prevencion espalda dolor

Dolor de espalda

Durante su embarazo, puede experimentar dolor de espalda de vez en cuando. No es infrecuente, y puede tratarlo o prevenirlo cambiando la posición en la que duerme o haciendo algo de ejercicio todos los días. Aquí, describimos las causas del dolor de espalda durante el embarazo, brindamos algunas ideas de prevención y alivio del dolor y explicamos cuándo es mejor consultar con el médico.

Causas del dolor de espalda durante el embarazo

Hasta el 80 por ciento de las futuras madres experimentan dolor de espalda en algún momento durante su embarazo, y las causas pueden variar. El principal culpable a menudo es la tensión en los músculos de la espalda causada por el aumento de peso durante el embarazo y por los cambios en la postura debidos a su vientre en crecimiento. A medida que avanza su embarazo, hay más peso en la parte frontal de su cuerpo, lo que le hace inclinarse ligeramente hacia adelante. Para mantenerlo equilibrado, su postura cambia, y puede corregir en exceso e inclinarse un poco demasiado hacia atrás. La tensión adicional puede hacer que su espalda se sienta rígida y adolorida.

Los músculos abdominales débiles también pueden causar dolor de espalda. A medida que su bebé crece, los músculos de su abdomen pueden estirarse y debilitarse. Estos músculos desempeñan un papel importante en el apoyo de la columna vertebral, por lo que, al debilitarse, la espalda puede comenzar a doler.

Las hormonas que están destinadas a relajar los ligamentos y las articulaciones de la pelvis para ayudar a su bebé a atravesar el canal del parto con mayor facilidad también pueden aflojar las articulaciones de la espalda, lo que puede causar que se extiendan demasiado, lo que provoca dolor.

Ideas para el alivio y prevención del dolor de espalda durante el embarazo

El médico o matrona es su mejor recurso para obtener asesoramiento personalizado y puede recomendarle medicamentos o terapia física para ayudar a aliviar el dolor. Estas estrategias también podrían ayudar a prevenir o reducir la gravedad del dolor de espalda durante el embarazo:

  • Ejercicio. Una de las opciones más efectivas es realizar una actividad física regular, que ayuda a fortalecer la espalda y los músculos de las piernas. El ejercicio regular también puede ayudar a mejorar su postura.
  • Aplicando calor o frío. Coloque una toalla alrededor de la almohadilla térmica o la compresa de hielo para evitar quemaduras y colóquela sobre las áreas adoloridas.
  • Practique la buena postura. Mantenga los hombros hacia atrás y relajados; no cruce las rodillas Cuando se siente, elija una silla con un buen respaldo o use un cojín para apoyar la zona baja de la espalda.
  • Use zapatos cómodos. Asegúrese de que sus zapatos tengan un buen soporte de arco. Use zapatos de tacón bajo en lugar de zapatos planos. Evite los tacones altos, ya que estos pueden cambiar su equilibrio aún más hacia adelante.
  • Duerma de lado. Use almohadas entre sus piernas y / o debajo de su abdomen para apoyarse. Un colchón firme también puede darle apoyo adicional a su espalda.
  • Tenga cuidado cuando recoja objetos pesados. Si desea levantar algo del suelo, no se doble por la cintura. En su lugar, agáchese para recogerlo y mantenga la espalda recta.
  • Evite estar de pie durante largos períodos de tiempo, si puede.
  • Sujete el vientre. Use pantalones de maternidad o una faja para ayudar a que sus músculos abdominales tengan un soporte adicional.

Tipos de dolor de espalda y cuándo pueden ocurrir durante el embarazo

Hay muchos tipos de dolor, y diferentes personas experimentan el dolor de diferentes maneras y en diferentes momentos. Por ejemplo, es posible que note un tirón brusco cuando realice ciertos movimientos, como salir de un automóvil o subir un tramo de escaleras. O bien, podría tener calambres o espasmos musculares cuando se sienta o duerme en ciertas posiciones. El dolor puede aparecer repentinamente o lentamente, y puede sentir cualquier cosa, desde un dolor agudo hasta una presión constante o un dolor punzante que aparece y desaparece. Incluso puede experimentar una combinación de estas sensaciones. A veces puede ser difícil identificar el sitio exacto del dolor. Por ejemplo, puede tener problemas para distinguir el dolor de espalda del dolor en la pelvis o la cadera.

Dolor de espalda al principio del embarazo - Primer trimestre

Hay muchos síntomas tempranos del embarazo, y si el dolor en la parte inferior de la espalda es algo que experimenta en el primer trimestre, pregúntele a su médico qué puede estar causándolo. El dolor de espalda no suele estar relacionado con el embarazo temprano y puede ser causado por algo que no está relacionado con el embarazo.

Dolor de espalda en el segundo y tercer trimestres

Es posible que experimente dolor de espalda durante el segundo o tercer trimestre. Además de las posibles causas enumeradas anteriormente, el dolor de espalda puede deberse a una condición llamada ciática. A medida que el útero se expande, puede ejercer presión sobre el nervio ciático. Esto causa dolor que se extiende desde la parte inferior de la espalda hacia abajo de una pierna hacia la rodilla o el pie. Buscar ayuda médica, ducharse con agua tibia, recibir terapia física y tomar medicamentos para aliviar el dolor puede ayudar a reducir el dolor. La buena noticia sobre la ciática es que probablemente se resolverá una vez que nazca su bebé.

Hacia el final de su embarazo, un dolor sordo en la espalda y en la parte inferior del abdomen, junto con la presión en la pelvis, puede ser un signo de que está en el parto.

Cuándo consultar con el médico

El dolor de espalda es a menudo uno de los muchos dolores y molestias normales del embarazo, pero a veces, puede indicar un problema más grave. Puede ser un síntoma de un parto prematuro o un síntoma de una infección del tracto urinario (ITU), por ejemplo. Consulte con el médico o matrona, si:

  • El dolor de espalda es severo.
  • El dolor de espalda dura más de dos semanas.
  • Sus pies están adormecidos.
  • Siente debilidad en las piernas.
  • Tiene dolor severo en las pantorrillas.
  • Tiene sangrado vaginal.
  • Tiene fiebre.
  • Tiene una sensación de ardor cuando orina.

Suceden muchas cosas durante el embarazo, y si el dolor de espalda la está deprimiendo, trate de recordar por qué está pasando por todo esto. ¡Pronto tendrá un bebé en brazos! Considere probar algunos de los consejos de este artículo y hable con su médico para obtener asesoramiento sobre qué podría funcionar mejor para su situación. ¡Con algo de suerte, ayudará a aliviar esos dolores y molestias!