Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

cacahuetes prevenir alergias

¿Por qué comer cacahuetes durante el embarazo puede beneficiar al bebé y evitarle futuras alergias?

Los tiempos y las recomendaciones van cambiando

Antes se aconsejaba a las madres que no comieran alimentos alergénicos como los cacahuetes durante el embarazo con la esperanza de evitar una alergia a este fruto serco en el bebé. Además, una vez que el bebé comenzaba a comer alimentos sólidos, la recomendación de evitar los cacahuetes continuaba hasta los tres años de edad. Según el Colegio Americano de Pediatras, esta alergia severa y potencialmente mortal casi se ha duplicado en la última década. Esta es la razón por la cual las recomendaciones han dado un gran giro.

La posibilidad de tener un hijo con alergia a los cacahuetes junto con las nuevas recomendaciones ha dejado a los padres un poco perdidos, y es comprensible. Hay un gran malentendido entre los padres acerca del riesgo. La prevalencia real de las alergias a los cacahuetes entre los niños es menos del 2 por ciento. Eso significa que más del 98 por ciento de los niños no desarrollarán alergias a ellos. Las investigaciones actualizadas brindan buenas noticias y consejos específicos para padres y profesionales.

Expertos ahora recomiendan que los bebés estén expuestos a alimentos con alto contenido de alérgenos, como los cacahuetes, tan pronto como estén listos para el desarrollo de sólidos. Cuando los investigadores se dieron cuenta de que abstenerse a la exposición a los cacahuetes no ayudaba, anularon su recomendación. Después de estudiar las dietas de los bebés sin alergia a este fruto seco, se dieron cuenta de que la principal diferencia era la exposición temprana.

Comer cacahuetes durante el embarazo y la lactancia

No hay evidencia de que la abstinencia de alimentos que producen altas alergias evite el desarrollo de alergias alimentarias. La exposición comienza durante el desarrollo fetal. A menos que la madre embarazada tenga una alergia alimentaria, todos los alérgenos potenciales deberían incluirse en una dieta materna equilibrada. Nuevas investigaciones sugieren que incluir tres porciones de pescado graso u omega-3 por semana puede reducir el desarrollo de eczema. Los bebés con eczema, una enfermedad alérgica relacionada, tienen un mayor riesgo de desarrollar alergias alimentarias.

Al igual que durante el embarazo, durante la lactancia se recomienda una dieta variada y equilibrada que incluya todo tipo de alimentos. Se recomienda amamantar durante los primeros seis meses de vida por una variedad de razones, una de las cuales es la posibilidad de que pueda reducir la incidencia de alergia a los alimentos en el bebé. Si la lactancia materna no es la opción elegida, se recomienda una fórmula tradicional basada en leche de vaca ya que actualmente no hay evidencia de que las fórmulas hipoalergénicas reduzcan el desarrollo de una alergia alimentaria.

Exposición temprana en la alimentación sólida

Tan pronto como el bebé esté listo para los sólidos, la evidencia sugiere que la introducción de alimentos con alto contenido de alérgenos puede reducir el riesgo de desarrollar una alergia, particularmente alergias a los huevos y los cacahuetes. Si hay antecedentes familiares de alergias a alimentos o enfermedades alérgicas, el bebé puede estar en mayor riesgo. Se recomienda introducir esos alérgenos incluso a los 6 meses de edad (nunca antes de los 4 meses). Esto puede ser un momento aterrador para los padres con bebés en mayor riesgo. Su pediatra puede ayudar a guiar las introducciones de los alimentos. Si no hay un historial de enfermedad alérgica en la familia, la introducción de cacahuetes cuando el bebé comienza a consumir sólidos es la clave.

Los cacahuetes son un peligro de asfixia, pero se pueden ofrecer de varias formas seguras, como mezclar mantequilla o crema de cacahuete diluida con agua o en yogur. Aunque algunos bebés corren un mayor riesgo de desarrollar alergias a los alimentos, cualquier niño puede desarrollar una. Por esta razón, la exposición temprana es apropiada para todos los bebés.

Aquí puedes leer Cuándo y cómo introducir frutos secos en la dieta del bebé

Lo importante es saber que la introducción temprana de alimentos con cacahuetes, desde los 6 meses en recién nacidos de alto riesgo después de una evaluación adecuada, puede reducir exponencialmente el riesgo de alergias. Para los bebés de alto riesgo, esa reducción del riesgo es más del 80 por ciento. La introducción temprana previene las alergias a este fruto seco.

La noticia de la reducción del riesgo es muy esperanzadora. Sin embargo, sin importar los pasos que los futuros padres tomen, todavía hay algunos niños que desarrollarán alergias alimentarias. Si le preocupan las alergias alimentarias, asegúrese de consultar al pediatra sobre la forma en que puede introducir alimentos con alto contenido de alérgenos al bebé y seguir todas sus indicaciones.

Volver