Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Monitorización durante el Parto

Monitorización fetal electrónica

Durante el parto el útero se contrae quedando reducido el flujo de sangre que pasa a través de la placenta. Por lo general, los bebés no tienen problemas ante esto, pero cuando se da el caso de que el bebé sufre alguna alteración o se pone en peligro, existen cambios en su frecuencia cardiaca.

La monitorización fetal electrónica es usada para registrar la frecuencia cardiaca del bebé durante todo el parto. En caso de que la madre tenga problemas que puedan poner el peligro al bebé, también se monitorizará al feto antes de iniciar el parto.

Monitorización externa

Sirve para detectar y registrar la frecuencia cardiaca del bebé y la fuerza y frecuencia de las contracciones.

Se usa colocando dos tiras que están conectadas a un monitor, alrededor de la panza de la madre. Una sobre el útero (medirá las contracciones) y otra en la parte más baja de la panza (medirá la frecuencia del bebé).

Monitorización interna

Esta técnica es más invasiva ya que se inserta un electrodo en el cuero cabelludo del bebé. Esto se hace a través de la vagina una vez se han roto las membranas, es decir se ha roto aguas. Además en la parte superior del útero, al lado de la cabeza del bebé se coloca un indicador que medirá las contracciones.

Una vez se registren las contracciones y la frecuencia cardiaca del bebé, si los datos indican que hay sufrimiento fetal, el médico puede optar por una cesárea.

Oximetría de pulso

Este monitor se encarga de medir la concentración de oxígeno en la sangre del bebé en el parto. Para hacer la medición se inserta en el útero y se coloca en la mejilla o la sien del bebé.

Análisis de sangre del feto

Si el médico sospecha que hay sufrimiento fetal y que el bebé tiene una cantidad insuficiente de oxigeno, puede proceder a realizar este análisis, que se realiza a través de un endoscopio que se inserta por el cuello uterino hasta la piel del bebé o  cuero cabelludo. Donde se hacen dos incisiones pequeñas y se extrae un poco de sangre. A continuación se mide el pH de la sangre y si es más bajo de lo normal el médico realizará una cesárea.

También te puede interesar leer: ¿Qué sucede durante el parto?

Volver