Guía para la inducción del parto

Me van a inducir el parto. ¿Qué debo esperar?

El objetivo de cualquier profesional de la salud es llevar todos los embarazos a término, es decir, a las 39 semanas. Esto significa que, por lo general, no se debería inducir el parto de forma electiva antes de ese momento; sin embargo, pueden darse ciertas situaciones en las que los procesos naturales de tu cuerpo necesiten un pequeño empujón en la dirección correcta.

¿Qué significa ser inducida?

Ser inducida significa simplemente que las contracciones del parto se inician con medicamentos u otros métodos porque no comienzan de forma natural. Hay una serie de pasos que el médico seguirá para intentar inducir el parto, y la mayoría de las mujeres no tienen que pasar por todos ellos.

Razones por las que el médico podría inducir el parto

Tu bebé va a nacer más tarde de lo previsto

Si ha llegado el momento de que tu bebé haga su debut, pero tu cuerpo no da señales de acción, tu médico podría inducir el parto alrededor de la marca de la semana 42.

Tienes complicaciones

Afecciones como la preeclampsia, la diabetes gestacional, problemas con la placenta o con el líquido amniótico hacen que sea arriesgado seguir con el embarazo. Tu médico puede optar por inducir el parto tan pronto como sea seguro para reducir los efectos de estos riesgos.

Rotura de aguas, pero sin contracciones

Si has roto aguas, pero las contracciones no empiezan por sí solas en 24 horas, es posible que tu médico tenga que iniciarlas por ti.

Vives lejos del hospital

Si vives lejos del hospital, tu médico puede optar por inducir el parto para minimizar el riesgo de no llegar a tiempo. Por término medio, las madres repetidoras experimentan un parto mucho más corto que el de la primera vez, así que si tu primer bebé vino muy rápido, tu médico podría decidir inducir el segundo para asegurarse de que estás en el hospital cuando lo necesitas. Esto se conoce como inducción electiva porque se planifica con antelación y no se produce antes de las 39 semanas.

¿Cómo funciona?

Como se ha mencionado anteriormente, hay una serie de pasos que el médico seguirá para inducir el parto. Es bastante raro que un médico tenga que pasar por todos los pasos para iniciar el parto, pero es posible.

Lo primero que intentará el médico es madurar el cuello del útero.

Normalmente, en el parto natural, el cuello del útero se abre, se ablanda y se dilata para preparar al bebé. Es posible que tu médico tenga que mover las cosas por sí solo, y lo hará aplicando una forma tópica de la hormona prostaglandina en tu cuello uterino. Al cabo de unas horas, el parto podría estar bien encaminado; si no es así, el médico continuará con la cadena de pasos para inducir el parto con éxito.

Si la bolsa amniótica sigue intacta, es decir, que no se ha roto la bolsa, el médico puede iniciar el proceso pasando el dedo por las finas membranas que la conectan; el objetivo no es romper la bolsa, aunque es una posibilidad. El objetivo de tu médico es animar a tu útero a liberar prostaglandina como lo haría de forma natural si el parto estuviera empezando. Esto debería hacer que el cuello del útero se ablande y que comiencen las contracciones. Esto se llama "desprendimiento de la membrana".

Si tu cuello uterino ha empezado a dilatarse, pero aún no has roto aguas, tu médico podría romperlas artificialmente. Lo hará con un instrumento que parece una aguja de ganchillo larga con la punta afilada, pero no te preocupes, aunque no sea la experiencia más cómoda, no debería ser dolorosa.

Si nada de lo que intente tu médico provoca contracciones regulares, empezará a administrarte lentamente Pitocin por vía intravenosa. La pitocina es una forma sintética de la hormona natural oxitocina y debería inducir las contracciones. Las contracciones suelen comenzar unos 30 minutos después de que se te haya administrado la medicación, y suelen ser más fuertes, regulares y frecuentes que las contracciones naturales del parto. Si deseas una epidural, debes preguntar a tu médico si puede iniciarla mientras se te administra el Pitocin, para que estés lista cuando comience el parto.

¿Cuándo es la cesárea la mejor opción?

Hay excepciones a todas las reglas cuando se trata del embarazo y del cuerpo humano, lo que significa que hay ciertas situaciones en las que no se debe inducir el parto; en estas situaciones, el médico recomendará una cesárea. A continuación, te indicamos algunas razones por las que podrías tener una cesárea en lugar de una inducción:

  • Si es necesario un parto inmediato, es decir, si no hay tiempo que perder.
  • Si hay alguna duda de que tu bebé pueda pasar por la pelvis.
  • Si has tenido una cesárea antes y ahora intentas un parto vaginal.
  • Si la placenta está cerca o cubre el cuello del útero.
  • Si hay un prolapso del cordón umbilical, es decir, que se ha deslizado hacia la vagina antes que la cabeza del bebé.
  • Si tienes un brote de herpes genital.
  • Si tienes varios bebés.
  • Si tu bebé viene de nalgas.

Ten en cuenta que el objetivo de tu médico es minimizar las intervenciones lo mejor posible, y sólo te inducirá el parto o te recomendará una cesárea si lo considera necesario.

También te puede interesar leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Compártelo con tus amigos