eclampsia gestación

¿Qué es la eclampsia?

La eclampsia es una complicación grave de la preeclampsia. Es una afección rara pero grave en la que la presión arterial alta provoca convulsiones durante el embarazo.

La eclampsia afecta a aproximadamente 1 de cada 200 mujeres con preeclampsia. Puede desarrollar eclampsia incluso si no tiene un historial de convulsiones.

¿Cuáles son los síntomas de la eclampsia?

Debido a que la preeclampsia puede llevar a la eclampsia, puede tener síntomas de ambas afecciones. Sin embargo, algunos de sus síntomas pueden deberse a otras afecciones, como la enfermedad renal o la diabetes. Es importante que informe a su médico sobre cualquier afección que tenga para que puedan descartar otras posibles causas.

Los siguientes son síntomas comunes de la preeclampsia:

  • Presión sanguínea elevada.
  • Hinchazón cara y/o manos.
  • Dolores de cabeza.
  • Aumento de peso excesivo.
  • Náuseas y vómitos.
  • Problemas de visión, incluidos episodios con pérdida de visión o visión borrosa.
  • Dificultad para orinar.
  • Dolor abdominal, especialmente en la parte superior derecha del abdomen.

Los pacientes con eclampsia pueden tener los mismos síntomas que los señalados anteriormente, o incluso pueden presentarse sin síntomas antes del inicio de la eclampsia. Los siguientes son síntomas comunes de la eclampsia:

  • Convulsiones.
  • Pérdida de consciencia.
  • Agitación.

¿Qué causa la eclampsia?

La eclampsia a menudo sigue a la preeclampsia, que se caracteriza por la presión arterial alta que se produce durante el embarazo y, rara vez, después del parto. Otros hallazgos también pueden estar presentes, como la proteína en la orina. Si su preeclampsia empeora y afecta su cerebro, causando convulsiones, usted ha desarrollado eclampsia.

Los médicos no saben con certeza qué causa la preeclampsia, pero se cree que es el resultado de la formación y funciones anormales de la placenta pueden explicar cómo los síntomas de la preeclampsia pueden llevar a la eclampsia.

Presión sanguínea alta

La preeclampsia es cuando su presión arterial, o la fuerza de la sangre contra las paredes de sus arterias, se vuelve lo suficientemente alta como para dañar sus arterias y otros vasos sanguíneos. El daño a sus arterias puede restringir el flujo de sangre. Puede producir hinchazón en los vasos sanguíneos de su cerebro y de su bebé en crecimiento. Si este flujo anormal de sangre a través de los vasos interfiere con la capacidad de funcionamiento de su cerebro, pueden ocurrir convulsiones.

Proteinuria

La preeclampsia afecta comúnmente la función renal. La proteína en la orina, también conocida como proteinuria, es un signo común de la afección. Cada vez que tenga una cita con el médico, su orina puede ser analizada para detectar proteínas.

Por lo general, sus riñones filtran los desechos de su sangre y crean orina a partir de estos desechos. Sin embargo, los riñones intentan retener los nutrientes en la sangre, como las proteínas, para redistribuirlos a su cuerpo. Si los filtros de los riñones, llamados glomérulos, están dañados, la proteína puede filtrarse y excretarse en la orina.

¿Quién está en riesgo de eclampsia?

Si tiene o ha tenido preeclampsia, puede estar en riesgo de eclampsia.

Otros factores de riesgo para desarrollar eclampsia durante el embarazo incluyen:

  • Hipertensión gestacional o crónica (presión arterial alta).
  • Ser mayor de 35 años o menor de 20 años.
  • Embarazo con gemelos o trillizos.
  • Embarazo por primera vez.
  • Diabetes u otra condición que afecte sus vasos sanguíneos.
  • Enfermedad del riñón.

Eclampsia y bebe

La preeclampsia y la eclampsia afectan la placenta, que es el órgano que suministra oxígeno y nutrientes de la sangre de la madre al feto. Cuando la presión arterial alta reduce el flujo de sangre a través de los vasos, la placenta puede no funcionar correctamente. Esto puede provocar que su bebé nazca con bajo peso u otros problemas de salud.

Los problemas con la placenta a menudo requieren un parto prematuro para la salud y seguridad del bebé. En casos raros, estas condiciones causan muerte fetal.

¿Cómo se diagnostica la eclampsia?

Si ya tiene un diagnóstico de preeclampsia o tiene antecedentes, su médico ordenará pruebas para determinar si su preeclampsia ha vuelto a ocurrir o ha empeorado. Si no tiene preeclampsia, su médico ordenará exámenes para la preeclampsia y otros para determinar por qué tiene convulsiones. Estas pruebas pueden incluir:

  • Análisis de sangre

Su médico puede ordenar varios tipos de análisis de sangre para evaluar su condición. Estas pruebas incluyen un recuento sanguíneo completo, que mide la cantidad de glóbulos rojos que tiene en la sangre y un recuento de plaquetas para ver qué tan bien se está coagulando la sangre. Los análisis de sangre también ayudarán a examinar la función renal y hepática.

  • Prueba de creatinina

La creatinina es un producto de desecho creado por los músculos. Sus riñones deben filtrar la mayor parte de la creatinina de su sangre, pero si los glomérulos se dañan, el exceso de creatinina permanecerá en la sangre. Tener demasiada creatinina en la sangre puede indicar preeclampsia, pero no siempre.

  • Pruebas de orina

Su médico puede ordenar pruebas de orina para verificar la presencia de proteínas y su tasa de excreción.

¿Cuáles son los tratamientos para la eclampsia?

El tratamiento recomendado para la preeclampsia y la eclampsia es el parto. Su médico considerará la gravedad de la enfermedad y la madurez de su bebé al recomendar el momento del parto.

Si su médico le diagnostica preeclampsia leve, puede vigilar su afección y tratarlo con medicamentos para evitar que se convierta en eclampsia. Los medicamentos y la monitorización ayudarán a mantener su presión arterial dentro de un rango más seguro hasta que el bebé esté lo suficientemente maduro para dar a luz.

Si desarrolla una preeclampsia grave o eclampsia, su médico puede dar a luz a su bebé antes de tiempo. Su plan de atención dependerá de qué tan avanzado esté su embarazo y de la gravedad de su enfermedad. Tendrá que ser hospitalizada para monitorear a su bebé hasta el momento del parto.

Medicamentos

Pueden ser necesarios medicamentos para prevenir las convulsiones, llamados medicamentos anticonvulsivos. Es posible que necesite medicamentos para bajar la presión arterial si tiene presión arterial alta. También puede recibir esteroides, que pueden ayudar a que los pulmones de su bebé maduren antes del parto.

¿Cuál es la perspectiva a largo plazo?

Sus síntomas deberían resolverse en unos días o semanas después de tener a su bebé. Dicho esto, aún tendrá una mayor probabilidad de problemas de presión arterial en su próximo embarazo y posiblemente en un futuro. Es importante hacer un seguimiento de las revisiones y exámenes de la presión arterial después del parto después de dar a luz a su bebé para asegurarse de que la enfermedad se está resolviendo.

Si ocurren complicaciones durante el embarazo, puede tener una emergencia médica como desprendimiento de la placenta. El desprendimiento de la placenta es una afección que hace que la placenta se desprenda del útero. Esto requiere una cesárea de emergencia inmediata para salvar al bebé.

El bebé puede estar muy enfermo o incluso puede morir. Las complicaciones para la madre pueden ser bastante graves, incluido el riesgo de muerte.

Sin embargo, obtener la atención médica adecuada para la preeclampsia puede prevenir la progresión de la enfermedad a una forma más grave, como la eclampsia. Vaya a sus visitas prenatales según lo recomiende su médico para controlar su presión arterial, sangre y orina. También asegúrese de hablar con su médico sobre cualquier síntoma que tenga.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.