Complicaciones después del parto

Cuando tienes un recién nacido, los días y las noches pasan volando y vives centrada solo en el bebé (y preguntándote si alguna vez volverás a dormir toda la noche). Con la alimentación casi constante, el aseo, el balanceo y la atención que requiere un recién nacido, puede llevar fácilmente a que te olvides de cuidar de ti.

Es absolutamente razonable experimentar algo de dolor e incomodidad en las semanas posteriores al parto, pero también es esencial saber dónde termina "lo normal". Algunas complicaciones posparto, si no se abordan, pueden interferir con la curación y causar problemas duraderos.

Recuerda: tu bebé necesita muchas cosas, pero una de las más importantes eres tú. Tómate tiempo para escuchar a tu cuerpo, cuidarte y hablar con un médico sobre cualquier inquietud.

En este artículo te contamos algunas de las complicaciones posparto más comunes y cuándo debes consultar con tu equipo médico.

Sangrado excesivo

Si bien el sangrado después del parto es normal, y la mayoría de las mujeres sangran de 2 a 6 semanas, algunas mujeres pueden experimentar sangrado excesivo después del parto.

El sangrado posparto normal generalmente comienza inmediatamente después del parto, ya sea que el parto ocurra por vía vaginal o por cesárea. Es normal inmediatamente después del nacimiento sangrar mucho y expulsar mucha sangre roja y coágulos.

Sin embargo, en los días posteriores al nacimiento, el sangrado debe comenzar a disminuir y, con el tiempo, debes comenzar a notar un flujo reducido de sangre más oscura que puede durar semanas. Si bien puede haber aumentos temporales en el flujo con una mayor actividad física o después de la lactancia, cada día debería traer un flujo más ligero.

Cuándo consultar con el médico
  • Si el flujo sanguíneo no se ha ralentizado y continúa pasando coágulos grandes o eliminas sangre roja después de 3 a 4 días.
  • Si el flujo sanguíneo se ha ralentizado y de repente comienza a volverse más pesado o vuelve a un color rojo brillante después de volverse más oscuro o más claro.
  • Si experimentas dolor o calambres significativos junto con un aumento en el flujo.

Una variedad de problemas puede causar sangrado excesivo. De hecho, el esfuerzo excesivo puede causar un aumento temporal. Esto a menudo se remedia descansando. Puede resultar complicado, pero tómate el tiempo para sentarte y mientras abrazas a tu precioso bebé.

Sin embargo, las causas más graves, como la retención de la placenta o la incapacidad del útero para contraerse, pueden requerir intervención médica o quirúrgica.

Si tienes alguna pregunta, habla con tu médico sobre tus inquietudes.

Infección

Dar a luz no es broma. Puede causar puntos de sutura o heridas abiertas por varias razones.

Por desagradable que sea pensar, el desgarro vaginal durante el parto es una realidad para muchas madres primerizas, e incluso segundas, terceras y cuartas. Esto a menudo requiere puntos de sutura.

Si das a luz por cesárea, recibirá puntos o grapas en el sitio de la incisión.

Si tienes puntos de sutura en el área vaginal o perineal, usa agua tibia después de usar el baño. (Asegúrate de limpiar siempre de adelante hacia atrás). Puedes usar una almohada con forma de rosquilla para reducir las molestias al sentarte.

Si bien es normal que los puntos y desgarros causen algunas molestias a medida que se cura, no es parte de la curación saludable que el dolor aumente repentinamente. Este es uno de los signos de que el área podría estar infectada.

Algunas mujeres también experimentan otras infecciones, como infecciones urinarias, renales o vaginales después del parto.

Cuándo consultar con el médico

Los signos de infección incluyen:

  • Dolor creciente
  • Fiebre
  • Rojez
  • Calor al tacto
  • Flujo
  • Dolor al orinar

Cuando una infección se detecta temprano, el curso típico de tratamiento es una simple ronda de antibióticos.

Sin embargo, si una infección avanza, es posible que necesite un tratamiento más agresivo o requiera hospitalización. Por lo tanto, es esencial contactar a su médico de inmediato si sospecha una infección.

Incontinencia o estreñimiento

Estornudar y orinarse no es divertido para nadie, pero también es perfectamente normal. La incontinencia urinaria inmediatamente después del nacimiento es más común de lo que piensas. Y no es peligroso, pero esta complicación puede causar molestias, vergüenza e inconvenientes.

A veces, una simple rutina de ejercicios en el hogar, como Kegels, puede tratar el problema. Si tienes un caso más extremo, es posible que necesites intervención médica para obtener alivio.

También puedes experimentar incontinencia fecal, posiblemente debido a músculos debilitados o lesiones durante el parto. No te preocupes, es probable que esto también mejore con el tiempo. Mientras tanto, usar compresas puede ser útil.

Estreñimiento. Si bien no poder retenerlo puede ser un problema, no poder ir es otro. Desde esa primera caca posparto y más allá, puedes verte luchando con el estreñimiento y las hemorroides.

Los cambios en la dieta y mantenerse hidratada pueden ayudar a mantener las cosas en movimiento. También puedes usar cremas o almohadillas para tratar las hemorroides. Habla con tu médico antes de tomar laxantes u otros medicamentos.

Cuándo consultar con el médico

Muchas mujeres descubrirán que la incontinencia urinaria o fecal disminuye significativamente en los días y semanas posteriores al parto. Si no es así, el médico puede sugerirte algunos ejercicios para fortalecer el área del piso pélvico. En algunos casos, es posible que necesites más tratamiento médico o quirúrgico.

Lo mismo es cierto para el estreñimiento o las hemorroides. Si continúan siendo un problema en las semanas posteriores al nacimiento, o si los síntomas empeoran, el médico puede sugerirte tratamientos adicionales para aliviar el problema.

Dolor en los senos

Ya sea que elijas amamantar o no, el dolor y las molestias en los senos son una complicación común durante el período posparto.

Cuando llega la leche, generalmente de 3 a 5 días después del nacimiento, puedes notar una hinchazón y molestias significativas en los senos.

Si no estás amamantando, puede encontrar que el alivio del dolor de la congestión es un desafío. Usar compresas frías o calientes, tomar medicamentos de venta libre para aliviar el dolor y tomar duchas calientes puede ayudar a aliviar los dolores.

Si eliges amamantar, también puedes experimentar dolor e incomodidad en el pezón a medida que tanto tú como el bebé comiencen a aprender a agarrarse correctamente y amamantar.

Sin embargo, la lactancia materna no debe seguir siendo dolorosa. Si los pezones comienzan a agrietarse y sangrar, visita a un consultor de lactancia, matrona o médico, para que te muestre cómo ayudar al bebé a agarrarse de una manera que no te cause dolor.

Ya sea que elijas amamantar o no, puedes estar en riesgo de mastitis en los primeros días de la producción de leche, y más allá, si decides amamantar. La mastitis es una infección mamaria que, si bien es dolorosa, generalmente se puede tratar fácilmente con antibióticos.

Cuándo consultar con el médico

Los síntomas de la mastitis incluyen:

  • Enrojecimiento del seno.
  • El seno se siente tibio o caliente al tacto.
  • Fiebre.
  • Síntomas parecidos a la gripe.

Si experimentas estos síntomas, es importante continuar amamantando, pero también consultar con el médico. La mastitis puede requerir antibióticos para tratar.

Depresión post-parto

Sentirse un poco arriba y abajo, o sentirse más llorosa de lo normal en las semanas posteriores al nacimiento es normal. La mayoría de las mujeres experimentan alguna forma de "baby blues".

Pero cuando estos síntomas duran más de unas pocas semanas o interfieren con el cuidado del bebé, puede significar que tienes depresión posparto.

Si bien la depresión posparto puede sentirse muy, muy difícil, es tratable y no tiene que causar culpa o vergüenza. Muchas mujeres que buscan tratamiento comienzan a sentirse mejor muy rápidamente.

Cuándo consultar con el médico

Si tú o tu pareja están preocupados de tener depresión posparto, visita a tu médico de inmediato. Se honesta y directa sobre tus sentimientos para que puedas obtener la ayuda que necesitas.

Otros problemas

Hay otras complicaciones graves después del parto que son menos comunes pero que deben abordarse de inmediato por tu salud y seguridad.

Algunos problemas que pueden afectar a las mujeres en la etapa posparto incluyen:

  • Septicemia.
  • Problemas cardiovasculares.
  • Trombosis venosa profunda.
  • Arritmias.
  • Embolia.
Cuándo consultar con el médico

Busca atención médica de emergencia si experimentas:

  • Dolor de pecho
  • Dificultad para respirar
  • Convulsiones
  • Pensamientos sobre hacerte daño a ti misma o al bebé.

Siempre consulta con el médico si experimentas:

  • Fiebre.
  • Pierna roja o hinchada que está caliente al tacto.
  • Sangrado que se desborda de la compresa en una hora o menos o coágulos grandes, del tamaño de un huevo.
  • Dolor de cabeza que no desaparece, especialmente con visión borrosa.
Recuerda

Es probable que los primeros días con el recién nacido incluyan agotamiento y algo de dolor e incomodidad. Conoce tu cuerpo, y si tienes signos o síntomas de que algo podría ser un problema, es importante consultar con el médico.

La mayoría de las visitas de salud posparto ocurren hasta 6 semanas después del parto. Pero no debes esperar para plantear cualquier problema que estés experimentando antes de que tenga lugar esa cita.

La mayoría de las complicaciones posparto son tratables.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.