Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Uso de Fórceps o Ventosa en el Parto

Los fórceps son una especie de tenazas que se usan para ayudar al bebé a salir de la vagina cuando el parto no progresa adecuadamente o si hay signos de que el bebé está sufriendo.

Los fórceps se utilizan cuando:

  • El parto no avanza
  • El bebé está en una mala posición
  • Cuando hay signos de sufrimiento fetal
  • Cuando la madre no tiene fuerzas suficientes para seguir empujando

Cuando se usa fórceps en el parto, se suele necesitar también hacer una episiotomía.

No suele haber complicaciones en los partos con fórceps. Aunque pueden magullar la cara o la cabeza del bebé, marcas que por lo general desaparecen en unos días.

La ventosa fue diseñada como una alternativa para el uso del fórceps. Se utiliza adaptando una copa de metal o silicona sobre la cabeza del bebé y con una bomba de vacío se fija la ventosa y ayuda a salir al bebé, pudiendo el médico posicionar mejor la cabeza del bebé y tirar del hacia fuera del conducto del parto. Puede causar magulladura o hinchazón del cuero cabelludo, pero desaparecerá en unos días.

La Episiotomía - Consejos para Evitarla

Volver