El segundo trimestre del embarazo: controles médicos embarazo

Así como has tenido chequeos regulares en el primer trimestre, continuarás haciéndolo en el segundo trimestre. Estos chequeos ayudan a controlar el desarrollo y la salud del bebé, y también tu salud.

La mayoría de las embarazadas ven a sus médicos todos los meses para un chequeo prenatal. Es posible que veas al médico con más frecuencia si tienes un problema de salud preexistente o un embarazo de alto riesgo.

Durante el segundo trimestre, es probable que tengas una ecografía a las 20 semanas (en realidad, suele ser entre 18 y 22 semanas). Con este escaneo, podrás ver bien al bebé en desarrollo.

Es probable que también te hagan análisis de sangre, análisis de orina y una prueba de tolerancia a la glucosa que tal vez no sea la prueba más divertida, pero sin duda importante para detectar la diabetes gestacional.

También puedes optar por hacerte pruebas para detectar complicaciones en el desarrollo del bebé. Se pueden recomendar otras pruebas según la salud individual y el historial médico.

Asegúrate de informar al médico o matrona si ha habido algún cambio en tu dieta, estilo de vida o salud desde su última visita. No dudes en hablar con el obstetra-ginecólogo o matrona si tienes preguntas o inquietudes entre visitas.

Durante un chequeo

Durante el chequeo, el médico te hará un breve examen físico. Una enfermera o asistente controlará tu peso y te tomará la presión arterial.

El médico puede recomendar pruebas adicionales después de obtener el historial médico y realizar un examen físico.

Es posible que también quieran saber tu historial médico familiar y cualquier medicamento o suplemento que estés tomando. El médico también te preguntará acerca de:

Las evaluaciones físicas durante el segundo trimestre generalmente incluyen los siguientes controles:

  • Altura del fondo uterino o tamaño del vientre y crecimiento fetal.
  • Latido fetal.
  • Edema o hinchazón.
  • Aumento de peso.
  • Presión arterial.
  • Niveles de proteína en orina.
  • Niveles de glucosa en orina.

Puede ser útil que lleves una lista de preguntas para hacerle a tu médico durante la visita.

Además, asegúrate de consultar a tu médico de inmediato si experimentas síntomas que incluyen:

Altura del fondo uterino

El médico medirá la altura del útero, también llamada altura del fondo uterino, midiendo desde la parte superior del hueso pélvico hasta la parte superior del útero.

Por lo general, existe una relación entre la altura del fondo uterino y la duración del embarazo. Por ejemplo, a las 20 semanas, la altura del fondo uterino debe ser de 20 centímetros más o menos. A las 30 semanas, 30 cm, más o menos, y así sucesivamente.

Esta medida no siempre es precisa, ya que la altura del fondo uterino puede no ser confiable en personas con cuerpos más grandes, aquellos que tienen fibromas, están embarazadas de gemelos o múltiples, o que tienen exceso de líquido amniótico.

El médico usará el aumento en el tamaño del útero como un marcador del crecimiento fetal. Las medidas pueden variar. Una diferencia de 2 o 3 cm generalmente no es motivo de preocupación.

Si la altura del fondo uterino no aumenta o crece más lento o rápido de lo esperado, el médico puede indicar una ecografía para revisar al bebé y el líquido amniótico.

Latido fetal

El médico comprobará si la frecuencia cardíaca del bebé es demasiado rápida o lenta mediante la ecografía Doppler.

La tecnología Doppler utiliza ondas sonoras para medir los latidos del corazón. Es seguro para ti y tu bebé. La frecuencia cardíaca fetal suele ser más rápida al comienzo del embarazo. Puede variar de 120 a 160 latidos por minuto.

Edema (hinchazón)

El médico también revisará tus piernas, tobillos y pies para detectar hinchazón o edema. La hinchazón de las piernas es común durante el embarazo y generalmente aumenta en el tercer trimestre.

La hinchazón anormal puede indicar un problema como preeclampsia, diabetes gestacional o un coágulo de sangre. Aunque, lo más probable es que sea solo uno de esos efectos secundarios del embarazo que desaparecerán después del parto.

Aumento de peso

El médico anotará cuánto peso has aumentado en comparación con tu peso antes del embarazo. También anotará cuánto peso has ganado desde la última visita.

La cantidad de aumento de peso recomendada durante el segundo trimestre dependerá de tu peso antes del embarazo, la cantidad de bebés que estés gestando y la cantidad de peso que ya hayas ganado.

Si estás aumentando de peso más de lo esperado, puedes considerar hacer algunos cambios en la dieta. Un nutricionista puede ayudarte a elaborar un plan de alimentación que incluya los nutrientes que necesitas.

Si no estás aumentando de peso lo suficiente, deberás complementar la dieta.

Anotar qué y cuánto comes ayudará a tu médico a elaborar un plan para mantenerlos nutridos a ti y a tu bebé. Si aún no estás aumentando de peso lo suficiente, es posible que desees consultar a un nutricionista.

Presión arterial

La presión arterial generalmente disminuye durante el embarazo debido a nuevas hormonas en el embarazo y cambios en el volumen de sangre. Por lo general, alcanzará su nivel más bajo entre las semanas 24 y 26 de embarazo.

Algunas personas tendrán presión arterial baja en su segundo trimestre, por ejemplo, 80/40. Mientras se sienta bien, no es motivo de preocupación.

La presión arterial alta puede ser peligrosa durante el embarazo, pero generalmente está bien cuando se controla.

Si la presión arterial está alta o en aumento, el médico puede examinarte para detectar otros síntomas de hipertensión gestacional o preeclampsia.

Muchas personas tienen bebés sanos a pesar de la presión arterial alta durante el embarazo. Es importante que te controles con regularidad, de modo que puedas controlar la presión arterial alta si la tienes.

Análisis de orina

Cada vez que vayas a un chequeo, el médico controlará tu orina para detectar la presencia de proteínas y azúcares. La mayor preocupación con las proteínas en la orina es el desarrollo de preeclampsia, que es presión arterial alta con hinchazón y posiblemente un exceso de proteínas en la orina.

Si tienes niveles altos de glucosa, el médico puede realizar otras pruebas. Estos pueden incluir una prueba de diabetes gestacional, una afección que hace que desarrolle niveles altos de azúcar en sangre.

Si tienes síntomas, como dolor al orinar, el médico puede analizar tu orina en busca de bacterias. Las infecciones del tracto urinario, la vejiga y los riñones pueden hacer que aparezcan bacterias en la orina.

Si esto sucede, es posible que te receten antibióticos que sean seguros para tomar durante el embarazo.

Pruebas adicionales durante el segundo trimestre

Además de los chequeos regulares, es posible que te realicen pruebas adicionales durante el segundo trimestre, según los riesgos de salud o las complicaciones que se presenten. Algunas pruebas incluyen:

Ecografías / Ultrasonidos

La ecografía se ha convertido en una herramienta fundamental para la evaluación del bebé durante el embarazo.

Una ecografía del segundo trimestre podrá verificar la anatomía fetal, la placenta y el líquido amniótico.

Si bien una ecografía en el segundo trimestre puede proporcionar mucha información, tiene limitaciones. Algunos problemas anatómicos son más fáciles de ver que otros y algunos no se pueden diagnosticar antes del nacimiento.

Por ejemplo, la acumulación excesiva de líquido en el cerebro (hidrocefalia) generalmente se puede diagnosticar con una ecografía, pero los defectos pequeños en el corazón a menudo pasan desapercibidos antes del nacimiento.

Prueba de detección triple

En el segundo trimestre, a la mayoría de las personas menores de 35 años se les ofrece una prueba de detección triple. A veces, esto también se denomina "detección de marcadores múltiples" o "AFP plus". Durante la prueba, se analiza la sangre de la madre para detectar tres sustancias.

Estos son:

  • AFP, que es una proteína producida por el bebé.
  • hCG, que es una hormona que se produce en la placenta.
  • Estriol, que es un tipo de estrógeno producido tanto por la placenta como por el bebé.

Las pruebas de detección buscan niveles anormales de estas sustancias. La prueba generalmente se administra entre las semanas 15 y 22 de embarazo. El mejor momento para la prueba es entre las 16 y las 18 semanas.

Las pruebas de detección triple pueden detectar anomalías fetales como el síndrome de Down, el síndrome de trisomía 18 y la espina bífida.

Los resultados anormales de la prueba de detección triple no siempre significan que algo anda mal. En cambio, podría indicar el riesgo de una complicación y se deben realizar más pruebas.

Para embarazos de alto riesgo, si una prueba de detección triple arroja resultados anormales, el médico puede recomendar más pruebas. En algunos casos, se puede realizar una amniocentesis o una muestra de vellosidades coriónicas.

Estas pruebas son más precisas que la prueba de detección triple, pero tienen un mayor riesgo de complicaciones. Las ecografías también se utilizan a veces para buscar afecciones que podrían causar resultados anormales.

Prueba de ADN fetal sin células

Se puede usar una prueba de ADN fetal libre de células (ADNcff) para evaluar el riesgo de que el bebé tenga un trastorno cromosómico. Esta es una prueba más nueva, que generalmente se ofrece a personas con embarazos con mayor riesgo de trisomía 13, 18 o 21.

Esta prueba, al igual que la prueba de detección triple, se utiliza como prueba de detección y no como herramienta de diagnóstico. En otras palabras, si tienes una prueba de ADNcff positiva, necesitarás una prueba de diagnóstico de seguimiento para confirmar una anomalía cromosómica en el bebé.

El ADN fetal libre de células es un material genético liberado por la placenta. Puede detectarse en la sangre. Muestra la composición genética del bebé y puede detectar trastornos cromosómicos.

Si bien la prueba de cffDNA es más precisa para detectar anomalías cromosómicas, se recomienda que las personas embarazadas se realicen la prueba de detección triple. La prueba de detección triple examina la sangre en busca de anomalías cromosómicas y defectos del tubo neural.

Amniocentesis

A diferencia de las pruebas de detección triple, la amniocentesis puede proporcionar un diagnóstico definitivo.

Durante este procedimiento, el médico tomará una muestra de líquido amniótico insertando una aguja a través de la piel y dentro del saco amniótico. Analizarán el líquido amniótico para detectar anomalías cromosómicas o genéticas en el bebé.

La amniocentesis se considera un procedimiento invasivo. Existe un pequeño riesgo de perder el embarazo. La decisión de hacer la prueba es una elección personal. Solo se usa cuando los beneficios de los resultados de la prueba superan los riesgos de realizarla.

Prueba de tolerancia a la glucosa de una hora

Se recomienda que las embarazadas se sometan a pruebas de detección de diabetes gestacional mediante una prueba de tolerancia a la glucosa oral de 1 hora.

Para esta prueba, tendrás que beber una solución de azúcar, que generalmente contiene 50 gramos de azúcar. Después de una hora, te extraerán sangre para verificar tu nivel de azúcar.

Si la prueba de glucosa es anormal, el médico te indicará una prueba de tolerancia a la glucosa de 3 horas. Esto es similar a la prueba de 1 hora. Se te extraerá sangre después de esperar 3 horas.

La diabetes gestacional hace que el cuerpo tenga problemas para controlar la cantidad de azúcar en la sangre. Controlar tu nivel de azúcar en sangre es importante para un parto saludable.

Si tienes diabetes gestacional, es posible que debas hacer cambios en tu dieta y hábitos de ejercicio, o tomar medicamentos. La diabetes gestacional normalmente desaparece después de tener al bebé.

Otras pruebas

Según tu historial obstétrico y salud actual, el médico puede realizar pruebas adicionales como:

  • Conteo de glóbulos.
  • Recuento de plaquetas.
  • Prueba rápida de reagina plasmática para la sífilis.
  • infecciones de transmisión (ETS).
  • vaginosis bacteriana.

Algunas de estas pruebas requieren una extracción de sangre y otras requieren una muestra de orina. Es posible que el médico también necesite tomar muestras de la mejilla, vagina o cuello uterino para detectar infecciones.

Los análisis de sangre y plaquetas pueden identificar un sistema inmunológico débil o problemas con la coagulación de la sangre, que pueden complicar el embarazo y el parto.

Las ETS y otras infecciones bacterianas también pueden causarte problemas. Si se detectan a tiempo, puedes tratarlos antes de que nazca el bebé.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.