Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

control latido feto

Monitorización fetal en el embarazo y el parto

Monitorear los latidos del corazón del feto es una forma de determinar su bienestar. El médico utiliza este procedimiento para evaluar el ritmo y la frecuencia cardíaca del feto. En circunstancias normales, su frecuencia cardíaca oscila entre 110 latidos y 160 latidos por minuto. Esta tasa puede cambiar según el entorno que el feto experimente en el útero.

¿Por qué los médicos controlan el latido del corazón fetal?

Los obstetras monitorean el latido del corazón del feto prácticamente en cada embarazo. Esto les permite controlar el bienestar del feto y buscar cualquier cambio que pueda estar relacionado con el embarazo o problemas relacionados con el parto.

Cuando acudes al obstetra para los controles prenatales, es bastante común que el médico controle los latidos cardíacos del feto. Además, si te aplican medicamentos para el trabajo de parto prematuro, la monitorización de los latidos cardíacos fetales le permite al médico controlar los efectos del medicamento en el bebé.

La monitorización del latido cardíaco fetal a menudo se usa para embarazos de alto riesgo. Es un procedimiento común entre mujeres con condiciones tales como:

Si la frecuencia cardíaca del feto es anormal, podría significar que el feto no está recibiendo cantidades suficientes de oxígeno o hay otros problemas. El monitoreo de los latidos del corazón le permite al médico asegurarse de que todo esté bien con el bebé durante el embarazo y durante el parto.

Métodos utilizados para controlar el latido cardíaco fetal

Los obstetras usan dos métodos principales para controlar el latido del corazón de un feto. El monitoreo puede ser externo o interno.

  • Monitorización externa del latido cardíaco fetal:

Existen diferentes métodos para monitorear el latido del corazón del feto externamente. El método adoptado dependerá de tu médico.

Por lo general, la monitorización externa implica escuchar y/o registrar los latidos cardíacos del feto a través de tu abdomen.

El dispositivo más comúnmente utilizado para controlar los latidos cardíacos fetales es el ultrasonido Doppler. Este es un dispositivo de mano que usa un gel como conductor. El transductor se mueve alrededor del abdomen hasta que se detecta el latido cardíaco y se conduce a un monitor electrónico. Este método se usa a menudo durante las visitas prenatales.

Cuando comienza el parto, el obstetra puede optar por la monitorización cardíaca fetal continua. El transductor del ultrasonido se fija al abdomen con una cinta y esto continuamente conduce la frecuencia cardíaca y el patrón fetal a la pantalla de una computadora. La velocidad y el patrón se pueden imprimir para verificar detalles minuciosos.

  • Monitoreo interno del latido del corazón fetal:

Si hay un embarazo de alto riesgo, el médico puede optar por la monitorización interna del latido cardíaco del feto.

Aquí, un transductor electrónico se fija en el cuero cabelludo del feto a través de la abertura cervical. Este tipo de monitoreo se considera más preciso y consistente en comparación con el monitoreo externo.

La mayoría de las veces, el monitoreo interno se usa en el momento del parto. Las contracciones uterinas, así como la frecuencia cardíaca fetal se controlan simultáneamente y ambos pueden examinarse y compararse.

Monitorear los latidos cardíacos del feto durante el embarazo y el parto puede detectar posibles problemas desde el principio y permitir que el médico tome medidas mientras haya tiempo. Por ejemplo, la monitorización externa a menudo se utiliza como una prueba sin estrés para controlar y evaluar la frecuencia cardíaca del feto mientras el bebé se mueve y no se mueve. Cuando se combina con la ecografía, esta prueba puede darle al médico una buena idea sobre la cantidad de líquido amniótico presente en el útero. El monitoreo también les permite a los médicos saber cuándo el feto puede soportar el estrés del parto vaginal. De lo contrario, los médicos realizarán una cesárea para dar a luz al bebé.

Los médicos usan la monitorización del latido cardíaco del feto para controlar a la madre y a su bebé y más cuando hay un embarazo de alto riesgo.

Volver