Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Uso de Fórceps o Ventosa en el Parto

Los fórceps son una especie de tenazas que se usan para ayudar al bebé a salir de la vagina cuando el parto no progresa adecuadamente o si hay signos de que el bebé está sufriendo.

Los fórceps se utilizan cuando:

  • El parto no avanza
  • El bebé está en una mala posición
  • Cuando hay signos de sufrimiento fetal
  • Cuando la madre no tiene fuerzas suficientes para seguir empujando

Cuando se usa fórceps en el parto, se suele necesitar también hacer una episiotomía.

Si la cabeza del bebé está en una posición incorrecta, tendrá que girar para permitir el nacimiento. Un pediatra puede estar presente para controlar el estado del bebé después del parto.

Si tu obstetra tiene alguna inquietud, te pueden llevar a un quirófano para que se pueda llevar a cabo una cesárea si es necesario, por ejemplo, si el bebé no puede sacarse fácilmente con fórceps o ventosa.

A veces, a medida que el bebé va empujando, se puede necesitar un corte, conocido como "episiotomía", para agrandar la abertura vaginal. Cualquier rasgadura o corte se reparará con puntos. Dependiendo de las circunstancias.

Ventosa

Una ventosa es un instrumento que se adhiere a la cabeza del bebé mediante succión. Una copa de silicona o metal se conecta mediante un tubo a un dispositivo de succión. La copa cabe firmemente en la cabeza del bebé. Durante una contracción y con la ayuda de tu empuje, el obstetra o partera tira suavemente para ayudar a sacar al bebé.

No se usa ventosa si el parto se presenta con menos de 34 semanas de embarazo, porque la cabeza del bebé es demasiado frágil.

Una ventosa es menos probable que cause desgarro vaginal que los fórceps.

Fórceps

Los fórceps son instrumentos metálicos lisos que parecen cucharas grandes o tenazas. Están curvados para que se puedan colocar alrededor de la cabeza del bebé. Con una contracción y empujando, un obstetra tira suavemente para ayudar al bebé.

Los fórceps pueden dejar pequeñas marcas en la cara de su bebé, pero desaparecerán con bastante rapidez.

Después del parto

En ocasiones necesitarás un catéter (un pequeño tubo que drena la vejiga) durante unas 24 horas. Es más probable que lo necesites si te han puesto epidural porque es posible que no hayas recuperado por completo la sensación en tu vejiga (y, por lo tanto, no sabes cuándo está llena).

La Episiotomía - Consejos para Evitarla

Volver