Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

¿Te dicen tu familia y amigos que tienes un resplandor de embarazada? Este es uno de los muchos cambios que tu piel experimentará durante el embarazo debido a las hormonas y al estiramiento de tu piel para que puedas tener a tu bebé dentro de ti. Las mujeres embarazadas experimentan un aumento en el volumen de la sangre que permite un incremento adicional de sangre en el útero para satisfacer las necesidades metabólicas del feto. También se produce un abastecimiento mayor de sangre a los órganos de tu cuerpo, especialmente los riñones. La mayor cantidad de sangre trae consigo más sangre a los vasos sanguíneos incrementando la secreción de grasas por las glándulas sebáceas.

La piel en el embarazo

Algunas mujeres desarrollan manchas de color marrón o amarillento llamados cloasma o "la máscara de la embarazada" en sus rostros. Y algunas también desarrollaran una línea oscura justamente en el medio de la parte inferior del abdomen, conocida como la línea negra, al igual que hiper-pigmentación (oscurecimiento de la piel) de los pezones, de los genitales externos, y la región anal. Estos cambios son producidos por las hormonas del embarazo, las causantes de que el cuerpo produzca más pigmentación. El cuerpo puede que no produzca este exceso de pigmentación de manera uniforme, por ello, incluso las partes de la piel más oscuras tendrán manchas de tonos distintos. Desgraciadamente, el cloasma no puede prevenirse, pero aplicarse protector solar y evitar la exposición a los rayos UV puede disminuir su efecto.

El acné es común durante el embarazo porque las glándulas sebáceas de la piel incrementan la producción de grasa.

Las pecas o los lunares que tenías antes de tu embarazo puede que se vuelvan más grandes y oscuros. Incluso la areola, el área alrededor del pezón, se vuelve más oscura. Exceptuando este oscurecimiento, el cual es generalmente permanente, probablemente estos cambios desaparecerán después de que des a luz. Muchas mujeres también experimentan erupciones, ocasionadas por la humedad y el sudor durante el embarazo.

En general, el embarazo puede ser un período donde la mujer también experimenta ciertos picores. El estiramiento de la piel del abdomen puede causar que la piel pique y tenga presencia de escamas debidas a la piel seca. Tu doctor puede recomendarte cremas para calmar la piel seca o con picor.

Volver