Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

pruebas embarazo

¿Cuándo hacer un test de embarazo?

Los test de embarazo miden la cantidad de gonadotropina coriónica humana (HCG), la hormona del embarazo, en tu cuerpo para determinar si estás embarazada. La HCG es producida por células trofoblásticas del óvulo fertilizado (blastocito). La HCG, no puede ser detectada hasta después de la implantación. Si la prueba se realiza demasiado temprano, los resultados serán falsos negativos. Pueden ocurrir falsos positivos, aunque son muy raros.

Un poco de historia

Las pruebas de embarazo, aunque con resultados más supersticiosos que científicos, formaban parte de muchas civilizaciones antiguas, incluidas las antiguas culturas griega y egipcia. En el antiguo Egipto, las personas regaban bolsas de trigo y cebada con la orina de una mujer posiblemente embarazada. La germinación indicaba embarazo. El tipo de grano que brotaba fue tomado como un indicador del sexo del feto. Hipócrates sugirió que una mujer que había perdido su período debía beber una solución de miel con agua a la hora de acostarse, la distensión abdominal resultante y los calambres indicarían la presencia de un embarazo.

El precursor de las pruebas modernas basadas en la presencia de gonadotropina coriónica humana (HCG) se introdujo en 1928. Los primeros estudios de esta hormona habían dictaminado que era producida por la glándula pituitaria. En la década de 1930, Georgeanna Joness descubrió que la HCG no era producida por la glándula pituitaria, sino por la placenta. Este descubrimiento fue importante al confiar en la HCG como marcador temprano del embarazo.

La prueba de embarazo moderna

Actualmente, la prueba más rápida para el embarazo después de la fecundación, es un ensayo de inhibición de rosetas para el factor de embarazo temprano (EPF). El EPF puede detectarse en la sangre dentro de las 48 horas de la fertilización. Sin embargo, la prueba de EPF es costosa y lleva mucho tiempo.

La mayoría de las pruebas químicas para el embarazo buscan la presencia de la subunidad beta de HCG o gonadotropina coriónica humana en la sangre o la orina. La hormona puede detectarse en la orina o la sangre después de la implantación, que ocurre de seis a doce días después de la fertilización. Las pruebas cuantitativas de sangre son más sensibles que las pruebas de orina y pueden detectar niveles de HCG tan bajos como 1 mUI/ml, aunque son caros y se usan solo en circunstancias inusuales. Las tiras reactivas de orina han publicado umbrales de detección de 20 mUI/ml a 100 mUI/ml, según la marca. La mayoría de las pruebas caseras de embarazo se basan en la tecnología de flujo lateral.

¿Cuándo hacerse el test de embarazo?

¿Has comenzado a experimentar algunos de los primeros síntomas de embarazo? La forma más precisa de evaluar el embarazo es esperar hasta la fecha en la que te tendría que llegar el período. Aunque algunos pueden realizar pruebas antes, todas las pruebas de embarazo serán más precisas si espera al menos hasta este punto.

Algunas pruebas pueden requerir que esperes más. Esto se debe a que el tiempo que tarda el óvulo fertilizado en implantarse en la pared del útero puede variar. Una idea errónea común es que la implantación ocurre 7 días después de la concepción, pero los resultados de la investigación mostraron que la primera aparición de la hormona del embarazo, HCG, ocurre de 6 a 12 días después de la ovulación, y el 84% de los embarazos se implantan en los días 8-10 después de la ovulación. Si el resultado de la prueba no da positiva, no significa que no estés embarazada. Podría ser un falso negativo, porque ovulaste más tarde de lo que pensabas (lo que significa que la fecundación y la posterior producción de HCG no se produjo como habías calculado) o que, la implantación tardó más que el promedio.

Resultados de una prueba de embarazo

  • Momento de la prueba: se debe realizar una prueba de embarazo en el momento adecuado para garantizar que los resultados sean correctos. Las pruebas más sensibles pueden detectar bajos niveles de HCG desde cuatro días antes de que se cumpla la fecha del período, o siete días después de la fecundación. Sin embargo, la mayoría de las pruebas arrojarán resultados precisos si realizas la prueba en el momento en que normalmente se llegaría la regla. Si tienes un resultado negativo pero todavía no te ha bajado la menstruación, vuelve a probarlo tres días después. Si estás embarazada, los niveles de hormona pueden acumularse lo suficiente como para ser recogidos por la prueba. La precisión de una prueba de embarazo está relacionada con el día de la ovulación, no con el acto sexual o la inseminación que causó el embarazo. El esperma puede vivir hasta cinco días o más en las trompas de Falopio antes de que el óvulo sea fecundado.
  • Falso negativo: un resultado falso negativo es cuando la prueba de embarazo es negativa, pero la paciente está embarazada. Las lecturas falsas negativas pueden ocurrir cuando las pruebas se realizan demasiado temprano. Para evitar falsos negativos, se deben realizar pruebas después de que venza la fecha de llegada del período o aproximadamente dos semanas después de la ovulación. Cuando el período se retrasa, la probabilidad de un falso negativo es baja. La ovulación ocurre dos semanas antes del período, aunque muchas mujeres son irregulares. Incluso si normalmente tiene ciclos menstruales regulares, varios factores pueden causar una ovulación inesperada temprana o tardía. Después de la ovulación, podría demorar hasta doce días más para que ocurra la implantación, aunque esto es raro, lo que significa que incluso la prueba de embarazo más sensible puede dar falsos negativos hasta diecisiete días después de la concepción. Debido a que algunas pruebas de embarazo caseras tienen altos umbrales de detección de HCG (hasta 100 mUI/ml), la HCG puede demorar otros tres o cuatro días en alcanzar los niveles detectables, lo que significa que pueden ocurrir falsos negativos hasta tres semanas después de la inseminación. Un resultado falso positivo es cuando el resultado de la prueba de embarazo indica que la mujer está embarazada cuando en realidad no lo está. La prueba falsa positiva es rara (más que los negativos falsos) pero pueden ocurrir por varias razones. Estos incluyen: errores de la aplicación de la prueba, uso de algunos medicamentos, si se ha administrado una inyección de HCG como parte del tratamiento para la infertilidad dará positivo en las pruebas de embarazo, independientemente de su estado real de embarazo. Un embarazo molar, aborto previo y algunas enfermedades del hígado, cánceres y otras afecciones médicas pueden producir niveles elevados de gonadotropina coriónica humana (HCG) y, por lo tanto, causar una prueba de embarazo falsamente positiva.
Volver