29-semanas-embarazo

29 semanas de embarazo, desde la última regla (27 semanas de embarazo desde la fecundación)

Ahora estás en tu último trimestre, y tu bebé puede que se esté volviendo muy activo. El bebé todavía es lo suficientemente pequeño como para moverse, así que prepárate para sentir sus pies y manos empujando contra tu vientre aún más a menudo. Y prepárate también para algunos de los cambios no tan agradables que caracterizan al tercer trimestre.

Los cambios en tu cuerpo ðŸ¤°

embarazada semana 29

En promedio, el aumento de peso en la semana 29 será de unos 9 kilos. Puede que estés un poco por debajo o por encima de esa marca, lo cual está bien. Si tienes alguna pregunta sobre el aumento de peso u otros aspectos de tu embarazo, no dudes en preguntar al médico o matrona.

A medida que tus senos continúan creciendo, es posible que desees encontrar un buen sostén deportivo o incluso un sostén de lactancia. Prueba unos cuantos para asegurarte de que obtienes un sostén cómodo pero que te brinde apoyo.

Desarrollo fetal semana 29 ðŸ‘¶

Ecografía 29 semanas

Como probablemente has notado, el bebé está empezando a engordar rápidamente. Mide unos 38 cm de largo y pesa alrededor de 1,4 kilos en esta etapa. Esto es más o menos el tamaño de una calabaza.

El desarrollo cerebral acelerado que comenzó recientemente se está fortaleciendo esta semana. Lo mismo ocurre con los músculos y los pulmones del bebé. Si llevas a un niño, sus testículos probablemente desciendan del abdomen al escroto en este momento.

Siguen creciendo los depósitos de grasa debajo de su piel, y su energía crece. Es capaz de mantener el calor corporal.

Síntomas del embarazo a las 29 semanas

sintomas semana 29 embarazo

Es perfectamente normal que empieces a hacer viajes frecuentes al baño. El útero y tu bebé están presionando tu vejiga. Los viajes nocturnos al baño pueden ser los más molestos, ya que estás cansada y puede ser difícil encontrar una posición cómoda, o volver a dormirte una vez que estés de vuelta en la cama.

El útero en crecimiento también es responsable de tu leve dificultad para respirar. Se mueve hacia arriba y hacia la cavidad torácica, donde aprieta un poco los pulmones. Tómate las cosas con calma y descansa cuando puedas. Cualquier dificultad respiratoria significativa debe ser consultada con el médico de inmediato.

El estreñimiento es otro síntoma que puede estar desarrollándose esta semana. Y con esa incómoda condición viene el dolor abdominal, los gases y el paso de heces duras. Bebe mucha agua. Vete al baño cuando te den las primeras ganas, ya que retrasar el proceso aumenta el problema.

Es tentador tomar un laxante para obtener algún alivio, pero habla con tu médico antes de tomar un laxante o cualquier otro medicamento durante el embarazo. Es posible que el médico te recomiende un producto de venta libre.

Los remedios naturales, como una dieta alta en fibra (por lo menos 20 a 25 gramos al día) y beber agua durante todo el día, pueden ser suficientes para ayudar. El ejercicio regular también puede ayudar a aliviar el estreñimiento, incluso cuando no estás embarazada.

Es posible que desees reducir tus suplementos de hierro, pero habla primero con el médico. El hierro es importante para un embarazo saludable, y la anemia por deficiencia de hierro es común durante el embarazo. La carne magra, el pescado y el pavo son buenas fuentes de hierro, al igual que los frijoles, las lentejas y los garbanzos.

Señales de peligro durante el embarazo

controles semana 29 embarazo

Como en cualquier momento del embarazo, el sangrado o el manchado es motivo para acudir al médico. Lo mismo ocurre con el dolor abdominal repentino o grave.

Este es un momento en el que es más probable que se desarrolle la preeclampsia, aunque también puede desarrollarse al principio del embarazo o, en algunos casos, después del parto. La principal complicación de la preeclampsia es la elevación de la presión arterial, pero puede implicar otros cambios en la función hepática y renal. Dado que la preeclampsia puede provocar complicaciones peligrosas, es importante que cumplas con todas tus citas médicas.

Si te controlas la presión arterial en casa, asegúrate de saber cuál es tu presión de referencia saludable, de modo que si aumenta repentinamente reconocerás el cambio.

La preeclampsia, que puede ser una enfermedad que pone en peligro tu vida y la del bebé, a veces va acompañada de síntomas evidentes:

La hinchazón progresiva de las piernas puede ser un signo, aunque sin duda habrás notado que es normal que se produzca cierta hinchazón durante el embarazo. Si ves hinchazón en tu cara o la hinchazón en las piernas se ve y se siente diferente, acude al médico.

Los dolores de cabeza que no desaparecen también pueden ser un signo de preeclampsia, así como la visión borrosa o la pérdida temporal de la visión.

Por último, éste debería ser un momento del embarazo en el que las náuseas y los vómitos sean cosas del pasado. Si empiezas a sentir náuseas y estás vomitando, podría ser un síntoma de preeclampsia.

No dudes en consultar al médico inmediatamente. Incluso si no es preeclampsia, necesitas la tranquilidad que te da una evaluación de esta condición potencialmente grave.

🔆 30 semanas de embarazo: Qué esperar

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.