5 pasos para prepararse mentalmente para tener un bebé

Los consejos para prepararse para el embarazo suelen centrarse en los aspectos físicos: tomar las vitaminas prenatales adecuadas, comer los alimentos correctos y hacer los ejercicios adecuados para preparar el cuerpo. ¿Pero qué hay de la preparación mental para el embarazo? ¿Qué puedes hacer antes de quedar embarazada para asegurarte de que tu salud psicológica se mantiene intacta durante el periodo prenatal? ¿Existen estrategias que puedas seguir para ayudar a minimizar posibles complicaciones como la depresión posparto?

Estudios han demostrado que el bienestar mental y emocional durante el embarazo puede tener un impacto en los resultados del parto, así como en los estados mentales durante el período posparto. Incluso si tienes un embarazo difícil o si tu experiencia no es exactamente lo que esperabas, hay medidas que puedes tomar para mantenerte mentalmente saludable.

Veamos con más detalle algunas de las diferentes formas en que puedes prepararte mentalmente para tener un bebé.

Conoce tus factores de riesgo

La depresión posparto (DPP) es un problema grave que afecta a un número importante de nuevas madres. Entre las mujeres, la depresión es la principal causa de hospitalización no obstétrica. Dado que la DPP puede tener un gran impacto en la salud de las madres y los bebés, es esencial encontrar formas de prevenir y tratar este trastorno.

¿Existen medidas que puedas tomar antes del embarazo para ayudar a reducir las posibilidades de que te afecte la depresión posparto?

Comprender los factores de riesgo asociados a la DPP podría ayudar. Aunque no es posible predecir quiénes se verán afectadas y quiénes no, ser consciente al menos de los factores de riesgo que puedas tener podría ayudarte a estar atenta a los primeros signos de cualquier síntoma.

Entre las mujeres con mayor riesgo de desarrollar DPP se encuentran:

  1. Las que tienen antecedentes de depresión y ansiedad.
  2. Incidencia anterior de DPP.
  3. Conflictos matrimoniales.
  4. Antecedentes familiares de DPP.
  5. Un historial reciente de acontecimientos vitales estresantes, como complicaciones en el embarazo.
  6. Un sistema de apoyo deficiente.

Afortunadamente, los investigadores han descubierto que hay medidas que las personas pueden tomar para prevenir o reducir la depresión posparto. Por ejemplo, un estudio publicado en 2015 encontró que las mujeres que reciben intervenciones psicosociales o psicológicas son significativamente menos propensas a experimentar depresión después de dar a luz. Las intervenciones más efectivas identificadas por el estudio incluyeron la terapia interpersonal, las visitas domiciliarias posparto, el apoyo telefónico posparto y la atención de la partera posparto. Algunas pruebas sugieren que la terapia cognitiva conductual temprana también puede ser útil para prevenir la depresión posparto.

Ser consciente de cualquier factor de riesgo es importante, pero también debes reconocer que cualquiera puede verse afectado por la depresión posparto. Incluso si no has tenido ninguna experiencia con la depresión o la ansiedad, puedes desarrollar síntomas de esta enfermedad tras el nacimiento de tu hijo. Por eso es tan importante conocer estos signos y síntomas para poder tomar las medidas adecuadas si crees que puede padecer una DPP.

La depresión tras el nacimiento de un hijo puede variar en términos de gravedad, pero algunos de los síntomas a los que debes prestar atención son:

  • Dificultad de concentración
  • Sentimientos de incapacidad
  • Llanto
  • Pensamientos suicidas
  • Desinterés por el bebé
  • Ansiedad
  • Pensamientos intrusivos

Si crees que tienes síntomas de DPP u otros sentimientos que te preocupan, asegúrate de comentarlos con tu médico. Éste puede recomendarte un tratamiento que incluya el autocuidado, la psicoterapia, la medicación, los grupos de apoyo o alguna combinación de tratamientos.

Estar informada sobre la depresión posparto, conocer los síntomas y reconocer la necesidad de acudir al médico si crees que puedes tener síntomas de depresión o ansiedad en cualquier momento durante o después del embarazo puede ayudarte a sentirte más preparada mentalmente para tener un bebé.

Saber qué esperar

Es bueno estar preparada y tener un plan, pero el embarazo puede ser imprevisible y, a veces, esos planes se esfuman. Estar preparada mentalmente para el embarazo también significa comprender lo que puedes esperar durante el periodo prenatal. El embarazo puede incluir tanto lo esperado (aumento de peso, antojos extraños de comida, dolores y molestias) como lo inesperado (náuseas extremas, pica y reposo en cama). Antes de quedarse embarazada, infórmate sobre algunos de los síntomas habituales asociados al embarazo, así como sobre algunas de las complicaciones menos comunes que puedes experimentar.

Quizás lo más importante que debes recordar es que puedes leer todos los libros, sitios web, blogs y revistas de maternidad que tengas a tu alcance y... lo inesperado puede seguir ocurriendo. No se puede predecir con exactitud cómo será la experiencia del embarazo, así que hay que esperar a estar en medio de ella para comprobarlo. Informarse sobre los pormenores puede ser útil, pero hay que aceptar que no se puede saber, predecir ni controlar todo.

Busca apoyo del entorno

Es fundamental contar con un fuerte apoyo social durante el periodo prenatal, ya sea por parte de la pareja, otros miembros de la familia, los padres o los amigos. Investigaciones han demostrado que el apoyo social puede tener un efecto protector contra las consecuencias negativas para la salud del estrés en la vida. Otro estudio publicado en 1991 descubrió que el apoyo social en el período previo y posterior al parto tenía un importante impacto positivo en la salud mental de la madre después del parto.

Además, se cree que el apoyo del entorno durante el embarazo mejora los resultados del parto al reducir el riesgo de parto prematuro. ¿Cómo? Se cree que el apoyo social reduce la ansiedad y el estrés y mejora los mecanismos de afrontamiento del estrés. Aunque un estudio publicado en 2015 descubrió que dicho apoyo social no tenía un efecto directo en la reducción del parto prematuro, los investigadores sí creen que dicho apoyo podría actuar como una especie de mecanismo de amortiguación entre el estrés prenatal y el parto prematuro.7

Así pues, ¿Qué puedes hacer para asegurarte de que tienes el apoyo tangible, emocional e informativo que necesitas antes, durante y después del embarazo?

  • Comunícate con tu pareja. Invierte tiempo y esfuerzo en asegurarte de que esta relación es sólida. Habla de tus preocupaciones y pide ayuda cuando la necesites.
  • Apóyate en la familia y los amigos. El embarazo puede ser un reto, sobre todo si tienes que hacer frente a complicaciones como náuseas matutinas graves u otros problemas médicos. Haz saber a tus seres queridos cuando necesites ayuda.
  • Únete a un grupo de futuros padres. Puede ser útil compartir tu experiencia con otras personas que estén pasando por lo mismo. Las clases de preparación al parto pueden ser lugares estupendos para conocer a personas que pueden ofrecerte apoyo informativo durante tu embarazo.

Reconoce que tu salud emocional es importante

Las preocupaciones sanitarias durante el embarazo suelen estar tan centradas en el cuidado de la salud física de la mujer que es fácil pasar por alto la importancia del bienestar mental. El embarazo supone un gran cambio en la vida de la mayoría de las personas, y requiere ajustes psicológicos que pueden tener efectos rotundos en la salud emocional de la mujer.

El estrés emocional durante el embarazo no sólo se ha relacionado con resultados negativos para las madres, sino también para los recién nacidos. Los niños nacidos de mujeres que manifiestan un estrés y una ansiedad considerables durante el embarazo tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones en el parto, como bajo peso al nacer, prematuridad, bajo estado neonatal y crecimiento intrauterino deficiente.

Si tienes antecedentes de depresión o ansiedad, habla con tu médico sobre tus preocupaciones antes de concebir. Esta puede ser una oportunidad para abordar cualquier preocupación emocional que tengas antes del embarazo y preparar el terreno para un mejor bienestar mental tanto antes como después del nacimiento.

Estrategias para cuidarse mentalmente:

  • Haz de tu salud psicológica una prioridad.
  • Olvídate de las palabras negativas sobre ti misma.
  • Tómate tiempo para ti.
  • Asiste a clases de preparación al parto o de crianza.
  • Habla con tu pareja sobre tus planes de ser madre.
  • Habla también de cómo vas a afrontar los retos que puedan surgir.
  • Utiliza técnicas de gestión del estrés para combatir el estrés y la ansiedad

Prepara mentalmente a tus otros hijos

La preparación mental para el embarazo puede ser aún más difícil cuando también hay que preparar psicológicamente a los hijos mayores para la llegada de un nuevo hermano. Algunos niños pueden esperar con impaciencia la llegada de un hermano o hermana menor, pero las respuestas emocionales como el miedo, los celos y la ansiedad también son bastante comunes.

Puedes ayudar a tus hijos a prepararse mentalmente para el embarazo asegurándote de reservar tiempo y atención para cada uno de ellos. Hazles sentir que tendrán un papel importante en tu embarazo y que pueden ayudarte a preparar la llegada del bebé. Elegir artículos para el bebé, ayudarte a preparar su habitación e incluso hablar de los nombres del bebé puede ayudar a los hermanos mayores a sentirse incluidos.

Eso sí, ten cuidado de no presionar demasiado a tus otros hijos y no les hagas sentir que sus reacciones emocionales, aunque sean negativas, son erróneas o malas. La aceptación, la atención y la consideración positiva incondicional pueden contribuir en gran medida a que tus hijos mayores se sientan entusiasmados con la posibilidad de tener otro hijo en la familia.

Para concluir

Prepararse para el embarazo es algo más que tener el cuerpo a punto; también significa preparar la mente. Aunque puede ser muy útil comprender el tipo de retos mentales a los que podrías enfrentarte al iniciar este importante cambio de vida, también es imposible predecir exactamente el tipo de retos a los que podrías enfrentarte.

Antes de concebir, evalúa tu situación y necesidades particulares. Tómate el tiempo necesario para asegurarte de que abordas el estrés y la ansiedad en tu vida, busca fuentes de apoyo sólidas y haz de tu salud mental una prioridad. Si te centras en cuidar de ti misma, tanto física como mentalmente, podrás asegurarte de tener un embarazo sano y feliz.

♦ Si estás buscando un embarazo quizás te interesa tener una prueba en casa para cuando llegue el momento. Puedes elegir y comprar tu Test o Prueba de embarazo aquí ⇓⇓

Te dejo información de utilidad para quedar embarazada â‡“⇓⇓

Además también puede interesarte visitar nuestro dosier dedicado a los â‡’ tratamientos de fertilidad - infertilidad

También te puede interesar leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Compártelo con tus amigos