alcohol en las primeras semanas de embarazo

He bebido alcohol sin saber que estoy embarazada

El consumo de alcohol durante el embarazo puede afectar al desarrollo del feto. Si has tomado alcohol sin saber que estabas embarazada, es mejor que hables con un profesional de la salud para aclarar cualquier duda y ser debidamente asesorada.

¿Tomaste alcohol antes de descubrir que estabas embarazada? Esto puede suceder especialmente al principio del embarazo antes de notar la ausencia de la menstruación o la aparición de otros síntomas (náuseas, pechos tensos, dolores de estómago, fatiga...). Esta situación puede ser naturalmente motivo de preocupación. Hay muy pocos datos sobre los riesgos durante las dos primeras semanas de embarazo. Por lo tanto, son medidas de precaución que deben tomarse durante todo el embarazo. En las dos primeras semanas de la división celular, cuando el embrión aún no se ha implantado, el riesgo sería mínimo. Pero, en cualquier caso, es una situación que provoca bastante ansiedad. Hacer preguntas sobre este riesgo en las dos primeras semanas muestra que ya te proyectas como madre. Es muy recomendable monitorear el ciclo menstrual y registrarlo para que puedas darte cuenta rápidamente de un posible embarazo y ajustar tu comportamiento en consecuencia. A continuación, todo tu entorno (pareja, amigos, familiares...) deben ser conscientes de que beber alcohol durante el embarazo tiene un riesgo real para el feto.

A continuación, todo el mundo (futuros padres, amigos, familia...) debe ser consciente de que el consumo de alcohol durante el embarazo conlleva riesgos reales para el feto. Esto evita ofrecer una bebida alcohólica en un momento muy sensible.

Alcohol: Riesgos para el bebé

Cuando una mujer embarazada bebe alcohol, éste se encuentra en su torrente sanguíneo. El alcohol pasa entonces de la sangre de la madre a la del feto a través de la barrera placentaria. El hígado del feto aún no funciona. No puede eliminar el alcohol, que es tóxico para las células en cualquier dosis. Así que no puede haber alcohol durante el embarazo. El efecto sobre el bebé varía mucho según la cantidad de alcohol consumido, la etapa del embarazo, el metabolismo de la mujer y la sensibilidad del feto. Por lo tanto, en el estado actual de los conocimientos, no existe un umbral por debajo del cual el consumo de alcohol durante el embarazo sea seguro para el feto.

El alcohol es una sustancia teratogénica, es decir, que causa malformaciones en los órganos. Su consumo durante el embarazo también puede afectar a la construcción del sistema nervioso central y al crecimiento del feto. Más adelante, el niño puede experimentar retrasos intelectuales, trastornos de conducta, desarrollo psicomotor, etc. El riesgo de malformación puede verse en las ecografías, pero no las futuras dificultades de aprendizaje. El Síndrome de Alcoholismo Fetal es la etapa más grave con malformaciones faciales, retrasos en el aprendizaje, etc. Pero hay muchos trastornos que pueden aparecer antes de éste en el cuadro clínico.

Reaccionar, hablar de ello y buscar ayuda

El embarazo es un momento emocionalmente muy intenso. Enterarse de que has bebido alcohol durante el embarazo puede provocar sentimientos de vergüenza y culpa. Pero es importante poder hablar de ello libremente con profesionales experimentados que puedan dar los mejores consejos y ofrecer más pruebas si es necesario. Habla con tu médico, ginecólogo, matrona o un terapeuta si tienes problemas con el alcohol. Estos profesionales no están ahí para juzgar sino para acompañar. Pueden intervenir a diferentes niveles. Para las mujeres con dificultades con el alcohol y que desean quedar embarazadas, pueden ofrecerles cuidados específicos. Si la mujer ya está embarazada, puede ir a un centro de atención, apoyo y prevención de la adicción.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.