Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Tabaco en el embarazo

embarazo-tabaco

¿Debo evitarlo? ¡Sí! ¿Verdad que no se te ocurriría encender un cigarrillo, ponérselo a tu bebé en la boca y animarle a dar una calada? Por ridícula que pueda parecer esta escena, las mujeres embarazadas que siguen fumando están permitiendo que el feto fume también. La madre fumadora trasmite nicotina y monóxido de carbono al bebé en proceso de desarrollo.

Asimismo, deberías mantenerte alejada de las personas que fuman, se trate de compañeros de trabajo, amigos, familiares u otros comensales en un restaurante.

¿Cuáles son los riesgos para el bebé? Si una mujer embarazada fuma, esta conducta puede provocar:

  • Parto de bebé muerto
  • Parto prematuro
  • Bajo peso al nacer
  • Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)
  • Asma y otros problemas respiratorios

Y los riesgos para el feto de que la madre sea una fumadora pasiva habitual incluyen bajo peso al nacer y retraso del crecimiento.

¿Qué puedo hacer al respecto? Si eres fumadora, el hecho de quedarte embarazada puede ser una motivación adicional para dejar de fumar. Habla con tu médico para que te aconseje sobre las distintas opciones existentes para abandonar el hábito del tabaco.

Si sueles alternar con personas fumadoras, pídeles educadamente que fumen en el exterior y lejos de ti. Y, por supuesto, utiliza el área de no fumadores en los bares y restaurantes que dispongan de ella.

Volver