Deshidratación en el embarazo

La deshidratación puede causar problemas en cualquier momento, pero es especialmente preocupante cuando se está embarazada. El agua es imprescindible para vivir y es fundamental en el desarrollo del feto. Esto significa que mantenerse hidratada durante la gestación es esencial.

Aquí le contamos que síntomas indican deshidratación durante el embarazo y cómo puedes evitar deshidratarse.

¿Qué causa la deshidratación?

La deshidratación ocurre cuando el cuerpo pierde más agua de la que se incorpora. El resultado es que el cuerpo puede tener dificultades para realizar sus funciones normales. Si no reemplaza los líquidos perdidos, se deshidrata.

Durante la gestación, esto es especialmente preocupante. El agua se usa para formar la placenta, que pasa nutrientes al bebé en crecimiento. También se usa en el saco amniótico. La deshidratación durante el embarazo puede provocar complicaciones muy graves, que incluyen:

  • Defectos del tubo neural.
  • Bajo nivel de líquido amniótico.
  • Parto prematuro.
  • Mala producción de leche materna.
  • Defectos de nacimiento.

El cuerpo usa más agua durante el embarazo. La deshidratación aparece si no se reemplaza los líquidos perdidos.

Si se trata de náuseas matutinas que dificultan el mantenimiento de algo, la deshidratación se vuelve aún más probable. El vómito puede provocar una falta de líquidos y electrolitos, además de la pérdida de ácido estomacal.

Según avanza el embarazo, el sobrecalentamiento también puede convertirse en un problema, que es otro precursor de la deshidratación. Otras causas comunes de deshidratación incluyen:

  • Ejercicio vigoroso, especialmente cuando hace calor
  • Diarrea intensa.
  • Vómitos.
  • Fiebre.
  • Sudoración excesiva.
  • No beber suficiente agua.

lista nacimiento

¿Cuáles son los signos de deshidratación durante el embarazo?

Al deshidratarse, el cuerpo comienza a mostrar ciertos síntomas. Es importante que puedas reconocerlos.

El sobrecalentamiento materno puede ser un signo común de deshidratación. Si no estás bebiendo suficiente agua, el cuerpo puede tener problemas para regular el calor. Esto te hará propensa al sobrecalentamiento.

La orina de color amarillo oscuro es otra señal de advertencia. La orina clara significa que estás bien hidratanda.

La deshidratación leve a moderada también puede causar estos síntomas:

  • Boca seca y pegajosa.
  • Somnolencia.
  • Tener sed.
  • Disminución de la necesidad de orinar.
  • Dolor de cabeza.
  • Estreñimiento.
  • Mareo.

Si experimentas estos síntomas, toma agua y descansa si puedes. También es bueno que consultes con tu médico y le comentes como te sientes.

Durante el embarazo, la deshidratación también puede desencadenar contracciones de Braxton-Hicks. Estas contracciones de práctica son más comunes en el tercer trimestre, pero también puedes sentirlas en el segundo trimestre. Si notas mucha de estas contracciones, puede ser una señal de deshidratación.

La deshidratación leve y moderada por lo general puede controlarse y tratarse bebiendo agua. Pero la deshidratación severa, especialmente durante el embarazo, necesita atención médica inmediata.

Los síntomas de deshidratación severa incluyen:

  • Muchísima Sed.
  • Boca, piel y membranas mucosas excesivamente secas.
  • Irritabilidad y confusión.
  • Orina muy escasa.
  • Orina muy oscura.
  • Ojos hundidos.
  • Latidos cardíacos y respiración acelerados.
  • Presión arterial baja.

Si alguno de estos síntomas está presente, necesita atención médica de inmediato.

Cómo prevenir la deshidratación durante el embarazo

Prevenir la deshidratación no tiene que ser difícil. La mejor manera de mantenerse hidratada es tomar mucha agua todos los días. Trata de beber al menos de 8 a 12 vasos al día. (Vasos de 250ml)

Si experimentas indigestión, intenta beber líquidos entre comidas en lugar de beber mientras come, lo que puede empeorar la indigestión.

Si tiene náuseas matutinas que te provocan vómitos, intenta beber muchos líquidos cuando no sientas náuseas. En casos de náuseas matutinas extremas que imposibilitan mantener los líquidos, habla con tu médico.

Evita la cafeína, que puede aumentar tu necesidad de orinar. El agua es ideal, pero también puedes beber infusiones y caldos.

Si no estás reemplazando esos fluidos, es fácil deshidratarse. También debes tener cuidado con cualquier actividad que cause sobrecalentamiento, como el ejercicio extenuante. Incluso el tiempo al aire libre en un ambiente excesivamente cálido o húmedo puede causar sobrecalentamiento.

También te puede interesar leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.