Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

peligros desprendimiento placenta

¿Qué es el desprendimiento de placenta?

El desprendimiento de la placenta es algo que puede ocurrir repentinamente durante el embarazo. Puede ser peligroso para la madre y su bebé. Afortunadamente, no es común.

La placenta se desarrolla en el útero mientras se está embarazada. Le envía nutrientes y oxígeno al bebé, y ayuda a eliminar los desechos que se acumulan en su sangre. Está unida a la pared del útero, y el bebé está unido a ella por su cordón umbilical. Si tienes desprendimiento placentario, la placenta se separa de tu útero demasiado pronto, antes de que el bebé esté listo para nacer.

¿Cuáles son los peligros del desprendimiento de placenta?

Si solo se separa una pequeña parte de la placenta, es posible que no cause muchos problemas. Pero si una gran parte o la totalidad se desprende del útero, puede causar daños graves a ti y a tu bebé. Para ti, esto podría significar:

  • Pérdida de sangre importante
  • Problemas con la coagulación de la sangre
  • Insuficiencia renal o insuficiencia de otros órganos
  • Muerte

Si tiene un desprendimiento casi total o completo, necesitarás una cesárea de inmediato.

Las complicaciones para el bebé podrían incluir:

  • Nacimiento prematuro. Esto significa que tu hijo nacería antes de las 37 semanas. Alrededor del 10% de los bebés nacidos de madres con desprendimiento de placenta entran dentro de esta categoría.
  • Problemas con el desarrollo. Si tu bebé nace prematuro debido a esta afección, es más probable que tenga problemas de salud temprano y más adelante en la vida.
  • Nacimiento de un niño muerto. Esto significa que el bebé muere en el útero después de haber estado embarazada durante al menos 20 semanas.

¿Cuáles son los síntomas?

El desprendimiento de placenta afecta aproximadamente al 1% de las mujeres embarazadas. Puede ocurrir en cualquier momento después de las 20 semanas de embarazo, pero es más común en el tercer trimestre.

Cuando sucede, generalmente es repentino. Puedes notar sangrado vaginal. La cantidad de sangre puede variar. El hecho de que no haya mucha sangre no significa que el desprendimiento de la placenta no sea grave. A veces, la sangre queda atrapada dentro del útero.

Otros signos son:

  • Dolor en el vientre o espalda
  • Contracciones rápidas y repetidas en el útero
  • El desprendimiento placentario puede ocurrir poco a poco, también. Cuando lo haga, es posible que ocurra:
  • Una ligera hemorragia vaginal intermitente.
  • Poca cantidad de líquido amniótico.
  • Retraso en el crecimiento fetal.

¿Qué lo causa?

La mayoría de las veces, los médicos no conocen la causa. Pero beber alcohol o consumir algunas sustancias ilegales mientras estás embarazada puede aumentar tu riesgo. Otras cosas que pueden desencadenarlo incluyen:

  • Desprendimiento placentario en embarazos anteriores. Si lo has tenido antes, tienes aproximadamente un 10% de probabilidad de que vuelva a suceder.
  • Fumar. Un estudio mostró que las mujeres que fumaron antes de quedar embarazadas aumentaron sus probabilidades de desprendimiento de la placenta en un 40%.
  • Alta presión sanguínea. Si tu presión arterial era alta antes o después de quedar embarazada, consulta con tu médico para controlarla.
  • Problemas con su saco amniótico. Este saco amortigua a su bebé dentro de su útero. Está lleno de líquido. Si algo se rompe o hace que se filtre antes de que esté listo para dar a luz, la posibilidad de desprendimiento de la placenta aumenta.
  • Las probabilidades de tener un desprendimiento placentario son mayores si tienes 35 años o más. En la mayoría de los casos, la madre tiene más de 40 años.
  • Cuando se está embarazada de más de un bebé. A veces, dar a luz al primer bebé puede separar la placenta antes de que el próximo bebé esté listo para nacer.
  • Trauma abdominal. Esto podría suceder si te caes y te golpeas el vientre. También podría ocurrir en un accidente de tráfico si tu abdomen está lesionado, así que recuerda siempre abrochar el cinturón de seguridad.
  • No puedes evitar el desprendimiento de la placenta, pero hay algunas cosas que puede evitar, como el tabaco y el alcohol, para reducir tus probabilidades.

Debes informar a tu médico si has tenido un desprendimiento placentario antes.

¿Cómo se diagnostica?

Si tienes algún síntoma, deberá consultar al médico de inmediato. Hará un examen físico y realizará análisis de sangre, y también puede realizar una ecografía. (Una eco no siempre muestran desprendimientos placentarios).

¿Cuál es el tratamiento?

La placenta no se puede volver a unir, por lo que las opciones de tratamiento dependen de qué tan avanzado esté el embarazo.

Si tienes menos de 34 semanas de embarazo: es posible que tengas que ir al hospital para un control, siempre que el ritmo cardíaco del bebé sea normal, el desprendimiento de la placenta no parezca grave y pare el sangrado, tal vez puedas irte a casa. También es posible qte den medicación para ayudar a que los pulmones del bebé se desarrollen más rápido en caso de que inicies el trabajo de parto prematuro.

Si tienes más de 34 semanas de embarazo: es posible que aún puedas tener un parto vaginal si el desprendimiento no parece grave. Si es así, y estás poniendo en riesgo tu salud o la de tu bebé, necesitarás una cesárea de inmediato. Es posible que también necesites una transfusión de sangre.

Volver