Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

fiebre escarlata gestación

Esto es lo que necesitas saber sobre la fiebre escarlata en el embarazo.

Si bien no hay evidencia de que contraer la fiebre escarlata en el embarazo pueda afectar a tu bebé, los síntomas pueden hacer que te sientas mal.

¿Qué es la fiebre escarlata?

La escarlatina es causada por bacterias estreptococos del grupo A. Si bien es más común en niños de entre dos y 10 años, los adultos y los bebés también pueden contagiarse de la infección.

¿Puedes evitar la fiebre escarlata?

La escarlatina pasa de persona a persona a través de la tos, los estornudos y la respiración, que es la forma en que a menudo se propaga a través de guarderías, escuelas infantiles y primaria. Entonces, la mejor manera y la forma más simple de evitar el contagio de la fiebre escarlata es evitar el contacto con cualquier persona que la tenga.

Vale la pena señalar que las personas tienden a ser infecciosas durante aproximadamente una semana antes de que aparezcan sus síntomas.

La infección también se propaga en superficies contaminadas e incluso prendas de vestir y ropa de cama y aseo, así que evita compartir cubiertos, toallas, baños, etc., y lávate las manos con regularidad.

Los síntomas de la fiebre escarlata

Los síntomas de la fiebre escarlata son los mismos en adultos que en niños. Las características más habituales son:

  • Una temperatura alta (fiebre) de 38º o más.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de estómago y náuseas y vómitos.
  • Amígdalas inflamadas.
  • Glándulas inflamadas en el cuello.

Después de unos días, los síntomas distintivos de la fiebre escarlata también comenzarán a aparecer. Éstos incluyen:

  • La erupción de escarlatina en el pecho y la barriga: se siente como si fuera papel de lija y parece una quemadura solar.
  • Mejillas enrojecidas.
  • Lengua de fresa: la lengua comienza blanca y rasposa, luego se ve roja, con llagas e inflamada.
  • Descamación de la piel - especialmente en las mejillas.

Si crees que tienes fiebre escarlata o sabes que has estado expuesta a la infección, es importante que te pongas en contacto con tu médico de cabecera.

También es importante ir a ver al médico de cabecera si desarrollas cualquier otra erupción durante el embarazo.

Tratamiento disponible

El tratamiento para la fiebre escarlata tiende a ser con un tratamiento con antibióticos que son seguros de tomar durante el embarazo y el parto. También es importante que tomes muchos líquidos, para no deshidratarte y tomar paracetamol para bajar la fiebre alta si te hace sentir mal.

Mantente alejada del trabajo, y de los centros infantiles y colegios, alrededor de 24 horas después de haber comenzado los antibióticos; Esto evitará que pases la infección a otras personas.

Riesgos para tu bebé

Si contraes la fiebre escarlata mientras estás embarazada, no pondrás a tu bebé en riesgo, sin embargo, es importante que la infección se trate con antibióticos lo antes posible.

Si tienes la infección cuando estés de parto, existe una pequeña posibilidad de que el bebé también se infecte, aunque esto es muy raro. Por lo tanto, una vez que nazca tu bebé, es importante lavarse las manos antes y después de ir al baño o cambiar las toallas sanitarias para evitar que la bacteria pase a tu hijo.

Riesgos para usted

En casos raros, la bacteria estreptocócica puede causar infecciones potencialmente mortales en mujeres que han dado a luz recientemente. Esto sucede cuando las bacterias que causan el dolor de garganta se propagan al área genital. Esta es otra razón por la que es tan importante lavarse bien las manos antes y después de ir al baño o de cambiar las toallas sanitarias.

También te puede interesar leer: Resfriado y gripe durante el Embarazo - ¿Qué vacunas debo ponerme durante el Embarazo? - La vacuna contra la gripe en el embarazo

   

Volver