¿Cómo funciona el proceso de fecundación in vitro?

Etapas de la Fecundación in Vitro - FIV

La fecundación in vitro (FIV) es un procedimiento de etapas múltiples en el que se intenta lograr la fusión de un espermatozoide y un óvulo fuera del cuerpo, es decir, en un medio de cultivo. Implica las siguientes etapas, cada una de las cuales necesariamente debe tener éxito antes de que la pareja pueda pasar a la siguiente.

¿Cómo funciona el proceso de fecundación in vitro?

Frase preparatoria

Antes de comenzar la FIV, el centro médico realizará un cuidadoso historial médico, realizará un examen físico y obtendrá el consentimiento informado de ambas partes. Además, se pueden ordenar varios análisis de sangre para excluir o detectar diversas infecciones, especialmente las transmitidas por la sangre o transmitidas sexualmente.

Supresión (regulación negativa) del ciclo hormonal natural

Las mujeres que están ovulando son tratadas con hormonas a una dosis supresora, ya sea en forma de un aerosol nasal o uno diario autoadministrado, durante aproximadamente dos semanas.

Hiperestimulación ovárica controlada

Es la primera fase del tratamiento. Si utilizas tus propios óvulos, al principio se te tratará con hormonas sintéticas para estimular los ovarios para que produzcan múltiples óvulos en lugar de un único óvulo que se desarrolla normalmente cada mes. Es importante que se produzcan múltiples óvulos, ya que algunos podrían no fecundarse o desarrollarse tras la fecundación.

Para ello, el médico puede recetar medicamentos en distintas fases del tratamiento:

  • Estimulación ovárica: Para la estimulación de los ovarios, se te puede aconsejar que te pongas inyecciones que contengan una hormona estimulante de los folículos o una hormona luteinizante, o una combinación de ambas. Esto ayudará a producir más de un óvulo a la vez.
  • Maduración de los ovocitos: Después de que se formen los óvulos y los folículos estén listos para la extracción de óvulos (esto suele ocurrir entre ocho y 14 días), se prescriben medicamentos para ayudar a que los óvulos maduren.
  • Ovulación prematura: Es posible que te pidan que tomes medicamentos para evitar que el cuerpo libere los óvulos en desarrollo demasiado pronto.
  • El revestimiento del útero: Es posible que se prescriba otra serie de medicamentos el día de la extracción de óvulos o en el momento de la transferencia de embriones. Se te administran suplementos de progesterona para preparar el revestimiento del útero y hacerlo receptivo para la implantación.

Tu cuerpo puede tardar de una a dos semanas en estimular los ovarios antes de que se extraigan los óvulos. Pero durante el curso de la medicación, habrá que controlar cada dos o tres días los niveles hormonales en sangre y hacerse una ecografía para medir los ovarios. Esto ayuda a seguir el crecimiento de los folículos -los sacos llenos de líquido donde maduran los óvulos- y a determinar si los óvulos están listos para ser recogidos.

Debes saber que, en esta fase, el ciclo de FIV puede cancelarse por motivos como un número insuficiente de folículos en desarrollo, una ovulación prematura o demasiados folículos, lo que supone un riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica. Si el ciclo no progresa por alguna razón, el médico podría recomendar cambiar la medicación o las dosis para favorecer una mejor respuesta en futuros ciclos.

Extracción de óvulos

Una vez que los folículos están listos, se administra una inyección de activación, que ayuda a que los óvulos maduren completamente y los prepara para la fecundación. Los óvulos están listos para su extracción a partir de las 36 horas siguientes a la aplicación de la inyección.

Bajo guía ecográfica, se realiza una aspiración folicular transvaginal para recuperar los ovocitos de los folículos de ambos ovarios. El procedimiento se realiza bajo sedación. Los efectos secundarios incluyen calambres leves y dolor, con algo de sangrado vaginal. Después de la recuperación de oocitos, se prescriben pesarios, inyecciones o geles de progesterona para preparar el endometrio para la implantación dentro de los 5 días posteriores a la fecundación. Los ovocitos se cultivan en un medio especial dentro de una incubadora hasta que estén listos para la inseminación.

Recuperación de esperma

Se pedirá a la pareja que proporcione una muestra de semen la misma mañana en la que se espera que se realice la extracción de óvulos. En algunos casos, y con métodos como la aspiración testicular, se realiza un procedimiento quirúrgico o con aguja para extraer los espermatozoides directamente del testículo. A continuación, los espermatozoides se separan del líquido seminal en el laboratorio.

Feundación

Ahora tus óvulos pasarán por la fase más importante: la fecundación. Se puede llevar a cabo mediante dos métodos populares. El primero es la inseminación, en la que se mezclan espermatozoides sanos y óvulos maduros y se incuban durante la noche. El otro es la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), en la que se inyecta un solo espermatozoide sano directamente en cada óvulo maduro. La ICSI suele utilizarse cuando la calidad o el número de espermatozoides es un problema, o si los intentos de fecundación durante los ciclos de FIV anteriores no han dado resultados fructíferos.

Después de 16-20 horas, se examinan los ovocitos para determinar el éxito de la fertilización. Todos los embriones formados en esta etapa se dejan crecer en una incubadora de laboratorio por hasta cinco días. En esta etapa, se han convertido en blastocistos.

Los blastocistos son una bola de células, mucho más grande que el cigoto, y que contienen líquido. Cuanto mejor se expandan, mayor será su calidad y mayor será la posibilidad de que la implantación tenga éxito.

Transferencia de embriones o blastocistos

La siguiente fase crítica se produce a los tres días, cuando algunos óvulos fecundados se transforman en embriones pluricelulares. En dos días más, se metamorfosean en blastocistos. En esta fase, desarrollan una cavidad llena de líquido con tejidos que finalmente se separarán en la placenta y el bebé.

Tras pasar por las etapas anteriores, se llega a la fase en la que el embrión puede ser finalmente transferido al útero. Suele hacerse entre dos y seis días después de la extracción de los óvulos. También en este caso se te administrará un sedante suave. Sin embargo, el procedimiento suele ser indoloro para la paciente. El médico introducirá un tubo largo, fino y flexible, llamado catéter, en la vagina, a través del cuello uterino y hasta el útero. En el extremo del catéter se coloca una jeringa que contiene uno o varios embriones suspendidos en un líquido. Si tiene éxito, el embrión se implantará en el revestimiento del útero entre seis y diez días después de la extracción de los óvulos.

Los embriones más sanos se seleccionan para la transferencia de embriones. Todos los embriones sanos restantes pueden congelarse y almacenarse para su uso en ciclos posteriores, si es necesario.

La cantidad de embriones utilizados para la transferencia depende de la edad de la mujer. Para aquellos mayores de 40 años, hasta tres embriones pueden ser transferidos al útero. Para las mujeres más jóvenes, sólo se usan hasta dos embriones por ciclo para reducir el riesgo de embarazo múltiple. La transferencia de embriones individuales es el procedimiento recomendado en muchos casos.

Durante este procedimiento, la vagina se visualiza con un espéculo y los embriones pasan por un catéter fino hacia el útero, a través del cuello uterino, bajo guía ecográfica. La vejiga urinaria se mantiene llena para lograr una imagen de ultrasonido clara. Si bien no se espera dolor durante la transferencia del embrión, la vejiga distendida puede causar cierta incomodidad.

La administración de suplementos de progesterona se continúa hasta que se confirma el embarazo, por lo general mediante pruebas dentro de los 12 a 14 días posteriores a la transferencia del embrión.

La congelación y almacenamiento de los embriones no utilizados se realiza después de que se hayan transferido los mejores.

También puede interesarte leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Compártelo con tus amigos