Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

salud mental

Es tan importante cuidar la salud mental y el bienestar durante el embarazo como la salud física. Si eres mentalmente saludable, estarás en la mejor posición para manejar los desafíos del embarazo y los nuevos retos que tendrás que afrontar con la llegada del bebé.

Cómo afecta el embarazo a la salud mental

Prepararse para tener un bebé es un momento emocionante, pero también desafiante. No te sorprendas si experimentas algún cambio emocional en este momento.

Es normal tener algunas preocupaciones y temores sobre lo que se avecina cuando estás embarazada. Muchas personas se sienten bastante estresadas en este momento, particularmente cuando asimilan el gran cambio al que van a enfrentarse y que no pueden controlar por completo.

Además, el embarazo en sí puede ser estresante. Además de lidiar con los cambios hormonales y físicos, es posible que te sientas nerviosa por cosas como las pruebas prenatales, especialmente si has tenido una mala experiencia antes, como un aborto espontáneo.

Por estas razones, el embarazo puede aumentar la probabilidad de desarrollar algún trastorno en la salud mental.

Problemas con la salud mental y el bienestar durante el embarazo

Tanto las mujeres como los hombres pueden experimentar problemas de salud mental durante el embarazo (el período "prenatal"), así como también después del nacimiento (el período "posnatal").

Para algunas personas, el embarazo puede provocar condiciones tales como:

  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Trastorno bipolar (menos común).

Hasta 1 de cada 10 mujeres y 1 de cada 20 hombres experimentan depresión prenatal. La ansiedad prenatal también es común, y muchas personas experimentan ansiedad y depresión al mismo tiempo.

Ciertos factores pueden ponerte en mayor riesgo de desarrollar algún tipo de trastorno durante el embarazo. Éstos incluyen:

  • Haber tenido trastornos o problemas de salud mental en el pasado.
  • Sentimientos de soledad y falta de apoyo.
  • Estar viviendo una situación difícil, por ejemplo, problemas en la pareja.
  • Haber sufrido o estar sufriendo abusos de cualquier tipo.
  • Problemas con drogas o alcohol.

Cualquiera puede tener un trastorno o enfermedad de salud mental, no es nada de lo que avergonzarse.

Cuando es hora de obtener ayuda

Es una buena idea que todas las mujeres embarazadas y sus parejas controlen su salud mental y su bienestar. Se debe estar atento a las señales que indican necesidad de ayuda, y hay que estar listo y dispuesto para tomar medidas si es necesario.

Si bien el embarazo tiene sus altibajos, es hora de buscar el consejo de un profesional de la salud si:

  • Te has sentido constantemente mal (por ejemplo, triste o preocupada) por más de 2 semanas.
  • Si los pensamientos y sentimientos negativos están empezando a afectar tu capacidad para funcionar normalmente.
  • Si muestras signos de depresión, como perder interés o sentirse desesperado o incapaz de sobrellevar el día a día.
  • Si te sientes ansiosa o preocupada la mayoría del tiempo.
  • Si comienzas a tener ataques de pánico o desarrollas conductas obsesivas o compulsivas.

Ayuda y apoyo

Si te preocupa tu salud y bienestar mental:

  • Habla con tu pareja o con alguien en quien confíes.
  • Consulta con tu médico de cabecera o matrona.

Consejos para manejar su bienestar mental

Hay muchas cosas que puedes hacer para mantener una buena salud mental durante el embarazo.

  • No te exijas demasiado; sé realista sobre lo que puedes hacer; descansa cuando lo necesites.
  • Intenta no hacer cambios importantes en este momento, como mudarte de casa o cambiar de trabajo, a menos que sea necesario.
  • Mantente físicamente activa (consulta con el médico o matrona antes de comenzar un programa de ejercicios).
  • Come comidas regulares y saludables.
  • Pasa tiempo con personas que te hagan sentir bien y relajada.
  • Evita usar drogas o alcohol para lidiar con el estrés.
  • Si es posible conecta con otras futuras madres para que puedan apoyarse mutuamente, por ejemplo en las clases de preparación al parto.
  • Acepta ayuda si se te ofrece; Pide ayuda si la necesitas.
Volver