Embarazo, Complicaciones del embarazo, Amniocentesis, Síndrome de Down, Trisomía 21, edad materna, Edad materna avanzada, Pruebas prenatales

Hoy en día, las mujeres mayores de 35 años son un grupo demográfico en crecimiento en la tasa de natalidad. Sin embargo, debido al aumento de las complicaciones del embarazo, se considera que la madre tiene una edad materna avanzada. Hay ciertos cambios biológicos que hacen que el embarazo con más de 35 años sea un poco más complicado. Suele ser más difícil quedarse embarazada a medida que se envejece, y es posible que se tarde más en conseguirlo. Además, una vez que te quedas embarazada, aumenta el riesgo de que se produzcan complicaciones en el embarazo, como más abortos espontáneos, más partos prematuros y más complicaciones médicas, como la hipertensión y la diabetes.

¿Cuáles son algunos de los riesgos para la salud que conlleva la edad materna avanzada?

A medida que las mujeres envejecen, son más propensas a padecer enfermedades y afecciones asociadas al envejecimiento, como abortos espontáneos, diabetes, hipertensión arterial y artritis. Algunas de estas afecciones y la edad del cuerpo, en general, pueden aumentar el riesgo de diabetes gestacional, hipertensión inducida por el embarazo y parto prematuro.

¿Existe un mayor riesgo de tener gemelos?

Con la edad materna avanzada aumentan las posibilidades de tener un embarazo de gemelos fraternos. Además de la edad, también entra en juego el número de embarazos. Por ejemplo, si una mujer de más de 35 años se queda embarazada y ha tenido cuatro embarazos antes del actual, tiene tres veces más probabilidades de concebir gemelos fraternos.

¿Es posible un parto prematuro?

Varios estudios han mostrado una relación entre el parto prematuro y la edad materna avanzada. En un amplio estudio retrospectivo canadiense, las mujeres de más de 40 años presentaban mayores factores de riesgo de parto prematuro, como hipertensión crónica, uso de tecnología de reproducción asistida, diabetes pregestacional y gestacional, procedimientos invasivos durante el embarazo y placenta previa. Su riesgo de parto prematuro era un 20% mayor en comparación con las mujeres de 30 a 34 años.

¿Las pruebas invasivas como la amniocentesis o la muestra de vellosidades coriónicas (CVS) aumentan el riesgo de aborto?

Las dos pruebas invasivas más comunes para las mujeres de edad materna avanzada son la CVS y la amniocentesis. El riesgo de complicaciones derivadas de estas pruebas es inferior al uno por ciento. Las pruebas suelen realizarse como seguimiento cuando un análisis de sangre de ADN libre de células es anormal.

En la última década, tanto la amniocentesis como la CVS han sido sustituidas en su mayor parte como pruebas de cribado diagnóstico por las llamadas "pruebas no invasivas", que pueden proporcionar información sobre los riesgos de que el feto presente determinadas afecciones cromosómicas. Si la prueba de ADN libre de células es anormal, se recomienda una prueba diagnóstica como la amniocentesis o la CVS.

¿Tendrá mi bebé un mayor riesgo de padecer el síndrome de Down?

Uno de los riesgos más notables del embarazo para las mujeres de edad materna avanzada es el síndrome de Down. El síndrome de Down es una anomalía cromosómica que se cree asociada al envejecimiento de los óvulos. A los 40 años, aproximadamente una de cada 100 mujeres corre el riesgo de tener un bebé con síndrome de Down. A partir de los 40 años, el riesgo de síndrome de Down aumenta exponencialmente. A la avanzada edad materna de 49 años, aproximadamente una de cada 12 mujeres está en riesgo. Los médicos suelen recomendar la prueba de ADN libre de células como prueba inicial de cribado, y después recomiendan una amniocentesis o una muestra de vellosidades coriónicas (CVS) como prueba de diagnóstico para determinar el riesgo de síndrome de Down en el feto.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Compártelo con tus amigos