Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Los cambios hormonales y el crecimiento del tamaño del útero van a ser los responsables de la mayoría de los síntomas que acompañan a la gestación.

psicologicos-embarazo 

A principio del embarazo es normal que experimentes cambios frecuentes en tus sentimientos y en tu estado de ánimo, es una reacción frecuente debida a las transformaciones que van a pro­ducirse en tu vida con el nacimiento de tu nuevo hijo/a.

Puedes sentirte irritada y sufrir cambios frecuentes de humor, además pueden aparecer temores respecto al nuevo hijo/a.

No todas las mujeres se sienten de la misma forma, depende de su carácter, de las circunstancias que le rodean y del apoyo que disponga en cada momento.

Se producen sentimientos de ambivalencia, alegría, tristeza, ilu­sión, rechazo, inquietud, preocupación, etc. Puede que te sientas más necesitada de compañía y muestras de cariño de tu pareja, familia y amistades.

En el segundo trimestre es normal que te sientas más tranqui­la. La experiencia de sentir a tu hijo/a te ayudará a olvidar tus temores.

En el tercer trimestre al acercarse el momento del parto pueden aparecer las inquietudes, estarás impaciente y a la vez preocupa­da por cómo será el parto, si tu hijo/a nacerá sano y si serás capaz de cuidarlo adecuadamente y sobre todo deseando conocer y tocar a tu bebé.

El embarazo también va a provocar cambios en tu entorno fa­miliar y social. La relación con tu pareja puede verse alterada ya que él también puede experimentar sentimientos contradicto­rios con respecto al embarazo y al futuro hijo/a, desde temores y preocupaciones hasta alegrías, satisfacción y orgullo. Es posible que en algunos momentos se sienta en un segundo plano, inclu­so puede tener sentimientos de celos al pensar que no le prestas la misma atención. Por todo esto es fundamental que manten­gan una buena comunicación, que preparen juntos la llegada del bebé; compartir las emociones y decisiones será beneficioso ya que ser padres es cosa de dos.

Conviene buscar ayuda en otras personas de tu ámbito familiar y en tus amigos, los abuelos pueden constituir una importante ayuda durante tu embarazo y sobre todo después del parto.

En caso de que no sea tu primer hijo, los hermanos/as pueden vivir con cierta dificultad la llegada del nuevo bebé, ya que van a recibir menos atención por tu parte. Para ayudarlos a adaptarse a la nueva situación, es importante que se sientan partícipes del embarazo y cuidados del nuevo miembro de la familia, procuren contestar a sus preguntas y dudas, consúltenles las decisiones y sobre todo no hagas coincidir el nacimiento con cambios bruscos para ellos (guarderías, sacarlos de su habitación, etc.). Deben te­ner paciencia y ser comprensivos con las reacciones y comporta­mientos inadecuados, pues lo único que pretenden es recuperar la atención perdida y recuerden que todo proceso de adaptación lleva su tiempo.

Fuente: Hospital universitario de Ceuta

Volver