Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

genitales flujo embarazo

Debido a la gran cantidad de hormonas que produces durante la gestación, tu cuerpo sufrirá muchos cambios, anteriormente ya hemos hablado de muchos de ellos y en este artículo queremos centrarnos en los cambios de la zona genital.

Cambios físicos en la gestación: Genitales y flujo vaginal:

Al igual que ocurre con otras partes del cuerpo, en la zona genital la pigmentación aumenta. Así que es normal que esté más oscura.

Aumento de vello. Unas semanas después del parto volverá a la normalidad.

La vagina se ensancha y se vuelve más elástica.

Pueden aparecer varices en la vulva y en la zona de la pelvis ya que los vasos sanguíneos se dilatan y se aumenta el riego sanguíneo.

También es normal si notas la zona genital hinchada o edematosa.

El color rosado típico de la mucosa vaginal tiende a ponerse rojo/azulado.

Aumento de la sudoración genital y corporal en general. No te extrañes si sientes la ropa interior húmeda por esta causa.

Según vayas aumentando de peso y tu útero vaya creciendo, la vejiga se irá comprimiendo y tendrás ganas de orinar con mucha frecuencia y es probable que más de una vez se te escape la orina. Para evitarlo, vete al baño con frecuencia y fortalece el suelo pélvico con ejercicios.

Una pregunta muy frecuente de las mujeres embarazadas es sobre el flujo vaginal. Este es muy característico en la gestación debido a las hormonas y a que hay más vascularización en la zona.

Mientras tu flujo sea claro, blanquecino, lechoso y no tengas picores, no tienes que preocuparte. En caso contrario consulta con el médico.

La cantidad de flujo no se puede evitar es normal que aumente en el embarazo, simplemente mantén una buena higiene con tu gel habitual un par de veces al día, usa ropa interior de algodón y cámbiala con frecuencia y no uses salvaslip o compresas.

A veces algunas futuras mamás tienen dudas con respecto a la rotura de la bolsa y que puedan confundir el flujo con el líquido. Cuando se rompe la bolsa el líquido sale abundante y es transparente, similar al agua. También es verdad, que si se tiene una pequeña fisura en la bolsa el poco líquido que se va expulsando podría confundirse con flujo, pero no es algo habitual. En caso de encontrarte con abundante líquido verdoso/oscuro, consulta con el médico, ya que podría contener meconio (procedente del intestino del feto).

La mayoría de los cambios que hemos enumerado vuelven a la normalidad unas semanas o meses después del parto. Recuerda preguntar cualquier duda al personal médico que te atiende.

Volver