¿Puede la eclosión asistida mejorar el éxito de la FIV?

Las parejas que han pensado en la FIV habrán conocido el término eclosión asistida. Muchas clínicas ofrecen la eclosión asistida como parte de su tratamiento de FIV con un coste determinado o la incluyen como opción gratuita si creen que puede ser beneficiosa. Aunque el procedimiento no ha demostrado aumentar las tasas de nacimientos, muchas clínicas lo recomiendan. Si tu médico te lo ha sugerido, aquí tienes información sobre la eclosión asistida que debes conocer.

¿Qué es la eclosión asistida?

El embrión, antes de la fecundación, empieza siendo un óvulo o un ovocito. Todos los óvulos están rodeados por una cáscara de proteína que se conoce como zona pelúcida. Antes de que el óvulo se convierta en embrión, debe producirse una fusión de la zona pelúcida con un espermatozoide al principio del proceso de fecundación. Después de que el primer espermatozoide atraviese la zona pelúcida para fecundar el óvulo, la cáscara se vuelve dura e impenetrable para impedir que el resto de los espermatozoides penetren en el cigoto fecundado. El endurecimiento de la cáscara también garantiza que el embrión no se implante en la trompa de Falopio antes de tiempo. También mantiene a salvo a las células del blastocisto en división en su camino hacia el útero.

El cigoto sigue desarrollándose hasta convertirse en una masa de células llamada blastocisto mientras viaja por la trompa de Falopio hacia el útero. A lo largo de este proceso, la zona pelúcida sigue adelgazando y expandiéndose, y finalmente se deteriora. Alrededor del cuarto día de viaje, la zona pelúcida deteriorada se abre de forma similar a la de un óvulo para que pueda emerger el blastocisto o embrión. La delgada zona pelúcida queda atrás completando el proceso de eclosión del embrión. Unos días después de la eclosión, el blastocisto procede a implantarse en la pared uterina o el endometrio. Sin el proceso de eclosión, los blastocistos no pueden implantarse en la pared uterina. Esto puede provocar el fracaso del embarazo.

La fecundación en los tratamientos de FIV se produce dentro de un laboratorio y las mujeres que se han sometido a un tratamiento de FIV saben que tener un embrión fecundado no significa que el embarazo esté garantizado. El embrión transferido tiene que implantarse o "pegarse" con éxito en el endometrio para que puedan quedarse embarazadas. Se ha visto que alrededor del 85% de los embriones transferidos no se implantan. Uno de los motivos es que los embriones no eclosionan correctamente, por lo que no se implantan. Esto puede deberse a otros factores, como que la cáscara sea inusualmente dura, o que factores como los cultivos de los embriones o los productos químicos de criopreservación hayan interferido en la eclosión.

La función de la eclosión asistida durante los tratamientos de FIV es ayudar en el proceso de eclosión de los embriones, de modo que aumenten las posibilidades de implantación.

¿Quién puede beneficiarse de la eclosión asistida?

La eclosión asistida se desarrolló cuando se observó que los embriones con una zona pelúcida más fina tenían mayores tasas de implantación en los tratamientos de FIV. Teniendo esto en cuenta, el procedimiento es útil para:

  • Mujeres mayores de 35 años que se someten a un tratamiento de FIV.
  • Parejas que han tenido repetidos fracasos en el embarazo tras varios ciclos de FIV.
  • Embriones en los que el embriólogo observa una zona claramente gruesa.

Procedimiento de eclosión asistida

Esto es lo que hay que saber sobre el procedimiento de eclosión asistida:

  1. La eclosión asistida surgió alrededor de 1990 como una forma de mejorar las posibilidades de implantación durante los tratamientos de FIV.
  2. El procedimiento se realiza tres días después de la fecundación, cuando el embrión ha tenido unos días para desarrollarse.
  3. La eclosión asistida consiste en abrir la zona pelúcida que recubre el embrión, adelgazándola o rompiéndola.
  4. En la eclosión se utilizan varias técnicas, y algunos procedimientos implican la disolución de la cáscara mediante una mezcla de ácidos. Para romper la cáscara se utiliza una aguja fina o una técnica láser.
  5. El procedimiento implica el uso de instrumentos avanzados como microscopios, herramientas microscópicas y asistencia robótica para la micromanipulación del minúsculo embrión.
  6. El embrión eclosionado se transfiere al útero de la mujer un día después del procedimiento.
  7. Pueden administrarse antibióticos y esteroides para reducir las complicaciones.

Posibles riesgos

Dado que el procedimiento implica la manipulación del embrión y la interferencia con su proceso de desarrollo natural, existen algunos riesgos de la eclosión asistida. El principal factor de riesgo asociado al procedimiento es que el embrión pueda sufrir daños letales. Puede producirse en cualquier momento antes o después de la transferencia de embriones, y el resultado en ambos casos es un fracaso del embarazo.

La gemelación es otro riesgo asociado a la eclosión asistida, concretamente del tipo monocigótico. Los gemelos monocigóticos, más comúnmente denominados gemelos idénticos, nacen de un solo óvulo y un solo espermatozoide. Los tratamientos de FIV suelen tener una mayor probabilidad de gemelos y, además, la eclosión puede elevar aún más ese riesgo. Aunque la mayoría de los embarazos múltiples son de riesgo, los embarazos de gemelos monocigóticos tienen un mayor riesgo tanto para la madre como para el bebé.

Los defectos de nacimiento son otro factor de riesgo ligado a la eclosión asistida y muchos se preguntan si aumenta las posibilidades de que se produzcan. Los estudios han demostrado que las tecnologías de reproducción asistida conllevan un mayor riesgo de defectos congénitos no cromosómicos. Sin embargo, el riesgo de discapacidades congénitas no aumentó significativamente en los embriones a los que se aplicaron procedimientos como la eclosión asistida, en comparación con otros tratamientos de FIV que no utilizaron la eclosión asistida.

También puede interesarte leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Compártelo con tus amigos