Riegos epidural

¿Qué es un bloqueo epidural?

El acto de dar a luz a un bebé hace honor a su nombre. El trabajo de parto es un trabajo duro y doloroso. Para que la experiencia sea más cómoda, las mujeres tienen algunas opciones para aliviar el dolor, incluidas la epidural y los bloqueos espinales. Así es como se diferencian:

  1. Bloqueo epidural. Combina analgésicos y analgésicos anestésicos, que se administran a través de un tubo en la espalda. El medicamento bloquea las señales de dolor antes de que lleguen al cerebro. Una vez que hayas recibido la inyección, perderás algo de sensibilidad debajo de la cintura, pero estarás despierta y podrás empujar cuando llegue el momento.
  2. Bloqueo espinal. Un bloqueo espinal también adormece de la cintura para abajo, pero el medicamento se administra mediante una inyección en el líquido que rodea la médula espinal. Funciona rápidamente, pero los efectos solo duran una o dos horas.
  3. Bloqueo espinal-epidural combinado: esta opción ofrece las ventajas de ambos tipos de anestesia. Va a funcionar rápidamente. El alivio del dolor dura más que un bloqueo espinal.

Tanto los bloqueos epidurales como los bloqueos espinal-epidural combinados hacen que el trabajo de parto sea una experiencia menos laboriosa y dolorosa, pero no están libres de riesgos. Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios, como presión arterial baja, picazón y dolor de cabeza. Aunque son raros, algunos efectos secundarios asociados con la epidural pueden ser graves.

Conocer estos efectos secundarios con anticipación puede ayudar a decidir qué opción elegir.

¿Cuáles son los efectos secundarios comunes?

Los efectos secundarios comunes van desde picazón hasta dificultad para orinar.

  • Picor

Algunos de los medicamentos que se usan en una epidural, incluidos los opioides, pueden provocar picazón en la piel. Un cambio de medicación puede aliviar este síntoma. El médico también podría dar medicamentos para aliviar la picazón.

  • Náuseas y vómitos

Los analgésicos opioides a veces pueden hacer que te sientas mal del estómago.

  • Fiebre

Las mujeres que reciben una epidural a veces tienen fiebre. Se desconoce la razón exacta del aumento de temperatura.

  • Dolor

Después de que nazca el bebé, es posible que sientas dolor de espalda, pero la sensación solo debería durar unos días. El dolor de espalda también es un efecto secundario común del embarazo, ya que el peso del abdomen ejerce una presión adicional sobre la espalda. A veces es difícil saber si la causa del dolor es la epidural o la tensión residual del peso adicional del embarazo.

  • Presión arterial baja

Alrededor del 14 por ciento de las mujeres que reciben un bloqueo epidural experimentan una caída en la presión arterial, aunque generalmente no es dañino. Un bloqueo epidural afecta las fibras nerviosas que controlan las contracciones musculares dentro de los vasos sanguíneos. Esto hace que los vasos sanguíneos se relajen, lo que reduce la presión arterial.

Si la presión arterial baja demasiado, puede afectar el flujo sanguíneo al bebé. Para reducir este riesgo, la mayoría de las mujeres reciben líquidos por vía intravenosa antes de que se coloque la epidural. También se controlará la presión arterial durante el trabajo de parto. Recibirás medicamentos para corregirlo, si es necesario.

  • Dificultad para orinar

Después de una epidural, los nervios que te ayudan a saber cuándo está llena la vejiga se adormecerán. Es posible que te inserten un catéter para vaciar la vejiga. Debes recuperar el control de la vejiga una vez que desaparezca el efecto de la epidural.

  • Problemas respiratorios

En casos raros, el anestésico puede afectar los músculos del pecho que controlan la respiración. Esto puede provocar respiración lenta u otros problemas respiratorios.

  • Dolor de cabeza intenso

Si la aguja epidural perfora accidentalmente la membrana que cubre la médula espinal y sale líquido, puede causar un fuerte dolor de cabeza. Esto solo ocurre en aproximadamente el 1 por ciento de los partos con epidural, según la Sociedad Estadounidense de Anestesiólogos. El dolor de cabeza se trata con analgésicos orales, cafeína y muchos líquidos.

Si estos no alivian el dolor de cabeza, el médico realiza un procedimiento llamado parche de sangre epidural. Se inyecta una pequeña muestra de sangre en el orificio. Cuando la sangre se coagula, el orificio se cierra y el dolor de cabeza debería detenerse. La mayoría de las nuevas madres obtienen alivio dentro de una o dos horas después de someterse a este procedimiento.

  • Infección

Cada vez que se crea una abertura en la piel, como con una aguja, las bacterias pueden ingresar y causar una infección. Es raro tener una infección por una epidural. Esto se debe a que la aguja es estéril y la piel se limpia antes de insertarla. Sin embargo, puede suceder. La infección también puede extenderse a otras partes del cuerpo, pero esto es aún más raro.

  • Incautación

En casos raros, una epidural puede desencadenar una convulsión si el analgésico entra en la vena. Una convulsión es temblores o convulsiones debido a una actividad eléctrica anormal en el cerebro.

  • Daño en el nervio

La aguja que se usa para administrar la epidural puede golpear un nervio y provocar una pérdida temporal o permanente de la sensibilidad en la parte inferior del cuerpo. Sangrar alrededor del área de la médula espinal y usar el medicamento incorrecto en la epidural también puede causar daño a los nervios. Este efecto secundario es extremadamente raro.

Informa a tu anestesiólogo de inmediato si tienes síntomas como entumecimiento u hormigueo después de que se supone que el efecto de la epidural ha desaparecido.

Epidurales y partos asistidos

Tener una epidural puede aumentar la cantidad de tiempo que pasa en la segunda etapa del trabajo de parto. Esta etapa comienza cuando el cuello uterino está completamente dilatado y termina cuando nace el bebé. Las mujeres que reciben una epidural pueden pasar una hora más en esta etapa del trabajo de parto.

Cuando el trabajo de parto avanza demasiado lento, es más probable que el médico recomiende ayuda para sacar al bebé. Investigaciones anteriores mostraron que las mujeres que recibieron epidurales tenían más probabilidades de necesitar un parto por cesárea. Estudios más recientes encuentran que esto puede no ser cierto, pero es más probable que necesites un parto asistido con una ventosa o fórceps si tienes una epidural.

En un estudio realizado en Gran Bretaña, la tasa de parto asistido por instrumentos fue del 37,9 por ciento en las mujeres que habían recibido una epidural, en comparación con el 16,4 por ciento en las que no la recibieron.

¿Cuál es la perspectiva?

La mayoría de los riesgos de la epidural son leves o raros. Si un anestesiólogo altamente capacitado realiza el bloqueo epidural o espinal, tus probabilidades de tener una complicación disminuyen.

Recuerda que tienes otras opciones además de la epidural para aliviar el dolor. Algunas técnicas implican medicación, mientras que otras son naturales. Habla con tu médico sobre las ventajas y desventajas de cada técnica. Los medicamentos proporcionan el mayor alivio del dolor, pero pueden causar efectos secundarios. Las técnicas naturales te ayudarán a evitar los efectos secundarios, pero es posible que no eliminen el dolor. Toma la decisión según tus preferencias personales y tu capacidad para tolerar el dolor.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.