Vaginosis bacteriana ¿Cómo afecta al embarazo?

¿Qué es la vaginosis bacteriana (VB)?

La vaginosis bacteriana (VB) es una afección en la que el equilibrio normal de las bacterias de la vagina se ve alterado y sustituido por un crecimiento excesivo de determinadas bacterias. A veces va acompañada de flujo, olor, dolor, picor o ardor.

¿Qué frecuencia tiene la vaginosis bacteriana?

La vaginosis bacteriana (VB) es la infección vaginal más común en las mujeres en edad fértil. Es frecuente en las mujeres embarazadas.

¿Cómo se contrae la vaginosis bacteriana?

La causa de la VB no se conoce del todo. La VB está asociada a un desequilibrio en las bacterias que normalmente se encuentran en la vagina. Normalmente, la vagina contiene mayoritariamente bacterias "buenas" y menos bacterias "dañinas". La VB se desarrolla cuando hay un aumento de las bacterias dañinas.

No se sabe mucho sobre cómo se contrae la VB. Hay muchas preguntas sin respuesta sobre el papel que desempeñan las bacterias dañinas en la causa de la VB. Cualquier mujer puede contraer la vaginosis bacteriana. Sin embargo, algunas actividades o comportamientos pueden alterar el equilibrio normal de las bacterias en la vagina y pueden suponer un mayor riesgo, como por ejemplo

  • Tener una nueva pareja sentimental o múltiples parejas.
  • Duchas vaginales.

No está claro qué papel desempeña las relaciones íntimas en el desarrollo de la VB. No se puede contraer la VB a través de los asientos de los inodoros, la ropa de cama, las piscinas o por tocar los objetos que los rodean. Las mujeres que nunca han tenido relaciones íntimas también pueden verse afectadas.

Síntomas de la vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana puede producir un flujo vaginal anormal con un olor desagradable. Algunas mujeres informan de un fuerte olor a pescado, especialmente después del encuentro íntimo. El flujo, si lo hay, suele ser blanco o gris; puede ser fino. La vaginosis bacteriana también puede provocar ardor al orinar o picor en la parte exterior de la vagina, o ambas cosas. Sin embargo, la mayoría de las mujeres con VB no presentan ningún signo o síntoma.

Complicaciones de la vaginosis bacteriana

En la mayoría de los casos, la VB no causa complicaciones. Sin embargo, existen algunos riesgos graves derivados de la vaginosis bacteriana, como por ejemplo

  • Tener VB puede aumentar la susceptibilidad a la infección por VIH si se expone al virus del VIH.
  • Tener vaginosis bacteriana aumenta las posibilidades de que una mujer infectada por el VIH pueda transmitirlo a su pareja.
  • Tener vaginosis bacteriana se ha asociado con un aumento del desarrollo de una infección después de procedimientos quirúrgicos como una histerectomía o un aborto.
  • Tener vaginosis bacteriana durante el embarazo puede suponer un mayor riesgo de sufrir algunas complicaciones del mismo, como el parto prematuro.
  • La VB puede aumentar su susceptibilidad a otras ETS, como el virus del herpes simple (VHS), la clamidia y la gonorrea.

Embarazo y vaginosis bacteriana

Las mujeres embarazadas con vaginosis bacteriana tienen más a menudo bebés que nacen prematuros o con bajo peso al nacer.

Las bacterias que causan la vaginosis bacteriana a veces pueden infectar el útero (matriz) y las trompas de Falopio (tubos que llevan los óvulos desde los ovarios hasta el útero). Este tipo de infección se denomina enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). La EPI puede causar infertilidad o dañar las trompas de Falopio lo suficiente como para aumentar el riesgo futuro de embarazo ectópico e infertilidad. El embarazo ectópico es una afección potencialmente mortal en la que un óvulo fecundado crece fuera del útero, normalmente en una trompa de Falopio que puede romperse.

¿Cómo se diagnostica la vaginosis bacteriana?

El médico debe examinar la vagina para detectar signos de VB y realizar pruebas de laboratorio en una muestra de flujo vaginal para buscar las bacterias asociadas a la vaginosis bacteriana.

Tratamiento de la vaginosis bacteriana

Aunque la vaginosis bacteriana a veces desaparece sin tratamiento, todas las mujeres con síntomas de vaginosis bacteriana deben ser tratadas para evitar complicaciones. Por lo general, no es necesario tratar a las parejas masculinas. Sin embargo, la VB puede propagarse entre las parejas femeninas.

El tratamiento es especialmente importante durante el embarazo. Todas las mujeres embarazadas que hayan tenido alguna vez un parto prematuro o un bebé de bajo peso al nacer deben someterse a un examen de vaginosis bacteriana, independientemente de los síntomas, y deben recibir tratamiento si tienen vaginosis bacteriana. Si estás embarazada y tienes síntomas de VB, debes ser examinada y tratada.

Algunos médicos recomiendan que todas las mujeres que se sometan a una histerectomía o a un aborto reciban tratamiento contra la VB antes de la intervención, independientemente de los síntomas, para reducir el riesgo de desarrollar una infección.

La VB se puede tratar con antibióticos recetados por el médico. Se recomiendan dos antibióticos diferentes como tratamiento para la VB: metronidazol o clindamicina. Cualquiera de ellos puede utilizarse en mujeres embarazadas o no, pero las dosis recomendadas difieren. Las mujeres con VB que son seropositivas deben recibir el mismo tratamiento que las que son seronegativas.

La vaginosis bacteriana puede reaparecer después del tratamiento.

Prevención de la vaginosis bacteriana

Los científicos no comprenden del todo la VB, y se desconocen las mejores formas de prevenirla. Sin embargo, se sabe que la VB está asociada a tener una nueva pareja o a tener varias parejas.

Las siguientes medidas básicas de prevención pueden ayudar a reducir el riesgo de alterar el equilibrio natural de las bacterias en la vagina y desarrollar la VB:

  • Abstenerse.
  • Limitar el número de parejas.
  • No utilizar duchas vaginales.

Utilizar todos los medicamentos prescritos para el tratamiento de la VB, incluso si los signos y síntomas desaparecen.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Compártelo con tus amigos