Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

embarazo mas de 40

El embarazo con más de 40 años

Una nueva investigación muestra que el número de mujeres que está teniendo bebés con más de 40 años está creciendo. Entonces, ¿cómo es estar embarazada después de los 40 años? Analizamos los pros y los contras de tener un bebé en esa etapa de la vida, incluidas las complicaciones y dificultades que podrían surgir.

Son muchas las famosas que se han convertido en madres pasados los 40 años. Eva Longoria dio a luz a su primer hijo a la edad de 43 años, Halle Berry tuvo su hijo cuando tenía 47 años, Geri Halliwell con 44 y Janet Jackson a la edad de 50.

Cada embarazo es único, independientemente de la edad. Puede ocurrir que a una mujer de 30 años que no hace ejercicio y no sigue una dieta saludable, le vaya mucho peor que a una mujer de 42 que se mantiene en forma. Pero también puede ocurrir que si no lo está, se sienta mucho más cansada y lleve peor las náuseas y otros síntomas típicos del embarazo. Así que todo depende de cada mujer.

Una de las ventajas de esperar para tener un bebé en esta edad, es que estás más establecida financieramente. Es posible que ya tengas una casa, trabajo estable y/o dinero ahorrado.

Por supuesto, como con todo en la vida, siempre habrá pros y contras de tener bebés independientemente de la edad. ¡Lo que es seguro es que la maternidad a partir de los 40 va en aumento!

Las últimas investigaciones del OMS (2018) ahora muestran que la tasa de concepción en el grupo de edad de más de 40 años ha aumentado un 2%; el único grupo de edad que muestra un aumento en los embarazos. En otros grupos de edad, la tasa de concepción disminuyó.

Los embarazos de más edad se han vuelto más comunes durante décadas, con una tasa para mujeres de 35 a 39 años y más de 40 más que se duplica desde 1990.

La OMS dijo que las razones para embarazos posteriores incluyen una mayor participación en la educación superior, más mujeres que trabajan y siguen una carrera, los costos de tener hijos y los precios de las viviendas.

¿Qué es lo que los médicos consideran una futura mamá 'mayor'?

En general, las madres se consideran "mayores" a partir de los 35 años.

Pero, cómo se controlará el embarazo dependerá del historial médico, de si es primeriza o de cuánto tiempo haya estado intentando quedar embarazada.

Asegúrate de hablar con el médico de cualquier condición médica preexistente como epilepsia o presión arterial alta, de modo que se minimicen los riesgos en el embarazo.

Es importante tener en cuenta que en las parejas donde la mujer tiene más de 35 años, alrededor de un tercio tendrá problemas para quedar embarazada. Esto se eleva a dos tercios cuando la futura mamá tiene más de 40.

Esta caída en la fertilidad de una mujer se debe en parte a la disminución en la calidad de los óvulos liberados por los ovarios. Sin embargo, no te desanimes, todavía puedes concebir.

Los hombres también se vuelven menos fértiles a medida que envejecen, con la movilidad de los espermatozoides disminuyendo con la edad.

Cuando la fertilidad cae, los tratamientos de fertilidad, incluida la FIV, podrían ser una opción.

Tener un bebé con más de 40 años: posibles complicaciones

Aunque es completamente posible concebir de forma natural y tener un embarazo fácil, las probabilidades de tener ciertas complicaciones que afectan al embarazo aumentan con la edad. Éstas incluyen:

Aborto espontáneo

El riesgo de aborto involuntario desafortunadamente aumenta para las mujeres mayores de 35 años. Se duplica a medida que se acerca a los 40 y aumenta al 50% una vez que alcanza los 45.

Se cree que casi la mitad de los abortos tempranos ocurren debido a cromosomas anormales en el bebé, lo que significa que no se desarrollan adecuadamente. Sin embargo, en muchos casos, se desconoce la causa del aborto espontáneo.

Aunque la mayoría de los abortos espontáneos no pueden prevenirse, si has tenido uno antes y estás preocupada, habla con tu médico.

Pre-eclampsia y presión arterial alta

Las mujeres mayores (especialmente las de 40) tienden a ser más propensas tener la presión arterial alta durante el embarazo. Esto puede conducir a enfermedades prenatales, como la preeclampsia.

La preeclampsia es una condición que se cree que es causada por problemas asociados con la función de la placenta durante el embarazo. Crea un flujo restringido de sangre a la placenta, que a su vez podría dañar el desarrollo del bebé. Por lo general, se desarrolla en la segunda mitad del embarazo.

La preeclampsia leve afecta hasta el 6% de los embarazos, y los casos graves se desarrollan en alrededor del 1-2% de todos los embarazos. Sin embargo, ese riesgo aumenta de 5% a 10% si se es mayor de 40 años, y salta hasta 35% si se tiene más de 50.

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional ocurre si el cuerpo no puede producir suficiente insulina, una hormona que ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre, para satisfacer las necesidades adicionales durante el embarazo. Después de que nazca el bebé, generalmente desaparece.

Los estudios han descubierto que la edad puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes gestacional. Sin embargo, no hay datos firmes sobre la edad a la que sus riesgos comienzan a aumentar significativamente.

A las mujeres con un riesgo particular, como las que tienen sobrepeso, se les ofrecerán análisis de sangre adicionales para la diabetes.

Si el médico o matrona detecta azúcar en la orina durante las pruebas de rutina, organizarán una prueba de glucosa en sangre para llevar a cabo. Esto dará un diagnóstico firme.

Si resulta positivo para la diabetes, se te informará sobre la dieta y estilo de vida durante el resto del embarazo. Esto es para mantener los niveles de azúcar en la sangre estables. También es para evitar que el bebé crezca demasiado, lo que podría causar problemas en el parto.

Si los síntomas no mejoran después de algunas semanas, es posible que te receten medicamentos para controlar la diabetes gestacional.

Placenta previa

La placenta previa es cuando la placenta no se mueve hacia arriba y cubre parte o toda la abertura del útero durante el embarazo.

Solo aproximadamente 1 de cada 200 nacimientos se ven afectados. Si la placenta permanece baja en el útero, cerca o cubriendo el cuello uterino, puede bloquear la salida del bebé.

Sin embargo, las mujeres mayores de 35 años tienen cuatro veces el riesgo, y las mujeres mayores de 40 años tienen nueve veces el riesgo promedio de placenta previa.

La posición de la placenta se observará en la exploración de 18-21 semanas.

Si tu placenta es demasiado baja, se te ofrecerá una exploración adicional alrededor de las 32 semanas para verificar nuevamente su posición.

En la mayoría de los casos, la placenta se habrá movido a la posición correcta. Si no es así, se ofrecerá una cesárea.

Nacimiento prematuro

El nacimiento prematuro se define como el parto antes de las 37 semanas. Un estudio encontró que las mujeres de más de 40 años tenían un riesgo ligeramente mayor de dar a luz prematuramente que las madres de entre 25 y 29 años.

Si las contracciones comienzan demasiado pronto, es posible que los médicos puedan usar medicación para detenerlas temporalmente.

Esto debería dar tiempo para que se administren inyecciones con medicación para ayudar a que los pulmones del bebé se desarrollen más rápido, y pueda respirar si nace prematuramente.

Dificultades durante el parto

Los problemas durante el trabajo de parto son generalmente más frecuentes en mujeres mayores de 40 años. Un estudio encontró que era probable que hubiera más intervenciones, como el uso de ventosas y fórceps. También puede haber una mayor necesidad de cesáreas.

Las mujeres mayores corren un riesgo levemente mayor de tener un parto con muerte fetal, o que sus bebés mueran poco después del nacimiento. Sin embargo, es importante señalar que este riesgo es muy bajo.

Acudir al médico ante síntomas, como dolor o sangrado.

A partir de las 28 semanas, toma nota del movimiento del bebé. Si los movimientos disminuyen o cambian, comunica de inmediato a la matrona o médico.

Condiciones genéticas

Una preocupación para las madres mayores es el mayor riesgo de afecciones genéticas, como el síndrome de Down. La proporción de esto aumenta a 1 en 100 para una mujer de 40, en comparación con 1 en 2.000 para una mujer de unos 20 años.

Sin embargo, las madres mayores deben tener en cuenta que muchas mujeres que quedan embarazadas entre los 30 y los 40 años tienen bebés perfectamente sanos.

Hay muchas pruebas de detección disponibles. Si un examen detecta algo inusual, el médico ofrecerá pruebas adicionales para asegurarse de que cualquier problema se identifique al inicio del embarazo.

Pruebas que pueden ser ofrecidas:

Exámenes de sangre y ecografías: estos se ofrecen rutinariamente a todas las mujeres embarazadas en varias etapas durante el embarazo. No son invasivos sin riesgos para la salud de la madre o el bebé. Aunque pueden ayudar a identificar cualquier problema potencial, no se usan para confirmar afecciones genéticas. Se requerirán más pruebas para proporcionar un diagnóstico completo.

Exploración de translucidez nucal: esta es ahora una prueba regular que se ofrecen a muchas mujeres, sin importar su edad. Por lo general, se ofrece alrededor de las 11-14 semanas de embarazo e incluye una ecografía para medir el grosor de la capa de líquido en la parte posterior del cuello del bebé. Si la capa de líquido es más gruesa que el promedio, esto podría indicar el síndrome de Down.

Amniocentesis: esta es una prueba de diagnóstico que se ofrece a las mujeres si existe un mayor riesgo de tener un bebé con una enfermedad genética como el síndrome de Down.

Por lo general, se realiza entre las 15 y 19 semanas de embarazo e involucra una aguja fina que se inserta a través del abdomen y en el líquido amniótico que rodea al bebé. La aguja recoge células del fluido que luego se analizan para detectar condiciones genéticas específicas.

Los primeros resultados deben estar disponibles en pocos días, y esto indicará si se ha encontrado un problema cromosómico, como el síndrome de Down. Si también se están evaluando otras condiciones, pueden pasar más días para los resultados.

Hay un 1% de posibilidades de que la prueba cause un aborto espontáneo.

Muestra de vellosidades coriónicas: generalmente se lleva a cabo alrededor de las 11-14 semanas de embarazo y, como la amniocentesis, está diseñada para identificar afecciones genéticas específicas en el bebé en desarrollo, incluido el síndrome de Down.

La prueba consiste en insertar una aguja fina directamente dentro del cuello uterino para extraer una pequeña biopsia de tejido de la placenta.

Muchas mujeres que lo tienen describen el proceso como incómodo, en lugar de doloroso. Con una precisión del 99.9% (y los resultados están disponibles generalmente en 7-10 días), es más rápido que la amniocentesis. Aunque existe un riesgo ligeramente mayor de aborto espontáneo, entre 1-2%.

Prueba prenatal no invasiva: esta es una forma alternativa de evaluar las condiciones genéticas, e implica tomar un análisis de sangre de la madre.

Por lo general, es posible encontrar algo del material genético del bebé (ADN) en la sangre de la madre, que se ha filtrado a través de la placenta.

Volver