Pies hinchados embarazo remedios

Su cuerpo está cambiando rápidamente, lo que puede ser un poco incómodo. Una molestia que experimentan muchas mujeres son los pies hinchados.

Hablemos sobre por qué sus pies pueden hincharse durante el embarazo, cuándo puede notar que esto sucede, cuándo debe ver a un médico y algunos tratamientos simples que pueden ayudar.

¿Cuándo comienzan a hincharse los pies? Bueno, la buena noticia es que generalmente ocurre cuando el embarazo ya está avanzado. Por lo tanto, es probable que reconozca sus pies durante la primera mitad o más de su embarazo.

Primer trimestre

Los niveles rápidamente crecientes de la hormona progesterona ralentizan la digestión. Esto puede causar hinchazón abdominal mucho antes de que tenga una panza notable. Puede notar un poco de hinchazón en sus manos, pies o cara, pero no mucho.

Si nota mucha hinchazón tan pronto, especialmente si va acompañado de otros síntomas como mareos, dolores de cabeza o sangrado, lo mejor es consultar con el médico.

Segundo trimestre

El segundo trimestre comienza con la semana 13 del embarazo (aproximadamente el comienzo del cuarto mes). No es inusual comenzar a notar pies hinchados alrededor del quinto mes de embarazo, especialmente si está mucho tiempo de pie o si hace calor.

Esta hinchazón se debe al aumento del volumen de sangre y líquidos en su cuerpo. Su volumen de sangre aumenta en aproximadamente un 50% durante el transcurso de su embarazo, y eso se combina con una gran cantidad de retención de líquidos hormonales.

Si bien puede hacer que sus anillos y zapatos le queden un poco ajustados, todo este líquido adicional ayuda a suavizar su cuerpo y prepararlo para dar a luz. Tenga la seguridad de que el líquido adicional disminuirá rápidamente en los días y semanas posteriores al nacimiento de su bebé.

Tercer trimestre

A partir de la semana 28 del embarazo, el tercer trimestre es, con mucho, el momento más común para experimentar pies hinchados. Especialmente a medida que pasan las semanas y se acerca a las 40 semanas, es más probable que los dedos parezcan pequeñas salchichas.

Su cuerpo continúa aumentando el suministro de sangre y líquidos, lo que puede contribuir a la hinchazón. Su útero también se está volviendo mucho más pesado a medida que su bebé crece, lo que puede disminuir el flujo de sangre desde las piernas hasta el corazón. (No se preocupe, esto no es peligroso, solo incómodo).

Otros factores que pueden contribuir a la hinchazón incluyen:

  • Clima caluroso.
  • Desequilibrios dietéticos.
  • Ingesta de cafeína.
  • No beber suficiente agua.
  • Estar de pie por largos períodos de tiempo.

Cuando consultar con el médico

Los pies hinchados son una parte muy normal del embarazo, muchas de las futuras mamás lo sufren. Entonces, la mayoría de las veces, los pies hinchados son solo otra señal de todo el trabajo duro que hace su cuerpo para que el bebé puede crecer y desarrollarse.

Sin embargo, los pies hinchados a veces pueden ser un signo de un problema más grave. Uno de estos problemas se llama preeclampsia. Esta es una condición que puede desarrollarse durante el embarazo y causa presión arterial peligrosamente alta.

Acuda a su médico si nota:

  • Hinchazón repentina de las manos, pies, cara o alrededor de los ojos.
  • Hinchazón que empeora dramáticamente.
  • Mareos o visión borrosa.
  • Un fuerte dolor de cabeza.
  • Confusión.
  • Respiración dificultosa.
  • Si nota hinchazón en una sola pierna que también se acompaña de dolor, enrojecimiento o calor, esto podría significar que tiene una trombosis venosa profunda o TVP. Una TVP es un coágulo de sangre, generalmente en la pierna. Es importante llamar a su médico si nota estos síntomas, ya que las mujeres embarazadas tienen más probabilidades de tener coágulos de sangre. (Gracias una vez más, a las hormonas).

Si no está segura de si su hinchazón es normal o si tiene alguna inquietud, siempre es mejor consultar con su médico o matrona.

Cómo obtener alivio

Si bien los pies hinchados pueden o no ser dolorosos, ciertamente pueden ser incómodos o molestos.

Afortunadamente, hay varias formas simples de aliviar sus síntomas durante el embarazo.

Reducir la ingesta de sodio

Una forma de reducir la hinchazón durante el embarazo es limitar la ingesta de sodio (o sal). La sal hace que su cuerpo retenga agua extra.

Trate de evitar los alimentos enlatados o procesados, ya que estos son especialmente altos en sodio. También trate de no poner sal de mesa adicional en su comida.

Usar especias como el romero, el tomillo y el orégano es una manera fácil de agregar sabor a sus recetas sin usar sal.

Aumentar la ingesta de potasio

No obtener suficiente potasio también puede empeorar la hinchazón, ya que el potasio ayuda a su cuerpo a equilibrar la cantidad de líquidos que retiene.

Su vitamina prenatal debe tener algo de potasio adicional para usted, pero también es importante obtener buenas fuentes de potasio en la dieta.

Algunos alimentos que son naturalmente ricos en potasio incluyen:

  • Papas con piel.
  • Batatas (también con la piel).
  • Plátanos.
  • Espinacas.
  • Frijoles, algunos jugos de frutas (ciruela pasa, granada, naranja, zanahoria y maracuyá en particular).
  • Yogur.
  • Remolacha.
  • Salmón.
  • Lentejas.

Reducir la ingesta de cafeína

Si bien la cafeína ocasional durante el embarazo no es dañina, beber demasiada cafeína no se considera ideal para el bebé. También puede empeorar la hinchazón.

La cafeína es un diurético, lo que hace que orine más, lo que hace que su cuerpo piense que necesita retener líquidos.

Pruebe un café descafeinado con leche o una infusión como la menta para ayudarle a aumentar su energía.

Beber más agua

Por extraño que parezca beber más agua para contrarrestar la hinchazón, en realidad funciona. Si su cuerpo piensa que está deshidratada, retendrá aún más líquido para intentar compensarlo.

Por lo tanto, trate de beber al menos 10 vasos de agua todos los días para mantener sus riñones en condiciones y su cuerpo felizmente hidratado.

Si se siente desalentador beber tanta agua, intente usar una linda taza que quiera volver a llenar, o una botella de agua gigante que solo tendrá que rellenar un par de veces al día. También puede darle sabor a su agua con limón, menta o bayas para que sea más agradable.

Elevar los pies y descansar

Aunque tenga un millón de cosas que quiere hacer antes de que llegue el bebé, trate de sentarse y poner los pies en alto cuando sea posible.

Si bien estar sentada todo el tiempo no es bueno para su circulación, estar de pie todo el tiempo tampoco es bueno.

Sentarse con los pies elevados por un momento, especialmente al final del día, puede ayudar a drenar el líquido que se ha acumulado en las piernas durante el transcurso del día.

Use ropa suelta y cómoda

Usar ropa ajustada, especialmente alrededor de las muñecas, la cintura y los tobillos, puede empeorar la hinchazón. Básicamente, evita que la sangre circule con la misma facilidad.

Trate de usar ropa holgada y cómoda, o al menos evite las bandas elásticas apretadas. Los maxi vestidos de maternidad en el verano y los cárdigans o suéteres fluidos con pantalones cómodos en el invierno son fundamentales.

Evitar lugares muy cálidos

Especialmente si está embarazada durante los calurosos meses de verano, permanecer en el interior durante el calor del día y evitar el ejercicio vigoroso puede ayudarla a mantenerse fresca y reducir la hinchazón.

También puede usar ropa fresca, poner compresas frías en los pies o tener un ventilador cerca.

Use medias de compresión hasta la cintura

Si experimenta hinchazón persistente de los pies o tiene que estar de pie la mayor parte del tiempo, puede usar medias de compresión hasta la cintura.

Estas medias aprietan suavemente los pies y las piernas para ayudar a mantener la circulación del líquido. Intente evitar las medias de compresión hasta la rodilla, ya que pueden estar demasiado apretadas en el medio de la pierna y empeorar la hinchazón.

Caminar

Hacer una caminata de 15 o 20 minutos un par de veces al día puede ayudar a mejorar su circulación, lo que ayuda a reducir la hinchazón.

Esto también puede ser un buen descanso en su día, y es una excelente manera de hacer ejercicio seguro para el embarazo.

Use zapatos cómodos

Si bien puede parecer adorable con sus tacones altos, el embarazo tardío es un buen momento para darles un descanso. Usar zapatos cómodos (incluso ortopédicos) que se ajusten bien es clave para reducir la hinchazón del pie, así como para prevenir problemas de cadera y espalda que pueden surgir a medida que su centro de gravedad cambia y su peso aumenta.

Además de la hinchazón, los ligamentos de su cuerpo (incluidos los pies) en realidad se estiran durante el embarazo, por lo que sus pies pueden cambiar de tamaño.

Nadar

No hay estudios que demuestren que la presión del agua reduce la hinchazón durante el embarazo, pero muchas mujeres encuentran alivio de la hinchazón cuando pasan tiempo en la piscina.

Intente caminar o nadar en una piscina donde la profundidad del agua le llegue casi hasta el cuello. Como mínimo, se sentirá más ligera, más fresca y hará un poco de ejercicio. También notará que sus pies y piernas están menos hinchados.

Reciba un masaje

Su pareja puede estar buscando formas de participar durante el proceso del embarazo, y esta es la oportunidad perfecta.

El masaje ayuda a circular los fluidos que tienden a acumularse en los pies, lo que a su vez reducirá la hinchazón.

Así que levante los pies y deje que su pareja masajee suavemente sus pies y piernas. Agregar un poco de aceite esencial de menta o lavanda puede hacer que esto sea aún más relajante.

Si no está cerca de la fecha de parto, evite la presión firme sobre algunos puntos de acupresión que están asociados con las contracciones uterinas.

También puede acudir a centros de masajes donde ofrezcan masajes prenatales especializados. Estos no solo pueden ayudar con la hinchazón, sino que son excelentes para ayudar a aliviar parte del estrés que puede acompañar al embarazo.

Dormir sobre el lado izquierdo

Dormir del lado izquierdo cuando sea posible puede mejorar el flujo sanguíneo, lo que reduce la hinchazón de los pies. Acostarse sobre el lado izquierdo quita la presión del útero de la vena cava inferior, que es el vaso sanguíneo grande que devuelve la sangre al corazón.

En resumen

Los pies hinchados son un efecto secundario muy común del embarazo. La hinchazón es causada por un mayor volumen de líquido en su cuerpo, así como por una disminución de la circulación.

Si experimenta hinchazón repentina o severa, es importante consultar con el médico, ya que esto puede ser un signo de algo más grave. Pero un poco de hinchazón es definitivamente normal.

Puede ayudar a prevenir la hinchazón de los pies haciendo ejercicio con regularidad, bebiendo mucha agua, descansando y siguiendo una dieta equilibrada.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Compártelo con tus amigos