Antojos embarazo

¿Qué son los antojos de embarazo?

Tienes aproximadamente 12 semanas de embarazo y de repente te apetece comer nachos. Montones y montones de nachos. Pero cuando estás haciendo cola para la comida mexicana, te das cuenta de que nada iría mejor con los nachos que un tazón de fresas y crema batida. Cuidado: tus antojos de embarazo están oficialmente en pleno apogeo. Aquí te contamos por qué ocurren los antojos durante el embarazo y qué significan. También hablaremos sobre cuánto duran y si es seguro darse el capricho.

¿Qué causa los antojos de embarazo?

Es común durante el embarazo anhelar combinaciones extrañas de alimentos o cosas que nunca antes has querido comer. Pero los médicos no saben exactamente por qué las mujeres embarazadas sienten la necesidad de sabores, texturas o combinaciones de sabores específicos. Las hormonas que cambian rápidamente podrían ser las culpables. Los antojos también pueden ocurrir debido al trabajo adicional que hace el cuerpo para producir rápidamente mucha más sangre. O podría ser tan simple como la comodidad que brindan ciertos alimentos a medida que el cuerpo cambia.

¿Cuándo comienzan los antojos de embarazo?

Para la mayoría de las mujeres, los antojos comienzan en el primer trimestre, alcanzan su punto máximo durante el segundo trimestre y disminuyen en el tercero. Los médicos dicen que pocos antojos continúan después del parto, por lo que no seguirás comiendo las mismas cosas extrañas para siempre. De hecho, muchas mujeres tienen un antojo por un día o dos, otro antojo por uno o dos días diferentes, y así sucesivamente.

¿Qué son las aversiones alimentarias?

Las aversiones alimentarias son lo opuesto a los antojos. Pueden crear algunos sentimientos igualmente inusuales. Los antojos y las aversiones alimentarias durante el embarazo generalmente comienzan aproximadamente al mismo tiempo. La carne, normalmente un alimento básico, a menudo se rechaza durante el embarazo. La vista y el olor de la carne cruda, el olor y la textura de la carne preparada pueden ser demasiado repugnantes para algunas mujeres embarazadas.

¿Qué tipos de antojo puedo tener?

La mayoría de los antojos de embarazo son personales, inofensivos e incluso pueden ser algo graciosos. Algunos de los alimentos deseados más comúnmente son:

  1. Dulces, chocolate y helados.
  2. Lácteos, como queso y crema agria.
  3. Carbohidratos con almidón.
  4. Frutas.
  5. Vegetales.
  6. Comida rápida, como cocina china o pizza.

Otros antojos:

  • Huevos cocidos con rábano picante.
  • Champiñones al ajillo bañados en crema pastelera.
  • Zanahoria rallada mezclada con salsa de tomate.

Para algunas, las combinaciones extrañas de alimentos son más satisfactorias.

La mayoría de los antojos son por carbohidratos: papas fritas, galletas, panes. Algunas desean alimentos que no les gustaban antes.

¿Cuándo debería ver a un médico acerca de sus antojos de embarazo?

Algunos antojos pueden ser peligrosos y una señal de que necesitas ver a un médico. Si tienes un fuerte deseo de comer tierra, jabón u otros artículos no alimentarios durante el embarazo, puedes tener pica, una afección potencialmente venenosa. Si bien solo un pequeño número de mujeres ansía el alcohol o las drogas durante el embarazo, el peligro para el bebé es demasiado grande como para darse por vencida. Habla con tu médico acerca de esto para mantener al bebé seguro.

Recuerda

Incluso si solo quieres papas fritas en cada comida, asegúrate de prestar atención a la cantidad que estás comiendo. La mayoría de los médicos dicen que ocasionalmente ceder a los antojos altos en sal, grasas y carbohidratos no es un gran problema, especialmente si los antojos solo duran poco tiempo. Pero toma nota: una dieta estable de alimentos poco saludables con alto contenido de grasa, azúcar o productos químicos puede provocar un aumento de peso excesivo, diabetes gestacional u otros problemas que pueden durar más allá del nacimiento de del bebé.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.