Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

sintomas preeclampsia

La preeclampsia leve afecta hasta el 10% de los embarazos primerizos, mientras que la preeclampsia más severa afecta entre el 1-2% de los embarazos. La preeclampsia es grave tanto para la madre como para el bebé, por lo que la matrona o el médico buscarán cualquier signo de la afección en los controles prenatales.

La preeclampsia rara vez ocurre antes de la semana 20 del embarazo y la mayoría de los casos no ocurre hasta el tercer trimestre. Sin embargo, a veces puede ocurrir después del nacimiento, generalmente en los primeros días y de forma más infrecuente en las primeras semanas.

¿Qué es la preeclampsia?

No se conoce la causa exacta, pero se cree que es el resultado de un problema con la placenta; el órgano que vincula el suministro de sangre del bebé con las madres.

¿Cuáles son los síntomas o signos de preeclampsia?

Los primeros síntomas o signos de preeclampsia son presión arterial alta y proteína en la orina. En los controles prenatales, la matrona medirá la presión arterial, controlará la orina y preguntará acerca de síntomas característicos como la hinchazón.

A medida que se desarrolla la preeclampsia aparecen más síntomas, que incluyen hinchazón repentina de las manos, cara y pies, dolores de cabeza intensos, luces borrosas o parpadeantes en la visión, dolor en la parte superior del abdomen, vómitos, aumento excesivo de peso debido a la retención de líquidos y sensación general de malestar.

Si experimentas alguno de esos síntomas, debes buscar atención médica de inmediato.

¿Quién puede sufrir preeclampsia?

Existe mayor riesgo cuando se es madre primeriza, en embarazos múltiples o si se ha tenido preeclampsia anteriormente.

Otros factores de riesgo incluyen un historial de la enfermedad en la familia, tener sobrepeso, tener más de 40 años o padecer de diabetes, enfermedad renal o presión arterial alta.

¿Cuáles son los riesgos?

Si no se diagnostica y monitoriza la preeclampsia, pueden desarrollarse algunas complicaciones poco comunes pero graves. Estos incluyen:

  • Eclampsia, un tipo de ataque que puede poner en peligro la vida tanto de la madre como del bebé.
  • Síndrome HELLP, que es un trastorno raro pero grave del hígado y la coagulación de la sangre.
  • Insuficiencia renal o hepática.
  • Derrame cerebral.

La preeclampsia también puede retrasar el crecimiento del bebé; en casos graves, hay sufrimiento fetal, por lo que la única opción es el parto inmediato, incluso si eso significa que el bebé nazca prematuramente.

¿Cuál es el tratamiento de la preeclampsia?

La preeclampsia solo se puede curar al dar a luz al bebé, por lo que la embarazada será monitoreada de cerca hasta que el parto sea posible. Tendrá que dar a luz en el hospital. Si la preeclampsia es grave, ingresará en el hospital, donde es posible que se requiera un parto inmediato, incluso si el bebé nace prematuramente. Se le dará una cita de seguimiento después del parto.

Una vez que se ha tenido preeclampsia, aumenta el riesgo de desarrollarla en un futuro embarazo, especialmente si fue grave. También tiene un mayor riesgo de hipertensión (presión arterial alta) y enfermedad cardiovascular en el futuro.

Es especialmente importante cuidar la salud cardiovascular después del embarazo manteniendo un peso normal, siendo activa, siguiendo una dieta saludable y no fumando.

Es importante hablar con el personal médico durante los controles para analizar cómo mantener bajos los factores de riesgo.

Volver