Ansiedad después del parto

Es natural preocuparse después del nacimiento del bebé. Surgen muchas preguntas, ¿estará comiendo bien? ¿Durmiendo lo suficiente? ¿Alcanzando todos sus hitos? ¿Y qué hay de los gérmenes? ¿Alguna vez volveré a dormir? ¿Cómo se acumuló tanta ropa?

La preocupación es perfectamente normal, pero a veces es algo más. Si su ansiedad parece estar fuera de control, está nerviosa la mayor parte del tiempo o la mantiene despierta por la noche, es posible que tenga algo más que el nerviosismo propio de los nuevos padres.

Probablemente haya oído hablar de la depresión posparto (DPP). La depresión posparto es muy real y merece toda la atención.

Síntomas de ansiedad posparto

Tenga en cuenta que la mayoría (si no todos) los nuevos padres experimentan cierta preocupación. Pero los síntomas del trastorno de ansiedad posparto incluyen:

  • Preocupación constante o casi constante que no se puede aliviar.
  • Sentimientos de temor por las cosas que cree que pueden suceder.
  • Interrupción del sueño (sí, es difícil de identificar, ya que un recién nacido significa que su sueño se interrumpirá incluso sin tener ansiedad, pero piense en esto como despertarse o tener problemas para dormir en momentos en que su bebé duerme tranquilamente).
  • Pensamientos acelerados.

Como si todo eso no fuera suficiente, también puede tener síntomas físicos relacionados con la ansiedad posparto, como:

  • Fatiga.
  • Pálpitos del corazón.
  • Hiperventilación.
  • Transpiración.
  • Náuseas o vómitos.
  • Temblores.

Hay un par de tipos aún más específicos de ansiedad posparto: el trastorno de pánico posparto y el trastorno obsesivo compulsivo posparto (TOC). Sus síntomas coinciden con los de sus contrapartes no posparto, aunque pueden relacionarse más específicamente con la maternidad.

Con el TOC posparto, es posible que tenga pensamientos obsesivos y recurrentes sobre el daño o incluso la muerte de su bebé. Con el trastorno de pánico posparto, puede tener ataques de pánico repentinos relacionados con pensamientos similares.

Los síntomas de ataque de pánico posparto incluyen:

  • Falta de aliento o sensación de que se está ahogando o no puede respirar.
  • Miedo intenso a la muerte (para usted o su bebé).
  • Dolor en el pecho.
  • Mareo.
  • Corazón acelerado.

Ansiedad Vs. depresión post-parto

Se puede tener DPP y ansiedad posparto al mismo tiempo, pero también puede tener uno sin el otro. Entonces, ¿cómo los distingue?

Los dos pueden tener síntomas físicos similares. Pero con DPP, normalmente siente una tristeza abrumadora y puede pensar en hacerse daño a usted mismo o a su bebé.

Si tiene alguno o todos los síntomas anteriores, pero sin depresión intensa, puede tener un trastorno de ansiedad posparto.

Causas de ansiedad posparto

Seamos honestos: un nuevo bebé, especialmente el primero, puede provocar preocupaciones fácilmente. Y cuando cada nuevo producto que compra lleva consigo una etiqueta de advertencia con mayúsculas sobre el síndrome de muerte súbita infantil, no ayuda.

La preocupación puede convertirse en algo más. ¿Pero por qué sucede esto? Por un lado, durante todo el proceso de tratar de concebir, el embarazo y el posparto, las hormonas de su cuerpo van de cero a 60 y viceversa.

Pero por qué algunas mujeres tienen un trastorno de ansiedad posparto y otras no, es un misterio, dado que las fluctuaciones hormonales son universales. Si tuvo ansiedad antes de su embarazo, o si tiene miembros de la familia que la padecen, ciertamente está en mayor riesgo. Lo mismo ocurre con el trastorno obsesivo compulsivo.

Otros factores que pueden aumentar su riesgo incluyen:

  • Antecedentes de trastorno alimentario.
  • Pérdida previa del embarazo o muerte de un bebé.
  • Antecedentes de síntomas más intensos relacionados con el estado de ánimo con su período.

Un estudio encontró que las mujeres con aborto espontáneo o muerte fetal previa eran más propensas a tener ansiedad posparto.

Tratamiento para la ansiedad posparto

El paso más importante para obtener ayuda para la ansiedad posparto es recibir un diagnóstico.

Asegúrese de ir a su chequeo posparto con su médico. Sepa que puede, y debe, también programar una cita antes siempre que tenga síntomas preocupantes.

Tanto la ansiedad posparto como la DPP pueden afectar el vínculo con su bebé. Pero hay tratamiento disponible.

Después de hablar sobre sus síntomas con su médico, puede obtener medicamentos, una derivación a un especialista en salud mental o recomendaciones para suplementos o tratamientos complementarios.

Las terapias específicas que podrían ayudar incluyen la terapia cognitiva conductual (para ayudar a reducir el enfoque en los peores escenarios) y la terapia de aceptación y compromiso.

Ciertas actividades también pueden ayudarla a sentirse más en control, como:

  • Ejercicio.
  • Técnicas de relajación.

Perspectivas de ansiedad posparto

Con el tratamiento adecuado, puede recuperarse de la ansiedad posparto y vincularse con su bebé.

Es posible que sienta la tentación de posponer el tratamiento por pensar que desaparecerá en un tiempo. Pero la verdad es que la ansiedad puede aumentar rápidamente en lugar de resolverse por sí sola.

Recuerde, la tristeza después del parto es común, pero generalmente solo dura un par de semanas. Si está lidiando con preocupaciones y síntomas graves a largo plazo que se interponen en su vida y la del bebé, informe a su médico, y no tenga miedo de seguir hablando de ello si no mejora con el tratamiento inicial.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.