahí para ayudar, así que no sientas que tienes que enfrentar esto solo.

También te puede interesar leer:

Todo lo que necesitas saber sobre el Yoga Prenatal

Beneficios de la Meditación durante el embarazo

Volver