Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Circulación

El volumen total de la sangre circulante aumenta mucho durante las primeras 34 semanas de embarazo (incremento del 38%) y luego declina muy poco hasta el término. El volumen de los glóbulos rojos aumenta progresivamente hasta el término del embarazo, en el que alcanza un incremento del 18%.

respiracion-circulacion-embarazo

El tamaño del corazón aumenta de 671 ml. en la semana 14 de embarazo, hasta 746 ml. en la semana 36.

Los latidos del corazón, de 70 por minuto, se acrecientan a 85 (promedio de 10 a 15 latidos más por minuto).

El gasto cardiaco se eleva de 4,5 litros por minuto a hasta alcanzar valores máximos entre la 20º y la 30º semana de 6 litros por minuto, para luego declinar hasta el término (5,25 litros por minuto).

El aumento del gasto cardíaco no se ve acompañado por la elevación de la presión arterial, ya que se produce una disminución de la resistencia periférica. Durante el ciclo cardiaco normal, la fuerza de la contracción cardiaca, el volumen de sangre en el sistema circulatorio y la resistencia periférica que oponen las arterias y venas determinan la presión arterial.

La presión venosa no varia en la mitad superior del cuerpo, pero sube progresivamente en los miembros inferiores debido a la compresión ejercida por el útero sobre la vena cava inferior y las venas iliacas.

Respiración

Existen varios factores que influyen en el sistema respiratorio durante el embarazo:

El útero se ensancha y el diafragma sube, por lo que la capacidad pulmonar puede reducirse.

Las hormonas liberadas durante el embarazo pueden hacer que el cuerpo sea más sensible al anhídrido carbónico, dando como resultado la probabilidad de una rápida fatiga por la actividad vigorosa. La progesterona estimula al centro respiratorio, causando la hiperventilación pulmonar con la consecuente hipocapnia característica de la gravidez.

La ventilación pulmonar (8 litros por minuto en la 10º semana) aumenta considerablemente hasta alcanzar los 11 litros por minuto en la semana 40.

El consumo total de oxigeno en el organismo aumenta progresivamente. Al final del embarazo es de 27 ml. mayor que en la mujer no grávida, lo que representa una elevación del 14%. El aumento en el consumo de oxigeno se debe fundamentalmente al metabolismo del feto, pero también al de la placenta, miometrio y glándula mamaria, tres órganos que se desarrollan mucho durante el embarazo.

El aumento en el trabajo de los músculos que realizan la ventilación pulmonar, y el del trabajo cardíaco, también contribuyen a elevar el consumo de oxígeno. El cociente respiratorio no varía durante el embarazo, por lo que la producción de CO2 aumenta también un 14% hacia la 40º semana.

El incremento en la ventilación pulmonar (40%) es relativamente mayor que el aumento en el consumo de O2 y la producción de CO2 (14%).

Escrito por María Martina Rama

Volver