Embarazo y alergias

¿Qué es una alergia?

Una alergia se produce cuando una persona reacciona a sustancias conocidas como alérgenos en el entorno que son inofensivas para la mayoría de las personas. Estas sustancias se encuentran en muchos lugares, como los ácaros del polvo, los animales domésticos, el polen, los insectos, las garrapatas, los mohos, los alimentos y algunos medicamentos. Las alergias alimentarias son una fuente importante de complicaciones que provocan miles de visitas a urgencias al año.

La atopia, por su parte, es la tendencia genética a desarrollar enfermedades alérgicas. Cuando las personas atópicas se exponen a los alérgenos, pueden desarrollar una reacción inmunitaria que provoca una inflamación alérgica.

¿Dónde pueden aparecer las alergias?

Una alergia puede provocar determinados síntomas en las siguientes partes y zonas del cuerpo:

  • La piel, que da lugar a eczemas o urticaria.
  • La nariz y/o los ojos, dando lugar a rinitis alérgica (fiebre del heno) y/o conjuntivitis.
  • Los pulmones, que provocan asma.
  • Choque anafiláctico que afecta a muchos órganos del cuerpo y puede provocar una enfermedad grave o la muerte.

¿Qué ocurre cuando se produce una reacción alérgica?

Cuando una persona alérgica a un determinado alérgeno entra en contacto con él, se produce una reacción alérgica:

  • Cuando el alérgeno (como el polen) entra en el cuerpo, desencadena una respuesta de anticuerpos.
  • Los anticuerpos se adhieren a los mastocitos.
  • Cuando el polen entra en contacto con los anticuerpos, los mastocitos responden liberando histamina.
  • Cuando la liberación de histamina se debe a un alérgeno, la inflamación resultante (enrojecimiento e hinchazón) es irritante y molesta.
  • Pueden producirse reacciones similares a algunos productos químicos y aditivos alimentarios. Sin embargo, si no implican al sistema inmunitario, se conocen como reacciones adversas, no como alergia.

¿Qué pasa con el embarazo y las alergias?

Las mujeres que sufren de alergias pueden encontrar que mejoran, siguen igual o se sientan aún peor durante el embarazo.

La respuesta de cada persona es diferente. Los síntomas no ponen en peligro la vida, pero pueden interferir con un buen sueño nocturno y hacer que te sientas mal. Si sabes a qué eres alérgica y estás embarazada, intenta evitar esa cosa (o cosas) en lugar de tomar muchos medicamentos. También es útil reducir la exposición al humo del cigarrillo y a otros irritantes ambientales conocidos. Sin embargo, si esto no resulta práctico, ten en cuenta que algunos medicamentos son más seguros que otros mientras estás embarazada.

No es raro que las mujeres que no tenían alergias anteriormente sufran de congestión nasal durante el embarazo, ya que las hormonas del embarazo pueden provocar la inflamación de las fosas nasales y el aumento de la producción de mucosidad. En estos casos, los síntomas suelen ser peores en el segundo trimestre y se resuelven a los pocos días de dar a luz.

¿Afecta la alergia al bebé?

Si tienes una reacción alérgica que afecta a la piel, como un sarpullido o una urticaria, esto no afectará a tu bebé en desarrollo. Incluso suele ser posible curar el problema con antihistamínicos de venta libre, pero consulta siempre con tu médico antes de probar cualquier medicamento nuevo durante la gestación.

Por otro lado, si experimentas síntomas que afectan a tu respiración, como falta de aire, sibilancias o inflamación de la garganta, la falta de oxígeno podría tener efectos graves en tu bebé. En este caso, es vital que busques atención médica inmediatamente para evitar causar daños de por vida a tu hijo.

La anafilaxia es el tipo más grave de reacción a los alérgenos, y puede ser mortal. Sorprendentemente, los bebés en el vientre materno son capaces de protegerse durante un breve periodo de tiempo contra la anafilaxia materna produciendo de forma natural las histaminas de las que se les está privando. Sin embargo, como la anafilaxia es potencialmente mortal, debes buscar atención médica inmediatamente para salvarte a ti y a tu bebé.

Si sabes que tienes riesgo de sufrir una reacción alérgica grave a cualquier tipo de alimento o material, asegúrate de hablar con tu médico sobre las precauciones de seguridad durante el embarazo. Incluso puede sugerirte que lleves un inhalador o una dosis de epinefrina por si acaso. Mientras que las reacciones alérgicas leves no tendrán ningún efecto sobre tu bebé, las graves podrían convertirse en una cuestión de vida o muerte para ti y tu bebé. Aunque no puedas evitar las alergias, estar preparada es lo mejor.

En general, es mejor evitar exponer al feto a los medicamentos, sobre todo en el primer trimestre, cuando sus órganos se están formando, pero a veces los medicamentos son necesarios por razones médicas o para aliviar los síntomas.

¿Qué medicamentos para las alergias son seguros durante el embarazo?

Sufrir de alergias durante el embarazo nunca es una experiencia divertida. No sólo tienes todos los síntomas relacionados con el embarazo, sino que sientes la nariz como si alguien la hubiera rellenado con algodón y estás constantemente estornudando. Algunos medicamentos para la alergia se consideran seguros durante el embarazo, pero siempre es mejor que hables con tu obstetra antes de tomar cualquier medicamento, ya sea de venta libre o con receta. Los medicamentos se clasifican en función de la seguridad durante el embarazo y tu obstetra podrá hablar contigo sobre las categorías y sobre qué medicamentos son los mejores para tus síntomas.

Aliviar los síntomas de la alergia de forma natural

Aunque te den el visto bueno para tomar medicamentos antialérgicos de venta libre durante el embarazo, es posible que sigas sufriendo algunos síntomas de alergia leves. Prueba algunos métodos naturales para reducir los síntomas de la alergia que son seguros, además de los medicamentos para la alergia.

  • Aléjate de la causa de tu alergia. Permanecer en el interior durante la temporada alta de alergias puede no parecer la opción ideal, pero si eso significa evitar el polen y otros alérgenos del exterior, puede considerar pasar más tiempo en el interior.
  • Abastécete de spray salino. El spray salino no es más que agua salada. Puedes utilizar el spray salino durante el embarazo para aliviar la congestión nasal, además de tomar medicamentos para la alergia.
  • Intenta moverte un poco más durante el día. Lo creas o no, el ejercicio es un gran tratamiento natural para la congestión nasal y el taponamiento.
    Asegúrate de hablar con tu obstetra sobre el ejercicio durante el embarazo antes de elegir una nueva actividad, ya que no todo el ejercicio es seguro durante el embarazo.

Los síntomas de la alergia durante el embarazo son comunes y algunos medicamentos para la alergia son completamente seguros durante el embarazo. Sin embargo, debes hablar con tu médico antes de tomar medicamentos para la alergia o cualquier otra medicación durante el embarazo. Hay medicamentos de venta libre y con receta que se asocian a efectos secundarios negativos y a daños fetales, así que no tomes nada a menos que tu médico lo sepa y hayáis hablado de la seguridad del medicamento.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Compártelo con tus amigos