Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Parto en el Agua - Lo que Necesitas Saber

Además de los procesos de parto natural y quirúrgico, el parto acuático es una modalidad que ofrece una cantidad gigante de beneficios a la madre y al bebe. A lo largo de la historia humana, las madres mamíferas han buscado el agua como medio para calmar el dolor del parto o simplemente para iniciar el proceso de nacimiento.

Después de todo, la idea es que el parto sea una experiencia lo más placentera posible tanto para la mujer como para el niño y su padre.

Ahora, ¿Cuáles son las ventajas del parto acuático?

El agua es un relajante conocido, y más aun cuando esta tibia o caliente. Por eso cuando estamos tensos o nos sentimos mal, lo primero que hacemos es tomarnos un baño de agua caliente. Con el parto, esto no es diferente, el agua da una sensación de limpieza, calma y relaja a ambos, el niño y la madre.

Dentro de las ventajas para la mujer, tenemos:

  • El cuerpo produce menos adrenalina y mejora el flujo de oxitocina y oxigeno en la madre y el bebe.
  • El parto en el agua puede hacer que la madre pierda menos sangre en el proceso de dar a luz
  • El proceso del parto acuático suaviza el dolor que siente la madre al dar a luz y la ayuda a relajarse; esto se traduce que una mejor y completa dilatación antes del acto.
  • El agua tibia ablanda los tejidos esenciales para el parto y redice el riesgo de desgarre en la vagina, perineo y la vulva.
  • Continuando con el punto anterior; con este tipo de parto, no es necesaria una episiotomía. La mujer se siente más segura y realiza su trabajo de parto de acuerdo con lo que le dicta su instinto.

También existen ventajas, y muchas más, para el niño:

  • Ya que el canal de parto se encuentra blando por el agua caliente, por ende, el ritmo cardiaco y oxigenatorio del bebe no se ven afectados.
  • La flotabilidad del agua logra que no sea necesario torcer al bebe para que salgan los hombros.
  • El parto acuático estimula al bebe que está en mala posición, a voltearse y colocar su cabeza en posición de salida.
  • El hecho de salir en un ambiente parecido al que tenia dentro del útero, le ayuda al bebe a sobrepasar el trauma postparto más rápidamente.
  • Al nacer en el aire, se paralizan todos los desarrollos motrices que aprendió durante su vida intrauterina y los recupera en el primer año de vida con el aprendizaje. Con el parto acuático, este desarrollo no se ve interrumpido y se nota una mejora psicomotriz a lo largo de la vida del niño.
  • Los niños nacidos por partos en el agua, nacen más tranquilos pero igual de alertas. No se les inducen estímulos para respirar, sino que el mismo los adquiere de inmediato. Lo que hace que muy pocos niños lloren al nacer de esta manera.
  • Existen indicios de niños con un temprano desarrollo motriz que fueron sometidos a partos acuáticos

El agua utilizada en estos procesos es agua tratada de tubería, aunque también se puede optar por la opción de agua mineral. De cualquier forma hay quienes prefieren salar el agua, con una dosis de 9gr de sal por cada litro de agua; esto con la finalidad de asemejarla con la salinidad del liquido amniótico de la madre.

El agua se calienta a unos 36° centígrados y se puede realizar en piscinas, bañeras y hasta en el mar. Todo dependerá de las circunstancias y requisitos de la madre.

Es importante tomar en cuenta que este tipo de partos no deben hacer en embarazos riesgosos, o mujeres con antecedentes de diabetes, hipertensión o simplemente cuando el ginecobstetra no lo aconseje, debido a que puede ser perjudicial para el bebe. También cabe destacar que la madre debe sentirse cómoda con el proceso. Es recomendable no cerrarse solo al un proceso de parto, sino estudiar todas las posibilidades.

Recuerda que es muy importante que hables con el personal médico que está siguiendo tu embarazo.

Vamos a tomar una pequeña clase de historia - Antecendetes del parto en el agua.

La conexión del agua con el parto ha sido alma mater de leyendas y mitos a lo largo de nuestra historia como humanidad. Se dice que los egipcios, por ejemplo, daban a luz en el agua a ciertos niños seleccionados; estos estaban destinados a convertirse en sacerdotes y sacerdotisas. También existen tradiciones en Hawaii desde miles de generaciones donde los niños nacían en manantiales o en el mismo mar.

El primer parto acuático fue registrado en Francia – 1803. Los periódicos decían que la mujer estuvo en trabajo de parto durante más de 24 horas y que solo consiguió alivio cuando entro en agua caliente; lo que paso a continuación fue que el bebe salió tan rápidamente que la mujer no tuvo tiempo de salirse de la tina para dar a luz.

Luego de esto, en la Unión Soviética, el Doctor Igor Chercovsky puso a su hija prematura en una tina de agua caliente durante semanas. Su teoría se baso en que como no tenia que luchar contra la gravedad, entonces no tendría tanto gasto de energía como si estuviera en una incubadora. La hija del Doctor sobrevivió, y este siguió experimentando con el agua.

Pero fue Michel Odent, un médico francés, quien propuso abiertamente la idea del parto en el agua. Odent, con una tina y agua caliente, ofrecía más comodidad a las mujeres cuando pasaban por la labor de parto. Lo que quería, era asistir a la mujer mientras ella daba a luz como su comodidad y sus instintos le decían.

Luego, cerca de 1981 en América, había un grupo de doctores que seguían de cerca el trabajo de Odent y empezaron a aplicarlo. En los primeros años de la década de los 80s hubo muchísimas parejas que realizaron sus partos bajo el agua y dejaban al niño durante un tiempo debajo de esta para que pasara el trauma de la labor de parto con más facilidad.

De aquí en mas, es historia.

También te interesa leer:

Cómo Saber si estás de Parto

Fases del Parto: Dilatación, Expulsión y Alumbramiento

Volver