tatuajes embarazo

¿Puedo hacerme un piercing o un tatuaje estando embarazada? ¿Puedo beneficiarme de la epidural aunque tenga un tatuaje en la espalda? ¿Se deformará mi tatuaje en la barriga durante el embarazo?

Tatuajes en el embarazo

Si estás pensando en hacerte un tatuaje después de descubrir que estás embarazada, hay algunas cosas que debes tener en cuenta antes de reservar una cita.

¿Se puede tatuar una mujer estando embarazada?

El tatuaje está altamente desaconsejado durante el embarazo.

La principal preocupación es la infección, por lo que no es recomendable hacerse un tatuaje cuando estás esperando un bebé. Hacerse un tatuaje conlleva el riesgo de contraer virus transmitidos por la sangre, que incluyen la hepatitis B, la hepatitis C y también el VIH-SIDA. Estos pueden contraerse con el uso de una aguja sucia y se pueden transmitir al bebé durante o después del embarazo.

Aunque los riesgos de infección son relativamente pequeños, hay muchos sitios aún donde la industria no está regulada, lo que significa que los estándares de seguridad pueden variar mucho de un profesional a otro. Recuerda que durante la gestación el sistema inmunitario de la mujer embarazada está debilitado, por lo que no es el momento de que se exponga a ninguna infección.

Otro riesgo de hacerse un tatuaje durante el embarazo es que la forma del diseño puede cambiar después del parto. La piel de una mujer embarazada no tiene la misma superficie debido al aumento de peso por el almacenamiento de grasa, o al edema. Por lo tanto, el tatuaje puede retraerse una vez finalizado el parto.

Tampoco está claro el efecto que las tintas pueden tener en un bebé en desarrollo. También vale la pena tener en cuenta que, durante el embarazo, la piel puede reaccionar de manera diferente a la tinta del tatuaje, incluso si ya te has hecho tatuajes anteriormente, y puedes sufrir una reacción alérgica que puede ir desde leve hasta potencialmente mortal.

lista nacimiento

¿Cambiará mi tatuaje después del embarazo?

Si ya tienes un tatuaje, especialmente en una zona como el abdomen, es posible que cambie. Incluso con el mismo peso, la morfología de una mujer que ha tenido un hijo puede cambiar. Por ejemplo, puede tener una pelvis más ancha, acumular más grasa en los muslos o sufri cambios en el tamaño de los pechos tras la lactancia.

Así que recuerda hidratar las zonas donde tengas un tatuaje para mejorar la elasticidad de la piel.

Si busca zonas de piel que no estén expuestas a variaciones de peso, opta por la parte superior de la espalda, las muñecas y las piernas, pero por debajo de la rodilla (tobillo, pie...).

Tengo un tatuaje en la espalda: ¿Puedo usar epidural?

Incluso si tienes un tatuaje en la espalda, puedes beneficiarte de la epidural. Los anestesistas intentan no pinchar donde hay tinta. Si esto no es posible, a veces hacen una pequeña incisión para evitar arrastrar los pigmentos a lo más profundo de la piel.

Por eso, si quieres hacerte un tatuaje en la parte baja de la espalda antes de tener un bebé, debes elegir un diseño que no esté completamente "lleno" de tinta.

¿Puedo dar el pecho si tengo un tatuaje en las mamas?

No te preocupes, no hay ningún problema en este sentido. La única repercusión puede ser estética, ya que la lactancia provoca una gran variación de volumen en el pecho.

Piercing y embarazo

¿Puedo hacerme un piercing durante el embarazo?

Se aconseja no hacerse un piercing durante el embarazo.

El riesgo infeccioso está presente, con, en el peor de los casos, la transmisión de virus como el VIH o una hepatitis si los instrumentos están sucios o mal esterilizados. La zona del piercing también puede infectarse, lo que es aún más frecuente que con el tatuaje porque el tiempo de cicatrización suele ser mayor. Además, el sistema inmunitario de la mujer embarazada está debilitado. El tratamiento de una infección en una mujer embarazada puede adquirir proporciones inusuales.

Al igual que con un tatuaje, el piercing puede generar un cierto estrés y un dolor que el feto podrá sentir. Además, no es posible utilizar crema anestésica en la mujer embarazada.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Compártelo con tus amigos