Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Durante el embarazo las necesidades nutricionales serán ligeramente mayores, pero esto no significa que tengas que comer por dos.

cuidado-alimentacion

La alimentación debe ser completa y variada, nunca abundante. A lo largo del embarazo tu peso debe aumentar de 9-13 kilos.

Debes aumentar en tu dieta:

  • Los alimentos ricos en hierro (hígado, carnes rojas, frutos secos, huevos, lentejas, espinacas, soja).
  • Los alimentos ricos en ácido fólico (espárragos, espinacas, aguacates, tomates, fresas, plátanos), ricos en yodo (sobre todo pescados) y ricos en calcio (lácteos), todos necesarios para el buen desarrollo de tu hijo/a.
  • Los alimentos proteínicos como carne y pescado. Tómalos a la plancha, al horno, hervidos o al vapor, sobre todo en caso de sobrepeso.
  • El consumo de frutas, verduras, pan integral, arroz, pastas y legumbres.
  • El pescado azul, aceite de oliva, girasol o maíz aportan ácidos grasos esenciales, por eso debes tomarlos regularmente.
  • El consumo de leche. Debe tomar de ½ a 1 litro de leche al día a ser posible desnatada (1 vaso de leche equivale a 1 yogur y medio).
  • Bebe de 1 a 1 ½ litros de agua al día, ya que además de muchos otros beneficios, va a favorecer el tránsito intestinal, evitando el estreñimiento.

Debe reducir en su dieta:

  • El consumo de los alimentos con excesivas grasas de origen animal, como tocino, mantequilla, embutidos, etc.
  • El consumo de comidas con mucho azúcar, como pasteles, dulces y sobre todo la bollería industrial.
  • Evita comer carne cruda o curada como el jamón.
  • Evita tomar bebidas estimulantes como café, té, alcohol y bebidas con gas.

Su dieta debe ser:

  • Variada.
  • Equilibrada.
  • Fraccionada (al menos 5 comidas al día).
  • Horarios regulares.
  • Desayunos abundantes.
  • Pobre en grasas saturadas y rica en ácidos grasos esenciales.
  • Preferiblemente consume alimentos frescos y de elaboración sencilla, limitando los precocinados y enlatados.
  • Modera el consumo de rebozados y frituras.
  • Aumenta la ingesta de fibra.
  • Asegura una adecuada ingesta de lácteos pobre en grasas (desnatados y semidesnatados).

Ejemplo de una dieta equilibrada:

  • Lácteos: 3 raciones al día.
  • Carne, pescado, huevos: De 3-4 raciones a la semana.
  • Verduras: Al menos dos veces al día.
  • Fruta: De 2-3 piezas diarias.
  • Legumbres: De 2-3 veces por semana.
  • Patatas, arroz, pasta: De 2-3 veces por semana.
  • Pan integral: De 1-3 rebanadas al día.
  • Aceite de oliva: Al menos 1 cucharada al día.
  • Agua: De 4-8 vasos al día.
  • Utilizar sal yodada.

Fuente: Hospital universitario de Ceuta

Volver