Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

¿Debo evitarlo? ¡Sí! Aunque puede parecer que no pasa nada por tomarse un vaso de vino a la hora de la cena o una jarra de cerveza cuando se sale con los amigos, nadie ha determinado cuál es la "cantidad segura" de alcohol que se puede beber durante el embarazo. El síndrome alcohólico fetal está provocado por el consumo de grandes cantidades de alcohol durante el embarazo. Cuál es esa cantidad en comparación con una cantidad segura es algo que todavía no se sabe. Debido a esta incertidumbre, siempre es más sensato no probar el alcohol durante todo el embarazo.

alcohol-embarazo

¿Cuáles son los riesgos para el bebé? El alcohol, una de las principales causas de anomalías congénitas, tanto mentales como físicas, tiene efectos más graves sobre un feto en proceso de desarrollo que la heroína, la cocaína o la marihuana.

El alcohol pasa fácilmente al feto, que no puede eliminarlo tan fácilmente como la madre. Esto significa que el cuerpo del bebé tiende a acumular concentraciones elevadas de alcohol, el cual permanece en su organismo durante períodos más largos que en el de la madre. Y tanto el consumo moderado de alcohol como las borracheras periódicas pueden dañar el sistema nervioso del bebé en proceso de desarrollo.

¿Qué puedo hacer al respecto? Si te habías tomado unas cuantas copas antes de saber que estabas embarazada (lo que les ocurre a muchas mujeres), no te preocupes demasiado por ello. Pero lo mejor que puedes hacer es no volver a probar el alcohol durante el resto del embarazo.

Si eres es alcohólica o crees que tienes un problema con la bebida, asegúrate de hablar sobre ello con tu médico. Este necesita saber cuánto alcohol has consumido y en qué momento del embarazo para hacerse una idea de cómo puede haberle afectado al bebé. Tu médico también te podrá indicar dónde puedes pedir ayuda para dejar de beber, por tu propio bien y por el bien del bebé.

Volver