Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La pregorexia es la obsesión por mantenerse delgada durante todo el embarazo.

Últimamente se han puesto de moda las dietas de adelgazamiento para conservar el cuerpo como una sílfide los nueve meses del embarazo. Los médicos alertan sobre este error y desaconsejan totalmente seguir ese tipo de dietas.

pregorexia

Durante la gestación es inevitable subir de peso. La futura madre debe tener en cuenta que esos kilos corresponden a:

  • El peso del bebé 3,500 Kg
  • El peso de la placenta 1 Kg
  • El aumento del útero entre 1,5 y 2 Kg
  • El líquido amniótico 500 gramos
  • El aumento del volumen plasmático de la madre de 4 a 6 litros

Todo este conjunto da una media de 10 kilos, que desaparecerán después del parto. Se desaconseja superar los 15 kilos durante el embarazo.

Por otro lado no superar los 6 o 7 kilos durante la gestación puede ser perjudicial para el feto, una dieta inadecuada y pobre puede ocasionar malformaciones del sistema nervioso central y del feto en general, retraso del crecimiento del feto, mayor riesgo de muerte fetal, mayor sufrimiento del bebé durante el parto, partos prematuros, etc.

Las mujeres más propensas a caer en la pregorexia suelen tener muy baja autoestima, son muy inseguras, muy exigentes con ellas mismas y probablemente con antecedentes de anorexia, por lo que les da pánico engordar durante el embarazo.

Cuando una mujer embarazada tiene antecedentes de anorexia, se está tratando en la actualidad o siente terror ante la subida de peso, es muy importante que sea controlada durante todo el embarazo por los profesionales adecuados: psicólogo, nutricionista, ginecólogo…

Recuerda la importancia de seguir una dieta sana y equilibrada durante el embarazo compuesta de:

  • Frutas y verduras de hojas verdes a diario.
  • Lácteos a diario.
  • Pescado 4 veces a la semana.
  • Huevos 2 veces a la semana.
  • Pasta 1 vez a la semana.
  • Legumbres 1 vez a la semana.
  • Arroz 1 vez a la semana.
  • Carnes blancas: pollo/pavo 3 veces a la semana.
  • Carnes rojas 2 veces a la semana (acompañar con cítricos para absorber mejor el hierro).
Volver