Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

salud bucal

Consejos sobre cómo mantener la salud de las encías y los dientes mientras estés embarazada.

En el embarazo, la presencia de la enfermedad de las encías se ha relacionado con el nacimiento prematuro, ya que se cree que la enfermedad libera sustancias químicas que pueden provocar el parto. Entonces, aunque la higiene dental es importante en cualquier etapa de la vida, es especialmente importante durante el embarazo.

En el embarazo, las hormonas pueden afectar las encías, haciéndolas más propensas a sangrar. Tus encías pueden inflamarse y ser más susceptibles a las infecciones que conducen a la descomposición. También es más probable que acumules placa (un depósito pegajoso donde crecen las bacterias) en los dientes.

La limpieza regular y exhaustiva de los dientes ya debería ser parte de tu rutina diaria. Si no estás segura de estar haciéndolo correctamente, habla con tu dentista o higienista dental sobre las mejores formas de limpiar tus dientes y los mejores cepillos y pastas dentales que debes usar.

Si no sueles ir al dentista, ahora es el momento de resolverlo y hacer citas regulares de control.

Cuando visites al dentista, asegúrate de que sepa que estás embarazada, de modo que si surge un problema, obtendrá un tratamiento que sea seguro para ti y el bebé. Por ejemplo, las radiografías dentales generalmente se evitan a menos que sean absolutamente necesarias, particularmente en las primeras 12 semanas de embarazo, pero no hay problema si necesitas un anestésico local para el trabajo dental.

También es muy importante que avises al dentista si estás tomando algún medicamento o si tienes otros problemas de salud durante el embarazo.

Aunque no hay evidencia de que los empastes de amalgama de mercurio representen un riesgo para la salud, estos no se recomiendan durante el embarazo.

El tratamiento posterior de tu dentista probablemente incluirá una limpieza bucal, que elimina la acumulación de sarro y alisa la base de los dientes donde se unen las encías, para prevenir aún más la enfermedad de las encías.

Los trastornos de las encías no tratados pueden conducir a una enfermedad más grave llamada periodontitis que debilita el tejido y el hueso que mantienen los dientes fijos en la mandíbula. La periodontitis no tratada puede ocasionar la pérdida de un diente o los dientes o puede desarrollar sacos dolorosos llenos de pus, llamados abscesos.

Puedes mantener las encías y dientes limpios y saludables siguiendo estos consejos:

Tu instinto puede ser evitar hacer algo que te haga sangrar las encías, pero es importante lavarte los dientes con frecuencia.

La placa (la película de saliva, bacterias y alimentos que recubre los dientes entre limpiezas) puede hacer que las encías sean más propensas a sangrar. Para quitarla, cepíllate los dientes durante dos minutos, después de cada comida, usando pasta dental con flúor.

Considera invertir en un cepillo de dientes eléctrico.

Limpia muy bien entre los dientes todos los días para eliminar la placa y los alimentos atrapados. Tu dentista te aconsejará cepillos mini (interdentales) o el hilo dental.

Visita al dentista regularmente.

Pregúntale a tu médico o dentista acerca de los enjuagues bucales para asegúrate de que son seguros de usar mientras estés embarazada.

Otras cosas que puedes hacer para mantener los dientes sanos y fuertes.

Beber abundante agua. Hay varios beneficios dentales del agua potable: ayuda a eliminar los desechos y el ácido de la boca, el agua del grifo con flúor ayuda a fortalecer el esmalte y el agua, además ayuda a evitar que tengas la boca seca, lo que la hace más susceptible a problemas dentales.

Evita los Snack azucarados y ácidos entre las comidas.

Seda floja. Si sólo te cepillas los dientes, es posible que te queden partículas de alimentos que alojadas entre los dientes, lo que puede provocar una acumulación bacteriana e infección. Usa hilo dental o cepillos interdentales para limpiar cuidadosamente entre los dientes.

Comer bien. Consume alimentos ricos en calcio, como queso, leche y yogur, necesario para que los dientes se mantengan sanos y evitar la rotura del esmalte. Se necesita una dieta balanceada saludable para que se desarrollen los dientes del bebé.

Los estudios demuestran que masticar chicle sin azúcar puede tener un efecto positivo en los dientes. La goma puede estimular la producción de saliva y aumentar el flujo salival. La saliva es un agente amortiguador natural que lava los dientes y neutraliza parte del ácido producido por las bacterias.

Es de esperar que ya hayas abandonado el hábito de fumar, pero otro incentivo para no volver a los cigarrillos después del nacimiento del bebé es el hecho de que fumar te mancha los dientes.

Reducir el azúcar. Las bacterias que causan la caries dental se alimentan de azúcar y otros carbohidratos simples para producir ácido, lo que erosiona el esmalte y conduce a problemas dentales. Recuerda que el jugo de fruta también contiene azúcares, así que evita beber zumo de fruta entre las comidas.

Volver