34-semanas-embarazo

34 semanas de embarazo, desde la última regla (32 semanas de embarazo desde la fecundación)

Felicidades, has llegado a la semana 34 de tu embarazo. Puede que te sientas como si hubieras estado embarazada durante 134 semanas, pero ten en cuenta que falta menos de dos meses para el gran día.

Dicho esto, la mayoría de los bebés no llegan en la fecha prevista o incluso dentro de un par de días de ese objetivo. Algunos están listos un par de semanas antes o después de la fecha prevista.

Cada embarazo es diferente. Simplemente siga acudiendo a tus citas prenatales ytu equipo de atención médica te ayudará a asegurarte de que todo esté en orden para un nacimiento saludable.

34 semanas de embarazo: Qué esperar

Los cambios en tu cuerpo

A partir de la semana 34, podrás respirar un poco más fácil, ya que el bebé desciende hasta la pelvis y dará a tus pulmones un poco de espacio. Por supuesto, algunos bebés no hacen esto hasta el día en que nacen. El descenso, hará más presión sobre la vejiga, así que prepárate para hacer muchos viajes al baño en las próximas semanas.

A medida que tu bebé siga creciendo, sin duda notarás el peso adicional. También puedes sentirte extra hinchada por la retención de líquidos. Aunque parezca contrario a la intuición, beber muchos líquidos puede ayudar a eliminar el exceso de fluidos de tu sistema. Además, mantenerse hidratada es importante tanto para ti como para tu bebé.

Además del bebé en crecimiento, tu útero también contiene niveles cada vez mayores de líquido amniótico. Es posible que la cantidad de líquido esté alcanzando su punto máximo en este momento. El exceso de líquido amniótico es absorbido por tu cuerpo.

Algunas mujeres ven que su ombligo pasa de estar "dentro" a estar "fuera" en este momento. Esto es bastante normal y no hay nada de qué preocuparse. Si notas que tu ombligo es especialmente sensible, coloca un vendaje sobre él para evitar la irritación.

Desarrollo fetal semana 34

ecografía 34 semanas, ultrasonido

El bebé pesa alrededor de 2,200 Kg. y mide unos 45 cm.

Los ojos de tu bebé se han desarrollado hasta el punto de que las pupilas pueden ahora dilatarse y contraerse en respuesta a la luz. Los pulmones del bebé también están bien formados. Si es niño, le están creciendo los testículos, están descendiendo hacia el escroto en este momento.

El bebé también está aumentando de peso, ya que la grasa se está almacenando bajo la piel. La grasa del bebé es de vital importancia para ayudarlo a regular su temperatura corporal.

Debido a que el bebé está creciendo tanto, sus piernas suelen estar dobladas y sujetas cerca del tronco debido a la falta de espacio en este momento. Esto significa que puedes sentir menos actividad pero notar movimientos más pronunciados, como el movimiento de un pie o una mano por el interior de su vientre.

Está orinando como medio litro al día.

Gran parte del lanugo del bebé, el pelo suave que cubría la mayor parte de su cuerpo, está desapareciendo. La vérnix caseosa que cubre la piel de los bebés se está engrosando esta semana. La vérnix caseosa lo ayuda a regular su temperatura y protege su piel contra la pérdida de agua. También juega un papel en la inmunidad.

Puede reconocer y reaccionar ante canciones simples que cantes.

El bebé tiene un 99% de posibilidades de sobrevivir, si naciera ahora.

Síntomas del embarazo a las 34 semanas

Dado el aumento de peso del bebé, no es sorprendente que también sientas una tensión adicional. Como la mayoría a las 34 semanas, probablemente también estés experimentando síntomas, como:

Mantente alerta, porque esos síntomas continuarán hasta que entres en trabajo de parto. Aquí hay algunas recomendaciones para obtener alivio:

Descansa

Vas a necesitar descansar para ayudar a lidiar con algunos de estos desafíos. Intenta dormir una siesta durante el día si puedes. Cuando te levantes, hazlo lentamente. Es posible que la sangre tienda a acumularse un poco en las extremidades cuando estés sentada o acostada. Si te levantas demasiado rápido, puedes sentirte mareada o incluso desmayarte.

Alivio de la acidez estomacal

La acidez estomacal y la indigestión pueden ser más probables con el útero en expansión apretando contra el estómago y otros órganos internos.

Por mucho que se te antoje algo picante para comer, ten especialmente en cuenta los alimentos que desencadenan la acidez estomacal. Tal vez debas descansar de esos alimentos y esperar para volver a comerlos en el futuro. Come raciones pequeñas varias veces al día.

Es posible que la acidez estomacal vaya disminuyendo, ya que el bebé bajará a la parte inferior del útero en este momento. Esto debería reducir la presión que sientes contra el estómago, pero puede aumentar la presión sobre la vejiga.

Señales de peligro durante el embarazo

  • La presión arterial alta y la preeclampsia.
  • Picazón severa en cualquier etapa del embarazo puede ser una señal de que el hígado tiene problemas.
  • El sangrado de la vagina puede ser un signo de problemas graves. Consulta con el médico de inmediato.
  • Dolores de cabeza constantes y muy fuertes.
  • Consulta inmediatamente: Si tienes más de 4 contracciones por hora y no superas las 36 semanas. Si tienes más de 5 contracciones por hora con más de 36 semanas. Si además de contracciones tienes dolor abdominal, de pelvis o de espalda, si observas flujo vaginal inusual o si anteriormente has tenido algún parto prematuro.

🔆 35 semanas de embarazo: Qué esperar

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.