¿Cómo es la vida social del feto en el útero?

En el vientre materno, el feto percibe, experimenta y memoriza emociones. ¿Podemos decir que ya está aprendiendo? ¿Son estas primeras experiencias decisivas para el bebé y el individuo en que se convertirá?

La ciencia actualiza constantemente las capacidades sensoriales y perceptivas del feto; en general, se le percibe como un ser frágil, sujeto a las influencias, tanto buenas como malas, de la madre o de su entorno. Por ello, en muchas culturas, las mujeres embarazadas son sometidas a una serie de comportamientos restrictivos. Al mismo tiempo, es un momento en el que se beneficia de una protección y atención especiales.

Hasta hace unas décadas, el bebé era visto como un ser profundamente inmaduro y con muy pocas habilidades. No sólo se han descubierto habilidades muy tempranas en los bebés, sino también en el feto.

¿Cuáles son las habilidades intrauterinas del bebé?

Son principalmente sensoriales y el diálogo se establece desde el principio del embarazo, a través de las palabras, las caricias y los ritmos de la madre.

Audición

El oído externo comienza a formarse en la 8ª semana de gestación y los pequeños huesos vibratorios que permitirán la audición se forman alrededor de la 15ª semana. Las primeras sensaciones que se reciben son las vibraciones. Con la maduración, los sonidos reales se perciben a partir del 4º mes de embarazo, pero es durante el 5º mes cuando el feto comienza a apreciarlos.

Primero oye el gorgoteo de los intestinos y los latidos del corazón de la madre; las frecuencias que mejor atraviesan la pared intestinal son los sonidos graves; los ruidos intensos o inesperados le harán saltar (aceleración del ritmo cardíaco); la música le llega: el bebé expresa su placer moviéndose más intensamente. El sonido que mejor oirá sigue siendo la voz de la madre, a través de las vías respiratorias y los conductos internos. La asociación de la voz con la música crea un vínculo inestimable, que la futura madre haría mal en negarse a sí misma.

Tacto

El tacto es el primer sentido que se desarrolla en el útero. Los receptores cutáneos aparecen ya en el segundo mes de embarazo alrededor de la boca; en la undécima semana toda la cara está equipada y en la vigésima semana estos receptores ocupan todo el cuerpo. Al mismo tiempo, se construyen las vías nerviosas para transmitir la información táctil al cerebro. El bebé ya empieza a construir un registro de experiencias intrauterinas al sentir, tocar y chupar su entorno; está descubriendo su cuerpo y el de su madre. Durante las últimas semanas del embarazo, el bebé responde a las caricias y a los roces, con pequeños golpecitos o deslizamientos donde se le toca.

Gusto y olfato

El bebé nace con todo un equipo de alto rendimiento, ya perfeccionado por las experiencias gustativas y olfativas que se le ofrecen durante el embarazo. Los receptores olfativos aparecen entre la 8ª y la 11ª semana de gestación, los gustativos durante la 12ª semana. La maduración se completa en la semana 30. Es el líquido amniótico el que transporta los sabores y olores que el bebé memoriza. Así, sabemos que los bebés indios aprecian los sabores picantes, los mediterráneos el aceite de oliva o el ajo...

Vista

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓

lista nacimiento

El sistema visual no está maduro al nacer, pero ya ha sido adquirido.

La vista no es el sentido más esencial para la vida en el útero, ya que el feto vive en la oscuridad de la cavidad uterina. Las primeras células visuales se establecen a partir de la 4ª semana y los nervios ópticos a partir de la 7ª semana; en la 20ª semana el bebé agita los párpados y realiza movimientos oculares en todas las direcciones. Al nacer, su visión es todavía borrosa e imprecisa, dirige su mirada hacia fuentes visuales y se siente atraído por movimientos, colores y formas.

Memoria

Sabemos que el bebé no nace virgen de todas las experiencias en el útero; ya están inscritas desde que es capaz de reconocer voces, música, olores y sabores. Esto es del orden sensorial, nada está realmente estructurado, pero sabe que ya se ha encontrado con algo similar y que ese algo tiene un significado para él. Esto asegura la continuidad entre su vida en el útero y su venida al mundo.

Los límites de la estimulación en el útero

Evidentemente, es bueno entrar en contacto con el feto, pero no debemos creer que por sobreestimularlo lo convertiremos en un superbebé, dotado de todas las capacidades intelectuales y artísticas. La atención diaria es más que suficiente para hacerlo feliz; acariciarlo, hablarle, escuchar música suave contribuirá a su desarrollo armonioso. Escuchar al bebé con amor es todo lo que necesita para nacer y luego crecer bien.

También te puede interesar leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Compártelo con tus amigos